BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , septiembre 19 2018
Inicio / Política / PARO GENERAL / El día que no trabajan los que trabajan

PARO GENERAL / El día que no trabajan los que trabajan

Por HÉCTOR AMICHETTI *

Perón aconsejaba que cada trabajador debe pensar que su futuro depende de lo que él haga y resuelva y advertía que “cuando los millones de obreros del país piensen así, se organicen y se unan, no habrá poder en la tierra que pueda hacer que sean engañados, defraudados y estafados en su voluntad”.

Hoy ha sido una jornada de ejemplar unidad de la clase trabajadora argentina, la única clase imprescindible, la de los hombres y mujeres que cada día generan la auténtica riqueza en nuestra Patria.

Riquezas de la que sacan injusto provecho un puñado de Corporaciones, entre ellas las financieras, que desprecian la producción y sueñan con un mundo sin trabajadores.

“No se construyen pirámides empezando por la cúspide, sino es menester hacerlo comenzando por la base y la base, para mí, son las organizaciones sindicales” agregaba nuestro respetado líder.

Sin nuestras organizaciones sindicales resulta prácticamente imposible una demostración de unidad tan contundente como la huelga de hoy, organizaciones sindicales que sobrevivieron a violentos y reiterados intentos de destrucción.

¡Más de 70 años de regulaciones laborales que nos han condenado a una economía improductiva!, exclaman como loros los falsos liberales enfermos de antiperonismo.

Lo llamativo es que el mismo gobierno que habla de corporativismo sindical, convenios antiguos y alto costo laboral, se lamenta porque un día de Paro Nacional provoca a la Argentina una pérdida de 27.938 millones de pesos.

Y además, echa mano a la calculadora para brindar detalle de la pérdida rama por rama de la actividad económica.

Que los obreros metalúrgicos, gráficos, mecánicos, textiles y de todas las industrias nacionales hayan decidido hoy silenciar las máquinas en los talleres y fábricas, representa una pérdida de $ 5359 millones en todo el país.

Que los comercios hayan bajado sus persianas y no se hayan movido los productos en las góndolas de los supermercados sumó otros 2874 millones de pesos.

Que los bancarios no hayan atendido al público, otros 1671 millones de pesos.

Que los obreros de la construcción no hayan concurrido hoy a las obras representó $2318 millones.

Que los trabajadores de la educación y todos los empleados públicos no hayan cumplido hoy con sus labores otros $ 6.679 millones.

Que se hayan detenido los camiones, los trenes, los colectivos, subtes, aviones y embarcaciones sumó pérdidas por 1504 millones de pesos.

Lo que significa que si el pueblo no trabaja el país quiebra, la riqueza no nace de fábricas, comercios y bancos vacíos por más sociedades anónimas que se inventen y “lúcidos” gerentes que las dirijan.

Sin los trabajadores y trabajadoras el país no funciona, los parásitos se quedan sin ganancias y los especuladores desocupados.

Un Paro General de carácter Nacional demuestra nada más y nada menos que eso: que una nación sin trabajadores no es nada.

“Los pueblos construímos por nosotros mismos la fuerza más poderosa que poseen las naciones” escribió Evita en su lecho de enferma poco antes de su dolorosa partida.

“Lo único que debemos hacer es adquirir plena conciencia del poder que poseemos y no olvidarnos de que nadie puede hacer nada sin el pueblo, que nadie puede hacer tampoco nada que no quiera el pueblo”.

Hoy hemos dado un buen paso en esa dirección.

Comentarios

comentarios

Visite también

CTA / Yasky, Catalano y Llano

Los senderos de unidad persisten en el movimiento obrero argentino. La CTA de los Trabajadores ...