BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , mayo 22 2019
Inicio / Política / El rap de Santiago

El rap de Santiago

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

 

Latino Solanas, el personaje de Capusotto, no lo hubiera planteado mejor. Los insultos de Santiago Maldonado contra Néstor, Cristina y el populismo en general, configuran un interesante cachetazo a los sectores que, para el análisis de la historia argentina y la exigencia presente de derechos cívicos, han desdeñado y siguen desdeñando el Pensamiento Nacional. Y así como la pretensión de observar la política latinoamericana sin Arturo Jauretche nos conduce a la oscuridad, el intento de rastrear nuestro propio decurso nacional sin sus compañeros deriva en encerronas.

Los raps que uno de los medios antiperonistas más difundidos ha propagandizado por estas horas –con sumo placer y una serie de comentarios previsibles- evidencian el pensar de toda una franja de izquierda que confronta con las identidades sociales mayoritarias. ( Ver https://www.infobae.com/…/las-canciones-ineditas-de-santia…/ )

Corremos riesgos de incomprensión que saltan a la vista. La mañana soleada pero con baja temperatura facilita el mate y la reflexión serena. Hemos sido uno de los medios que con más fruición abordó el Caso Maldonado y persistimos en la exigencia de Justicia. Porque ninguna de las líneas previas nos mueve un ápice en la condena al salvaje crimen de Santiago, perpetrado por fuerzas de seguridad ligadas a intereses particulares en el Sur del país, organizadas por el gobierno nacional al frente del Estado y movilizadas por instrucciones de un Poder Judicial cómplice.

Ningún argentino –le guste serlo o no- merece ser perseguido ni asesinado por instituciones que, en realidad, tienen la obligación de custodiarlo. Por eso, este análisis conceptual a partir del descubrimiento de la obra poética de Maldonado, no devalúa el pedido de severa punición para los culpables.

Pero la ausencia de las hondas investigaciones nacional populares y su relevo por miradas tan ajenas como cristalizadas se trasunta en las reivindicaciones idealizadas de la posición de Maldonado, canalizadas con particular intensidad en la introducción que presenta el film “El camino de Santiago”, de neto corte indianista. Vale aclarar que una vez superado el introito, la obra es de calidad y referencia con sutileza lo ocurrido y sus responsables. Sucede que la investigación periodística se asienta en los hechos concretos, mientras que el tramo inicial, destinado a narrar los prolegómenos históricos, se basa en la filosofía “cinco siglos igual”.

Estamos jugando con fuego, porque la guionista de la película nos merece aprecio y respeto, y se encuentra atravesando una difícil situación de salud. Nuevamente: lo cortés no quita lo valiente. La solidaridad con la joven en cuestión y el anhelo de una pronta recuperación, no evita el debate franco y leal.

Una porción importante del kirchnerismo resolvió que su ideario esté conformado por una visión socialdemócrata europea de nuestra historia que deja de lado el proceso de mestizaje que durante 500 años ha construido la argamasa profunda y la personalidad de nuestros pueblos americanos. Esto ha derivado, además de una mirada equívoca sobre el tema indio, en radicalizaciones que tienden a segmentar en materia de derechos sexuales y cuidado ambiental. A nuestro entender indianismo, feminismo y ecologismo damnifican las luchas que se dice enarbolar.

Seguimos con las paradojas: hablamos de una zona del kirchnerismo, sector decisivo que apoyamos para la elección de Octubre. Y no nos movemos ni por un instante de ese respaldo que anhelamos se canalice en la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner. Porque acechan los profetas de la división que pretenden una acción política cotidiana sin la dirigente más popular del movimiento. Una suerte de superperonistas ideológicos que, custodios de una doctrina que evalúan sin dinámica, en vez de debatir e integrar, excluyen.

Entonces, para poder avanzar, es preciso debatir conceptualmente sin quebrar políticamente. Y decir sin más que Santiago Maldonado, los indianistas y muchos kirchneristas están equivocados en su lectura histórica. Lo cual es grave porque la Argentina no está en pañales al respecto. Se trata de uno de los territorios donde ha surgido con mayor intensidad una indagatoria potente, documentada y veraz de nuestro decurso como Nación.

En las reivindicaciones de Maldonado y su lucha mapuchista efectuadas por tantos compañeros en los años recientes, brillan por su ausencia José María Rosa, Fermín Chávez, Salvador Ferla, Eduardo Luis Duhalde, Rodolfo Puiggros, Jorge Abelardo Ramos, entre otros. Al recorrer esa lista somera, emerge una observación: ¿porqué los kirchneristas dejan de lado hasta la obra de uno de sus mejores funcionarios y hombre de confianza de Néstor? ¿Creen que Duhalde, con quien tuvimos la posibilidad de compartir su gran gestión al frente de la Secretaría de Derechos Humanos en el electrizante tramo inicial (ESMA), era un “progresista”?

Es decir, están ausentes los más certeros investigadores y los mejores pensadores que esta patria ha brindado. Por eso, lo que resulta un inesperado sopapo para quienes aguardaban una concepción comprensiva del presente argentino de Maldonado y sus compañeros, es natural para nosotros. El andar revolucionario de José de San Martín, los mejores americanos de José Artigas, las batallas federales por décadas, la confluencia multinacional que originó la nueva clase trabajadora, el peronismo, no son factores que hayan transitado esta zona del planeta sin dejar huella. Y esa marca, no está nada mal.

Condenamos el asesinato de Santiago, deseamos lo mejor para la directora de la película y postulamos la candidatura, en un marco de unidad, de CFK. Pero no vamos a dejar de brindar este debate clave para la elaboración de una Política Nacional con mayúsculas.

 

• Director La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

SINCERAMENTE / A partir de un libro

Por HÉCTOR AMICHETTI * En agosto del año pasado, el diario Clarín publicó una nota ...