BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , julio 23 2019
Inicio / Tramas / CLÁSICOS / El alfajor Guaymallén

CLÁSICOS / El alfajor Guaymallén

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

REVOLUCIÓN BOLIVARIANA / MARCONE – ARIAS – CAMPAÑA / NATACHA JAITT / CERVEZA Y NEREO / OSCARS Y GORILAS / CAMBIEMOS – NOSIGLIA – DIVIDIDOS / MAYWEATHER – VILLA MARGARITA – LOS ANGELES.

VENEZUELA y EL MUNDO. La solidez del gobierno bolivariano está relacionada con su respaldo de masas, la acción de sus Fuerzas Armadas, la existencia genuina de la Multilateralidad. Esta última está configurada por los BRICS en general, China y Rusia en particular, y los elementos internos en los Estados Unidos que –con dificultades- aplican el freno de mano sin poder objetar la oleada general controlada por los intereses financieros. Colombia, nación ligada como miembro externo a la OTAN, servirá como trampolín de “contras”… y decrecerá como nación.
Nada implica, claro, que no se registren nuevas ofensivas y algunos logros reaccionarios. Pero las cosas son como son y no como necesitan psicológicamente aquellos que se perciben cómodos en la derrota y la anticipan como si fuera parte de la denuncia antiimperial. Ojo al piojo con eso que este año tenemos elecciones por acá, en el Sur. Los que se sitúan perdidosos de antemano para poder indicar a dedo alzado lo malo que es el sistema –y lo tonta que es la gente- pueden damnificar la imprescindible esperanza preelectoral. Ampliamos más abajo.

MEDIOCAMPISTAS Y ARQUEROS. Hace dos años sugerimos a Marcone y Rinaudo para la selección, portadores de pulmones y contención con distribución que ya no podía ofrecer –a pleno, sin dudar de sus condiciones- Mascherano. Como lo compró Boca, ahora el ex Lanús emerge en una grilla que podría haber sido armada previamente. Al autoengaño contribuyó la combinación de medios e hinchas de clubes grandes que ante cada posibilidad señalan que tal o cual no están a la altura porque pertenecen a instituciones “chicas”. Como si los jugadores nacieran de un repollo.
Dicho esto, los arqueros del clásico de Avellaneda dejaron algunas enseñanzas y debates larvados. Mientras Gabriel Arias volvió a demostrar la importancia de mirar el balón en vez de seguir con la vista al delantero (el hombre, amaga y engaña, la cosa inanimada sigue su curso una vez lanzada), Campaña evidenció que es al cuete mandarse a cabecear en el área rival cuando todavía queda resto en el cotejo. La “heroica” es linda para relatores e influencers del fútbol, pero poco práctica para defensas que quedan desmanteladas.
Si el arquero va, debe ser relevado por un zaguero. Por instinto nomás, éste ronda su área grande pero no compensa el espacio; y sobre todo, no puede usar las manos a riesgo de cometer penal. La pavada mediática queda en evidencia –ayer como en tantas otras ocasiones- cuando un gran delantero como Lycha López hace lo que tiene que hacer. Por lo demás, si la visita está ganando un partido decisivo ¿cuál es el desequilibrio que implica ese nuevo “volante ofensivo” con guantes? ¡Los once del rival están en posición defensiva!

NATACHA JAITT Y LOS ÍDOLOS POPULARES. Para nada moralistas, pero con la intención de ser veraces, digamos que Natacha Jaitt era una denunciadora alquilada para un barrido como para un fregado. El comunicado de sus colegas conocido en la víspera es disparatado porque nadie en su sano juicio –siempre aparece alguno que sí- objeta con quién se acostaba. La cuestión, visible en su última presentación ante Mirtha Legrand, fue clara cuando empezó a involucrar a Jorge Bergoglio en casos de pedofilia. Jaitt, que en su puta vida tuvo la más mínima relación con el prelado, fue mercenarizada para decir esas cosas por televisión.
Esto no implica alegría por su trágica muerte, lo decimos con franqueza, sino el intento de situar razonablemente las cosas en su lugar ante la pretensión de transformarla en una especie de víctima del sistema injusto. En todo caso, rastreando infancia y posibilidades de desarrollo será posible hallar ciertos indicios en esa dirección; pero su accionar como mujer adulta la posiciona en un campo semejante al de tantos fiscales antikirchneristas: los mandantes les dicen “acusá a fulano” y salen corriendo a hacerlo, sin dudar en arruinar vidas ajenas.

EL CHORIPÁN Y LOS ARQUEROS. Interesantes las propagandas futboleras de la cerveza Schneider. Las ratas incluyen en uno de sus spots el desprecio –con sensación de asco incluida- del choripán que un hincha se come en los instantes previos a un partido. El rostro de quien se lo vende, arrugado y vomitivo, es acompañado por un “está jugado” del locutor que bien podría avergonzar a los creativos publicitarios, si tuvieran vergüenza. Suponemos que los meritócratas no comen choripán.
Pero dejemos a los parafutboleros y volvamos al tema arqueros: es preciso realzar la sensacional trayectoria de Nereo Fernández, hoy en Unión. Cada día ataja mejor. A los 39 años no sólo sostiene su condiciones: ha mejorado, al punto de resolver situaciones a escasa distancia. La gran victoria ante Huracán se cimentó en su desempeño y, por supuesto, en la celeridad de las contras altas generadas por intercepciones en el medio así como la efectividad en la llegada. Bien por Madelón (jeje) y muy bien por alguien que, debido a la curvatura de su espalda, no tiene “pinta” de gran atajador… pero lo es.

LOS OSCARS Y EL CINE NACIONAL. La velada de los Premios Oscars ha perdido, paulatinamente, audiencia. Por más que los comentaristas de fútbol (¿¿¡¡??) sean forzados a fingir en medio de atractivos cotejos que están ilusionados con ver la transmisión de una de las cadenas televisivas, la caída más reciente ha sido de 20 millones de espectadores a nivel mundial. La realidad no es asombrosa ni imprevisible: tanto las películas que arriban a la contienda –con excepciones, claro- como la puesta de la premiación, son políticamente correctas, previsibles y alineadas con las empresas comunicacionales del orden internacional. Un embole, para sintetizar.
Mientras tanto, nos atraviesa la mente una consideración arbitraria, anclada en el mundo del espectáculo local: nos resulta cada vez más desagradable abordar películas protagonizadas por actores y actrices de alto perfil gorila y antinacional. Aunque no debería hacer mella en la evaluación de la obra, ver en pantalla a quienes pocas horas antes salieron a lanzar diatribas también correctas y orientadas en contra de nuestra gente, provoca tirria e incomodidad. Será que estamos en año electoral y todo tiene que ver con todo. O será, por qué no, que tendemos a comparar los costos del film con la calidad del mismo. Pero eso es demagogia y no lo haremos, aunque admitimos en confianza, lo mencionamos.

UNIDAD Y LUCHA DE CLASES. El lío de Cambiemos persiste y se agudiza. Durante el último semestre del año pasado nos informaron de las demandas con sordina planteadas por Enrique Nosiglia al gobierno macrista para pelechar dos asuntos. Uno, cierto aire para la base electoral medio pelo del radicalismo; otro, algunas designaciones de valía para sus correligionarios. Al no obtener respuesta satisfactoria a los reclamos, en este arranque de año el monje abrió las compuertas para disidencias y formaciones alternas. Por supuesto que ese poder no es omnímodo y el malestar será canalizado de modo diferente según el distrito, pero el partido se complica para Coco y Pepe, como decía aquél turbio aviso dictatorial.
Vale al respecto tomar en cuenta algunos datos. En verdad, los volúmenes de votos nacional -populares y liberales (por brindar alguna denominación, no discutamos detalles que el contenido es lo importante) son parecidos desde hace muchas décadas. La clave está en la ventaja que obtiene aquél espacio que logra unificar voluntades y presentar una opción clara. A veces escuchamos análisis que difuminan esa realidad y pretenden que grandes cantidades de votos de los núcleos duros se dirijan hacia la franja opuesta. Eso no pasa. Son excepciones. El dato relevante surge cuando uno de los núcleos se divide (La Pampa, por caso; o varios peronismos, por otro).

BOXEO Y DINERO. El Chino Maidana anunció su retorno. Será acompañado por su amigo Martín Pileta Gómez –de gran trato familiar-, auspiciado por Al Haymon –administrador de Floyd Mayweather- y dirigido por Alex Ariza, quien fuera entrenador de Amir Khan, Manny Pacquiao y, durante un tiempo, del luchador argentino. El jueves, con su pancita y una vestimenta en la cual el dorado marca presencia, el santafesino partirá rumbo a Los Angeles. La preparación –cuatro meses- resultará intensa y el objetivo básico, enfrentar al boxeador, actor, cantante y político filipino.
Ahora bien: la presencia de Ariza implicó la ausencia del mánager histórico de Maidana, Sebastián Contursi, quien observará la pelea por televisión escuchando algún tango, y del importante entrenador Robert García. Como sucede en estos casos, la imagen del Chino suscitará polémica: de la camiseta de Colón y la promo del mítico alfajor Guaymallén al oro y las marcas atraídas por el show. Las peleas con Mayweather dejaron huella: económica por un lado y vital por otro. El Locche negro elogió al Chino como no lo había hecho con rival alguno, y éste adoptó costumbres ostentosas quizás a modo de admiración.
Adelantamos nuestra opinión al respecto: lo que Maidana resuelva, lo aceptaremos; se ganó a las piñas el derecho a ser quien desea ser. Y se sabe que doña Olga y la linda Mariana están al tanto de todo, esperando una nueva oleada de dinero.

 

• Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

TODO PASA Y ALGO, QUEDA

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Nada es para siempre es una película muy disfrutable. Robert ...