BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , julio 18 2018
Inicio / Cultura Y Espectáculos / HISTORIAS DE BUENOS AIRES / Decisiones extremas: Francisco Cafferata

HISTORIAS DE BUENOS AIRES / Decisiones extremas: Francisco Cafferata

Por NORMA ROSA  TORELLO *

 

FUE EL PRIMER ARTISTA NATIVO DE LA BOCA. REALIZÓ EL PRIMER MONUMENTO PÚBLICO HECHO POR UN ARGENTINO, UNA ESCULTURA  DEL ALMIRANTE GUILLERMO BROWN. TALENTOSO, APASIONADO, DUEÑO DE UNA PERSONALIDAD MISTERIOSA,  SU ÚNICA OBRA INACABADA FUE SU VIDA. CON ESTE TEXTO, La Señal Medios INAUGURA UNA NUEVA SECCIÓN, DESTINADA A NARRAR Historias de Buenos Aires.

 

Francisco Cafferata, no es un artista más; se inserta en la historia del arte argentino, con el sino de ser el primer escultor argentino que realiza un monumento, el del Almirante Guillermo Brown inaugurado en 1886 en la plaza principal de la localidad bonaerense de Adrogué. Además de marcar otro hito en los avatares del arte boquense, ya que fue el primer artista nativo que nació en suelo de La Boca.

Hijo de inmigrantes italiano, Cafferata, nació en la esquina de Pedro de Mendoza y General Rodriguez (antigua denominación) en el barrio de La Boca,  un 28 de febrero de 1861.

Desde niño su vocación se inclinó hacia la escultura. Sus primeros conocimientos sobre arte los recibe de Julio Laguens. Fue vecino del escultor y artesano de nacionalidad italiana  Francisco Parodi quien modeló extraordinarios mascarones de proa,  quien tenía su vivienda a unos pasos del Riachuelo de los Navíos, en la calle Martín Rodriguez con quien se formó durante breve lapso.

Gracias a la comprensión de su familia, especialmente de su padre, que supo vislumbrar su talento, siendo adolescente emprende un viaje a Europa, que fue financiado por la fortuna de sus ascendientes.

Su destino,  por ocho años,  fue la ciudad italiana de Florencia. Allí  se forma con los maestros escultores Augusto Passaglia y Urbano Lucchesi.

Fue el primer artista plástico argentino comentado en Europa.

En 1882 Cafferata envió su obra” El esclavo” (de rostro expresivo y doliente),  a Buenos Aires, con la que obtiene el 1er Premio y medalla de oro en la Exposición Continental de 1882  realizada en nuestra ciudad y muy elogiada por la prensa del momento. Actualmente, se encuentra emplazada en los bosques de Palermo.

En 1883 Eduardo Schiaffino (uno de los primeros en realizar una historiografía del arte en nuestro medio),  celebra ya su talento en sus Apuntes sobre el arte en Buenos Aires, después de haber visto su retrato del general Belgrano, expuesto en el salón de Adriano Rossi, y su escultura Esclavo.

RETRATOS CONMEMORATIVOS

La estatuaria lo lleva a realizar retratos derivados de la iconografía histórica como los de Bartolomé Mitre, Mariano Moreno, Bernandino Rivadavia y Manuel Belgrano; este último fue fundido en dos oportunidades para las provincias de Salta y Tucumán respectivamente.

Entre sus piezas más destacadas, además de las nombradas, cabe mencionar La niñez del Giotto y Cabeza de esclavo, ambas del Museo Nacional de Bellas Artes y Cabeza de mulato, bronce del Museo Castagnino de Rosario.

Además de las instituciones mencionadas, obras de su autoría integran el patrimonio de los museos Histórico Nacional, de Bellas Artes de La Boca “Benito Quinquela Martín” y Provincial de Bellas Artes de Mendoza.

El 28 de noviembre de 1890 Francisco Cafferata se quitaba la vida en una casa de Adrogué, cuando estaba modelando un importante encargo oficial: la estatua del “Negro Falucho”. Vicente Cutolo, abogado e historiador argentino,  expresa que: “ los biógrafos de Cafferata “han buscado inútilmente las razones de su muerte voluntaria, que lo destruyó en plena labor. Fue un romántico, un apasionado y, como tal, un misterioso”. Tres características que son común denominador entre los grandes talentos que el suelo de la ribera supo tener.

LA GRANDEZA DE QUINQUELA

Según cuenta la página oficial del Museo Quinquela Martín,  “el alma de La Boca”, comprendió: “ la importancia de adquirir obras del primer artista nacional, además boquense, reivindicarlo y conservar su producción, ya que muchas de sus esculturas no estaban concluidas o pasadas al bronce tras su trágica muerte en 1890.

 En 1950 aceptó para su museo El Soldado Argentino, una de las varias versiones

que el artista hizo sobre esta temática (así se llama también una pieza adquirida por el MNBA en 1905).

A cien años de su nacimiento, aceptó la donación de Mefistófeles, al tiempo que organizó una serie de actos con vecinos de La Boca y personalidades de la cultura en honor al “primer artista boquense”. Entre los que lo  homenajeaban se encontraba Arturo Dresco, que había sido discípulo de Cafferata desde 1887, y de quien el Museo conserva, desde 1954, Ternura, una figura alegórica que muestra el rostro de una muchacha serena y delicada, con las características de armonía y acabado del arte académico, propio de la formación de estos artistas”.

DECISIONES y EXTREMOS

Más allá de su trágico final y de su vida inconclusa que finalmente responden a decisiones personales, el objetivo de este artículo es remarcar su valor como artista y pionero argentino en el arte de la escultura en las que predominan figuras históricas de batallas, héroes y oprimidos, impresiona como aborda el tema de  los negros y la esclavitud y suma a sus obras el tema del mestizaje. La calidad y el realismo de cada una de sus piezas de arte son desde mi perspectiva personal,  deslumbrantes, profundas, cautivantes. . . En este presente rememorar  sus obras, legado innegable de su inmenso  espíritu creativo, considero es lo más relevante a destacar. Fueron  son y serán admiradas y  contempladas detenidamente, por distintas miradas,  cuyas impresiones serán diferentes según sea el observador, pero todas coincidirán en un punto,  el talento de este hombre es gigante.

Al observar sus obras, percibo que este hombre virtuoso,  no aceptaba puntos medios, hecho que se puede inferir por la temática elegida por el primer artista nacido en suelo boquense, gloria,  dolor,  yugos y batallas, que supo inmortalizar, aplicándolas,   en cada una de sus obras, finalmente, estas dualidades,  son parte de los  contenidos cognitivos y conductuales  de la naturaleza humana.

*Directora Periódico Conexión 2000 / Conductora: Conexión en el aire FM 90.7 Flores / Miembro adherente de la Junta Auténtica de Historia y Cultura de La Boca del Riachuelo / La Señal Medios.

Foto: La Esclavitud o El Esclavo o simplemente Esclavo. Fue hecha en 1881. Se pensó y diseño en Florencia y se fundió en Buenos Aires. Es una obra en bronce realizada por el escultor fundacional argentino, Francisco Cafferata. El artista consideró que aquella doliente imagen del esclavo no debía estar de pie sino abatida y llena de impotencia, reflejando su situación de persona vencida.

Comentarios

comentarios

Visite también

ALFOMBRA ROJA

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Vale repasar el cine norteamericano de los años 40. Por ...