BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Política / RITMOS / Sol de frente

RITMOS / Sol de frente

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *
 
La incertidumbre, tras un período de certezas, genera ansiedad y algo de desazón. Uno camina durante un buen trecho visualizando cada paso y de repente la luz brillante del sol lo golpea en la cara. El sendero es el mismo y el sol es saludable, pero el entorno se borronea, los ojos se entornan. La inseguridad ha llegado.
 
Desde fines del año pasado, tras los dos grandes actos de Plaza Congreso, hasta hace un mes poco más poco menos, el entrelazamiento de esfuerzos por la unidad y caída en la imagen oficial brindaba una sensación de avance. Hoy, esos factores están, perviven, pero han emergido otros que operan como freno de mano, sin alterar –empero- la dirección.
 
Ayer Eduardo Valdés me decía al aire: para mucha gente esto no es una catástrofe económica como la vemos nosotros. Tienen cómo seguir, se han armado de recursos provisorios pero recursos al fin. Atenti con eso. Ayer, también, Artemio López indicaba que la baja en la popularidad macrista es ostensible y dura.
 
La noche previa, en el Oleiros de San Telmo, Daniel Perez y Juan Salinas entraron en contrapunto semejante. No duran, señaló el primero, no llegan. Y esbozó razones, conocidas por los lectores de estas líneas. El Pájaro indicó que la situación era tal y como la describía, pero que Cambiemos posee recursos para aguantar año y medio, y algo más. Cajas, herencia, medios.
 
Además, reflexiona este periodista: las distancias internas en el movimiento nacional son azuzadas por el chantaje del Estado central sobre ciertas gobernaciones y algunos sindicatos. Varios errores de construcción que parecían empezar a licuarse volvieron a surgir. Personalidades con incidencia cayeron en apurones y anuncios precipitados. Y efectivamente, como indicamos en el texto “Elecciones” de dos días atrás, mientras el país se hunde, Ellos tienen dinero.
 
Entonces, el mapa no ha cambiado tanto, ni siquiera las frases para describirlo. Sólo que la expresión “la unidad hacia el 2019 no será nada fácil” puede pronunciarse con un tono más grave, a modo de aserto lento y con ese dejo de advertencia que se utiliza para afirmar precauciones ante un desafío encarado por un ser querido. El sol sigue en la línea de los ojos, allí donde ralentiza el andar.
 
Se viene una reunión cegetista de importancia. Estas semanas han sido valiosas para la reafirmación del desarrollo de la Corriente Federal; allí hay una brújula. Será trascendente que el moyanismo no se deje alocar por el bombardeo múltiple que viene recibiendo –con ese preciso objetivo- desde los varios oficialismos (político, judicial, mediático). Que no salga con llamados intempestivos ni difumine su rumbo sindical.
 
También, que las CTA refrenden votos de unidad sin por ello caer en la búsqueda de diseños que llevarán demasiado tiempo, como la aspiración a una sola central. Si la expresión al respecto impactó bien, es pertinente regular el ritmo y adecuarlo a la complejidad del movimiento obrero argentino. En ambos casos, CGT y CTA, resultaría favorable acentuar el rol de las regionales, para obtener un volumen que combine lo conceptual con el efecto de resonancia.
 
Los recientes “sinceramientos” del gobierno y sus allegados pueden ser bien aprovechados. Aunque no van al hueso evidencian sentidos. Y el diagnóstico presente en proyección necesita expandirse aunque a los propios les resulte cansador: agitar la bandera fundamentada de una batalla de proyectos sirve, pues ofrece entorno y potencia a las polémicas cotidianas. Aun a aquellas que por su rasgo epidérmico son tomadas por menores.
 
La acción de la militancia y los medios nacional populares irá cobrando un vigor creciente. Si los debates deben ser bienvenidos, cabe anhelar una presión fuerte sobre una dirigencia política que encarna realidades pero con briznas de mezquindad, para que la épica no quede ausente. La elaboración de un clima que los envuelva en un torbellino que parezca indetenible hacia la unidad, puede inclusive disuadir oportunismos.
 
En tanto, todo esfuerzo por quebrar la presencia de radicales en la alianza oficial será premiado por la historia. Nada importa que al hablar de ese espacio se evoquen agachadas y se dictamine su inviabilidad. LA UCR brindó expansión territorial a un partido citadino de niños bien. Lo proyectó sobre distritos que ni siquiera conocían a sus actuales jefes comunales. Resulta razonable golpear allí, no para “recuperar” nacionales sino para obturar el despliegue macrista.
 
El camino se sigue recorriendo. Debido a las dificultades planteadas, y otras, habrá tropezones este año. Varios tendrán que seguir adelante con las rodillas raspadas y, eventualmente, sangrantes. Ningún raspón tiene porqué ser tan doloroso como para evitar pasos sencillos en la dirección adecuada. Quejarse, además, no es un gesto viril sino un triste tanteo para hallar excusas.
 
Los errores cometidos en el tramo previo por todos los protagonistas han derivado en una trama gaseosa que circula en nuestro derredor. Ya no tienen la contundencia de un obstáculo material, pero están allí. Cabe tomarlo en cuenta. Quién sabe si lo que en ocasiones daña la vista es aquél sol de frente o esas brumas que se fueron acumulando a lo largo del propio derrotero.
 
• Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

FUTURO CERCANO / ¿Qué pasará con la Argentina después de la reunión del G20?

Por JULIO FERNÁNDEZ BARAIBAR * El viernes pasado -2 de noviembre, Día de los Muertos-, ...