BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
viernes , junio 22 2018
Inicio / Medios de Comunicación y Tecnología / C5N – ROSNER – MACRI / Que salga en pantalla no implica que el público lo crea (y les hablé con el corazón, me respondieron con el bolsillo)

C5N – ROSNER – MACRI / Que salga en pantalla no implica que el público lo crea (y les hablé con el corazón, me respondieron con el bolsillo)

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

 

¡Qué panorama!. Basta que el poder resuelva la temática del día es tal, para que el conjunto de los canales de televisión saturen el aire con la misma. En las decisiones de gerentes periodísticos y jefes de redacción no incide en absoluto que otros varios asuntos encarnen trascendencia, actualidad e interés público muchos escalones por encima de la pre definición. Así están dadas las cosas y de ese modo se desarrolla una situación enfermiza que tensiona a la sociedad para que considere cuestiones menores en detrimento de aquellas que impactan concretamente sobre su realidad. Prepare el mate; conversemos un rato.

Ahora vamos a señalar quién es el nuevo jugador del partido arreglado. Pero antes, una consideración: esa unanimidad discursiva no implica que la recepción pública resulte equivalente. De otro modo, el macrismo cautivaría al conjunto de la opinión, en tanto los denostados de siempre resultarían condenados por votantes y adherentes. Es habitual –también en los comunicadores- la identificación de lo que sale en pantalla con el diagnóstico sobre la respuesta del público. Aunque toda una faja admite el lineamiento de las emisiones, una enorme porción del pueblo argentino corcovea; sigue siendo un hueso duro de roer.

Pasa que esa porción se encuadra dentro del país invisible del que hablara Scalabrini. En los años recientes se registró el emerger de millones de jóvenes trabajadores a la vida activa política, sindical y social, pero los mismos están invisibilizados y ocultos tras la imagen publicitaria de “la juventud”; si no existiera esa imponente zona de la comunidad, nuestros medios se reducirían a rasgos testimoniales y la audiencia y los lectores no se incrementarían a diario. Pero es así, aunque las medidoras no lo registren.

Error importante de nuestra gestión nacional y popular: derramar recursos sobre tantos empresarios que presumieron progresividad. La acción del gobierno kirchnerista sobre Spolsky, López, Hadad, Moneta, Olmos, puede sintetizarse en aquella célebre frase del ministro de Economía Juan Carlos Pugliese, en 1989, durante el tramo hiperinflacionario: “les hablé con el corazón, me respondieron con el bolsillo”. En la misma dirección cabe admitir el desconocimiento de quienes orientaron las áreas comunicacionales acerca de la creciente trascendencia de las redes sociales. Ninguna de estas falencias desmerece la obra económico social, política y cultural, de una gestión que hemos respaldado orgullosamente.

ROSNER ES MACRI

Ignacio Rosner es socio de Mauricio Macri. Vivía en San Pablo. Trabajó diez años en el Grupo Macri, otro tanto en Clarín y fue CEO en empresas agropecuarias. Su formación antinacional viene de lejos. No sólo por la renombrada escuela que se ha convertido en una suerte de club formador de inferiores para dirigentes hostiles a la Patria, sino por el entorno de vividores, vagos y rentistas que ese mundo involucra. Rosner es, en su configuración más profunda, el oportunista que sabe mostrarse inversor sin haber promovido jamás una operación empresarial gestora de bienes de producción y consumo anclada en el mercado interno.

Vamos al ahora. Operó como mediador del Grupo Inversor OP Investments para quedarse con el Grupo Indalo, un paquete que incluye medios de comunicación, como el canal de noticias C5N, el diario Ámbito Financiero, las emisoras Radio 10, Pop y Mega, constructoras, el banco Finansur, la petrolera Oil Combustibles, firmas de alimentos y otras compañías como los peajes. Un holding que sólo excluye a los casinos de López. La transacción está aún en proceso y pendiente de resoluciones judiciales; es previsible su desarrollo pues resulta claro cómo se vinculan gobierno y jueces en este período de la historia. De hecho, sabemos que los abogados de Rosner, del estudio Salaverri, Dellatorre, Burgio & Wetzler Malbrán, comenzaron a tomar el control del grupo.

Combatió con energía al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y en general al gobierno nacional y popular. Supo respaldar muchas de las maniobras comunicacionales que envenenaron a aquella parte del público bien dispuesto y resultó hombre de confianza de Héctor Magneto a la hora de “trabajar” el antikirchnerismo en el empresariado que actualmente desemboca en el parasitismo nucleado en IDEA. “Hoy tiene línea directa con (el presidente, Mauricio) Macri”, relataron personalidades del establishment que lo trataron. No solo por haber trabajado en el grupo de la familia y empresas cercanas -diez años en Sideco, entre 1985 y 1995, cuando la compañía de Franco Macri era accionista de IECSA, luego vendida a Ángelo Calcaterra, primo del presidente), sino también por contactos recientes con el Gobierno.

Rosner es, formalmente, un empleado del fondo Latin American Asset Management. Esa firma tiene oficinas en San Pablo, donde vivió hasta hace unos meses, en Buenos Aires y otros países. ¿Qué es eso? Una figura símil fideicomiso que se creó a los fines de contener a las sociedades que serían adquiridas. Algo así como una megaempresa fantasma que ante el fisco argentino presumirá de estar configurada por capitales externos; en realidad, esos dineros se originan en las masivas fugas que desde hace tantos años las empresas de Macri derivan fuera de nuestro país. A no sorprenderse entonces si en los próximos días los especialistas de los medios económicos mensuran estas acciones como parte de la lluvia inversora atraída por el reingreso del país en el mundo.

PREGUNTAS

Las preguntas sencillas tienen su valor. ¿Para qué quiere otro canal un poder que, con sus diferencias internas e intereses cruzados, lo tiene todo? ¿No le basta con TN, con medios satélites inmundos, todo el esquema periodístico oficial, todas las AM de gran potencia, la mayor parte de los diarios y el gran despliegue en la web? Bueno, si por un momento descansamos la espalda, abrimos la mente y dejamos de cuestionar al pueblo argentino como una totalidad conservadora, hallaremos algunas respuestas. Por ejemplo, verificaremos que el caudal de audiencia sobre medios con conceptos editoriales determinados tiene un límite; y que una región importante, por momentos mayoritaria de la población, busca otros mensajes, otros estilos.

De hecho, las estrechas noches domingueras –apenas dos horas- en las cuales Navarro daba curso a las denuncias de Horacio Verbitsky sobre el enriquecimiento de la familia presidencial en consonancia con los ejes de la política económica oficial y en perjuicio del cuerpo social, limaron notablemente la hegemonía sobre el espectador, con énfasis en esa franja que, pasados los 50 años, tiene dificultades para relacionarse con los medios alternos y las nuevas tecnologías. En una dirección semejante, el resto de la programación, con enfoques sobre marchas populares y testimonios variados acerca del presente, lograban una conexión más intensa con la realidad y cautivaban más que los promocionados espacios que “el público elige día a día”.

Vale precaverse. Es inevitable por tanto el desarrollo de nuestros medios. Y también, el despliegue de una andanada censora y dañina del oficialismo y las empresas alineadas para gobernar la línea de Frecuencia Modulada, las redes interactivas, las webs, la televisión en vivo a su través y todos los lugares digitales en los cuales se vuelque una mirada en sintonía con no menos del 50 por ciento de una comunidad que palpa una cotidianeidad distinta a la que ofrecen Lanata, Legrand, Leuco, Majul, Paluch, Fantino, Del Moro y unos cuantos payasos más. La compulsión mediática por imponer conceptos está derivando en complicaciones para la expansión de los mismos. Vale entonces para el activo consciente nacional popular, sugerir algo más de confianza en la capacidad intelectiva de un pueblo que no ha variado en sus identidades y convicciones tanto como se cree.

FUTURO

El análisis de este presente comunicacional tiene, además, un sentido críptico que damos a luz: reflexionar sobre las acciones a desplegar a futuro. El nuevo tramo, compuesto por todos estos claroscuros, necesita conclusiones sólidas sobre los caminos recorridos hasta hoy, para barajar y dar de nuevo en un ámbito donde existe materia prima humana adecuada para forjar herramientas mejores.

Tras semanas intensas de información cruzada, en las cuales hemos brindado los datos más certeros posibles y análisis asentados en ellos, vale adentrarse en una habitación tranquila, dejar andar el silencio y sorber sin prisa la infusión pensante. Evocamos redacciones vitales y preocupadas, con distintos signos editoriales, por las que hemos transitado: La Voz, Sur, Madres, Clarín, Question. Dejemos por un momento las agencias y focalicemos sobre esos medios periódicos. En todos los casos pueden recordarse las jefaturas reunidas para analizar su presente y cubrirlo del modo más adecuado; sin olvidar el lineamiento propio, claro, pero sin ocultar de modo burdo la realidad.

Hasta en Madres desplegábamos una 2 – 3 en falsa doble destinada a dar cuenta cruda de informaciones que lidiaban con la voluntad de los realizadores. Al filo del siglo previo, ni aquél Clarín se permitía el descaro de este que alzamos de la pila cercana con aprehensión. Lo que hacemos en La Señal Medios no es otra cosa que balancear el Hoy, contextuarlo adecuadamente, informar e interpretarlo desde un posicionamiento. Pero negar, mentir, ocultar lo que en verdad sucede, no. ¿Para qué? La serenidad ofrecida por el marco, con algunos diarios desparramados, varios libros en derredor, y la feliz idea de vidrios que evitan el rumor callejero, nos facilita sonreír hacia dentro y pensar “mirá quiénes hablan del periodismo militante”.

Finalmente, una anécdota sencilla para evidenciar un sentido. Hace años, un sagaz compañero del Peronismo de Base nos decía: “acá el problema no es sólo la oligarquía; tampoco los traidores ni todo eso. Acá el problema es la gran cantidad de compañeros que parecen vivir acodados al mostrador, tomándose un vino y diciendo No somos nada, No tenemos nada, Ellos lo tienen todo. Ese es el problema. Esa mentalidad”. Es cierto: valorar lo propio –si lo amerita- tiene un sentido que supera holgadamente la estima. Se instala en el diagnóstico. El enorme trabajo de los medios populares en este tramo, al cual apuntalamos voluntariamente pese a la opción de transitar variantes concentradas, está lejos de arar en el mar, pues cuenta ya con una masa de lectores, oyentes y televidentes que han resuelto con libertad informarse bien; y pensar mejor.

 

  • Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

PERIODISTAS / Un recorrido con apuntes sobre distintas épocas

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Cuando nos formaron laboralmente el elemento central no era otro ...