BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , agosto 18 2019
Inicio / Política / MUJER / Un liderazgo sectario

MUJER / Un liderazgo sectario

 

Por VARIOS AUTORES *

 

El documento leído en la ciudad de Bs As al cierre de la marcha del 8 de marzo de este año y publicado luego en varios medios, deja un sabor amargo a quienes formamos parte de las luchas por la emancipación de la mujer. Este parece indicar que las voceras del 8M, son expresión de porciones minoritarias de las fuerzas que componen el movimiento. Las gigantescas movilizaciones protagonizadas por el feminismo, prueban hasta el hartazgo la extensión alcanzada por nuestras luchas, que año tras año van acrecentando la participación popular. Sin embargo el liderazgo actual, se comporta de manera sectaria. Estimamos que esto surge de la combinación de dos factores: por una parte, el tenaz despliegue de fervor militante de una minoría tan intensa como pequeña, vinculada a los partidos de la ultraizquierda; por otra, de la relativa juventud del movimiento masivo del feminismo actual. Por esto mismo, desconoce aún la profundidad de los obstáculos que deberemos vencer y la necesidad de pensar, aunque parezca obvio, que por más importantes que sean las banderas que levantamos, somos también parte constitutiva de una lucha general, y no lograremos nuestra propia emancipación sino en el marco de la emancipación general del pueblo argentino.

En la coyuntura actual es un dato curioso, por lo menos, que el documento deseche la posibilidad de llamar a la unidad nacional de las mujeres y el pueblo para derrotar a Macri. Y aquí comienza a flaquear el texto del 8M:  mientras la cuota de respaldo que una mayoría del pueblo argentino brindó a Cambiemos tiende a desvanecerse, las autoras del texto en cuestión parecen ignorar el hecho. ¿Han considerado que el país sufre de esa disociación llamada “la grieta”? Esa disociación, compleja por sus orígenes, permitió hasta hoy que Macri prevaleciera, en el marco de una sociedad internamente quebrada, donde una porción de las víctimas del neoliberalismo pudo ser ganada por el bando de los victimarios, sin que ninguna de las fuerzas que aspiran a defender a los trabajadores y al pueblo pudieran desbaratar el poder de convicción de los aparatos ideológicos que sirven al establishment. Entre esas fuerzas, no fueron una excepción los partidos de ultraizquierda que inspiran el documento del 8M. Por el contrario, tal como vemos en dicho documento, así como Macri era igual a Scioli, ahora Macri y el FMI vuelven a ser lo mismo que la CGT y las CTA y todos “los gobernadores del ajuste”. Así, al igual que la ultraizquierda condena simultáneamente la amenaza norteamericana a Venezuela y al gobierno de Maduro; el documento pretende que las mujeres de nuestro país piensen también que Trump y Maduro “son lo mismo” y que es necesaria “una salida de lxs trabajadorxs” en el hermano país. Pisotean de esta manera la pluralidad del movimiento y ponen en boca del mismo, el lenguaje y el accionar propio de sus partidos. Abundan las declamaciones de “movimiento anticapitalista” y “anticlerical”: parecen que desconocen la vinculación de porciones mayoritarias del pueblo argentino con la religión .

Por supuesto, en ese discurso no resulta extraño que nada se diga de Eva Perón (se la juzga seguramente como “una burguesa”, tan condenable como el gobierno bolivariano, para no hablar del General Perón). El recorrido histórico de nuestras luchas salta de las anarquistas de principio del siglo XX a las Madres de Plaza de Mayo, ignorando el período donde las mujeres conseguimos no solo el voto y una mayor participación política, sino un fuerte cambio en las condiciones de vida, un mayor ingreso en el mercado del trabajo y un ascenso social.
Estela Diaz, Secretaria de Género de la CTA, denuncia lo que parece ser un ardid para excluir del “debate” a las mujeres de a pie: hacer reuniones que empiezan a las 16 y terminan después de las 2 de la mañana. No es extraño: el método se usó en las asambleas originariamente masivas del 2001 para pulverizarlas, apartando a las mujeres y los hombres que deben trabajar a la mañana siguiente o simplemente se hartan ante los maestros ciruelas de “la revolución mundial”.

Por la misma razón, no es extraña la sobreabundancia, a lo largo del documento, de las reivindicaciones justas a colectividades y minorías. El texto repite y se funda en luchar por las diversidades sexuales, personas con discapacidad, comunidades afroamericanas y migrantes, etc. En este punto apoyamos sin dudar la lucha por los derechos de las minorías históricamente oprimidas y ocultadas. Lo inadmisible es la pretensión de hacer de su lucha el eje excluyente de toda la construcción, que de ese modo queda aislada de las grandes masas. Sea o no el objetivo, es inevitable el resultado final de esa propuesta, que oscurece y oculta las reivindicaciones que tienen en común con el pueblo argentino, y en ese sentido las opone al mismo. Dividir a los pueblos, por sectarismo político, religioso, racial y sexual, se tenga o no esa intención, sólo sirve para quitarnos representatividad y perpetuar la dominación.
Esta dominación, sin ignorar lo específico de la sociedad patriarcal, muy anterior al nacimiento del capitalismo, es fundamentalmente una dominación de clase. Por esa razón, es curioso que un texto de inspiración ultraizquierdista abandone súbitamente el lenguaje inclusivo para decir “los empresarios” y “los gobernadores”. ¿Acaso Amalia Lacroze de Fortabat era menos oligárquica que el varón empresario? ¿cabe hacer diferencias entre Hillary Clinton y el presidente Trump por razones de género, e ignorar que ambos actúan y hablan representando al imperialismo?

El 8 M las movilizaciones fueron masivas. Distintos estratos sociales, agrupaciones, trabajadorxs sindicalizadxs y mujeres del pueblo llenaron las plazas de las principales ciudades. No debemos permitir que este hecho tan importante para nosotras sea transformado en una expresión de la ultraizquierda. Las voluntades populares deben marchar juntas por las reivindicaciones históricas que hacen a la esencia del ser humano, a terminar con el patriarcado, particularmente, y a los derechos de liberación de cualquier tipo de esclavitud de toda la ciudadanía.

 

  • Débora Fraire (Río Cuarto); Jorgelina Fernandez (Río Cuarto); Miriam Pereyra Buffarini (Río Cuarto); Laura Gastaldi (Córdoba); Adriana Ortiz (San Guillermo); Alejandra Rodríguez Vázquez (Río Cuarto); Eliana Ontivero (Río Cuarto); Lorena Vazquez (C.A.B.A); Marta Torres (Neuquén); Norma Senn (Río Cuarto); Camila Biondo (Río Cuarto); Nora Méndez (Río Cuarto); Marta Romero (Río Cuarto); Graciela Magnoli (Río Cuarto); Mónica Ferrero (Córdoba); Valeria Cometto (Córdoba); Marta Isabel Such (Neuquén); Bibiana Quiroga (Río Cuarto); Laura Giani (Córdoba); Graciela Pedraza (Córdoba); María Fernanda Piola (Córdoba); Mariel Robledo (Córdoba); Noemí Ducret (Córdoba); Carolina Perez (Córdoba); Luciana Petrie (Córdoba); Sabrina Do Reis (Córdoba); Gabriela Del Bosque (Córdoba); Eve Coronel ( Santiago del Estero); Patricia Valenzuela Sandoval (Santiago de Chile); Emilse Perez (Córdoba); Clara Rosa Lescano;(Reconquista, Santa Fé); María Concepción Peña ( C.A.B.A); Laura Mercado (Pcia de Bs As); Andrea Holgado (La Plata) y siguen las firmas….

Comentarios

comentarios

Visite también

POST PASO / Aprovechar la potencia para frenar el saqueo agudo en los dos meses finales y construir una salida

  Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   El peronismo arrasó, con algunas sorpresas incluidas. Mientras varias ...