BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , julio 23 2019
Inicio / Tramas / LA FURIA DE LOS MEDIOCRES (en recuerdo del gran Alfredo Carlino)

LA FURIA DE LOS MEDIOCRES (en recuerdo del gran Alfredo Carlino)

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

El movimiento nacional recompuso la Nación entre el 2003 y el 2015, con dos interesantes preludios: la moratoria dispuesta por Adolfo Rodríguez Saa y la adecuación del tipo de cambio fomentada por Eduardo Alberto Duhalde. Al asumir Néstor Kirchner el PBI rondaba los 300 mil millones de dólares; al despedirse Cristina Fernández del gobierno, el mismo indicador superaba los 600 mil millones de esa moneda.

Sin embargo, los tres años y medio recientes hemos sido martirizados por la propaganda referida a unos bolsos de morondanga y a las declaraciones bajo apremio ilegal de un puñado de empresarios en derredor de cifras que ni siquiera raspan semejante volumen de desarrollo económico. Lo que es más: esa demagogia ha servido para justificar el déficit cero –saqueo de los impuestos sociales en beneficio de las firmas asociadas al gobierno- y el alza de las tarifas.

Toda esta gran tontería nacional –a contramano de un mundo Multipolar que crece- ha generado satisfacción en un macrismo decadente, no pocos radicales arrastrados y una zona de la comunidad con mente más plana que el mapamundi de los terraplaneros. La Corte Suprema de Justicia y los jueces adictos al Poder Ejecutivo han brindado volumen “legal” a las campañas menos fundamentadas de la historia; sólo comparables a las desplegadas contra este movimiento en 1955.

Años atrás, el recordado Alfredo Carlino me advertía de este modo: “Grabiel (jamás insertó la r en su lugar) hay que tener cuidado de los mediocres. ¡Son tremendos los mediocres! ¡Son peores que los hijos de puta! Los mediocres hacen todo lo posible para hundir al que hace las cosas bien. Son una lacra que está en todos lados y va más allá de los tiempos”. Por estas horas, con el relanzamiento de la acción mediático judicial contra CFK –y no nos engañemos, a su través, contra todo el peronismo, hasta contra aquellos que pretenden desmarcarse-, la medianía alcanzó su cenit.

Un bloque –gobierno Cambiemos, UCR, Poder Judicial, Grandes Medios, empresas financieras, empresas offshore, privatizadas- que arruinó en breve lapso el país que recibió ordenado y productivo, sienta en el banquillo de los acusados a una de las responsables de su renacimiento previo. Los mediocres saltan y sonríen: los encarnan periodistas de su misma calaña que dicen “la jefa de la banda”. Y todo para que la imputada y sus compañeros “aprendan” que hacer crecer a la Argentina es un delito que no se debe repetir.

Ellos son la banda; ellos son los corruptos. Desde la Baring Brothers hasta la deuda presente. Ellos tienen jefes delictivos. Otra que algunos bolsos: cada vez que asumen, se cargan los ahorros nacionales. No sólo son la oligarquía y su gorilas a modo de claque; tienen como base de sustentación un mar de mediocres que ha vivido de los beneficios estatales dispuestos por quienes critican, de logros sindicales alcanzados por quienes vituperan, de derechos sociales peleados a brazo partido por quienes desprecian.

Confieso que cuando conversaba con Carlino no tenía tan clara su precisión. La lectura política a veces no deja lugar a un análisis psicológico que debería integrar la razón. Pero al percibir las reacciones en este presente, le tiendo la mano entre la bruma y le admito:
-Era así nomás, Alfredo. Eso también forma parte de la realidad.

 

• Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

TODO PASA Y ALGO, QUEDA

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Nada es para siempre es una película muy disfrutable. Robert ...