BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , octubre 21 2018
Inicio / Política / LUCIANO BENJAMIN MENENDEZ / Murió la Hiena de La Perla

LUCIANO BENJAMIN MENENDEZ / Murió la Hiena de La Perla

Murió Luciano Benjamín Menendez. El hombre que en los años de plomo fue dueño de la vida, y sobre todo la muerte, de miles de argentinos, falleció a los 90 años en una cama del Hospital Militar de Córdoba. Pesarán sobre él quince condenas a reclusión perpetua.

Nacido en San Martín, provincia de Buenos Aires, el 19 de junio de 1927, se formó en una familia de conspicuos militares golpistas. Sobrino del general Luciano Menéndez, quién en 1941 se alzó contra el gobierno de Juan Domingo Perón. Condenado a muerte por su acto insurreccional, el propio Perón conmutó la condena. Luciano Menéndez se formó bajo las lógicas binarias posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Alumno de la escuela contrarrevolucionaria francesa, formado en la base militar estadounidense de Fort Lee. En 1972, con 45 años, fue promovido como el general argentino más joven en el siglo XX. Tres años después, pondría todo su conocimiento adquirido en Francia y Estados Unidos contra su propio pueblo.

Desde marzo de 1976 comandó con poder absoluto el Tercer Cuerpo de Ejército, el segundo en importancia del país. A su mando tres brigadas y veinte regimientos esparcidos en diez provincias: Córdoba, San Luis, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Tucumán. Pero Córdoba fue su centro de operaciones. Allí instaló una fábrica de muerte llamada La Perla. Ubicado en la localidad de Malagueño, fue el mayor centro de detención, tortura y exterminio de la provincia. Delegados sindicales, trabajadores, estudiantes, militantes de bases fueron asesinados con un sadismo indecible.

Fue un Halcón durante la dictadura cívico-militar. Dueño de posiciones extremas en concordancia con Emilio Massera, Díaz Bessone, Riveros, Suárez Mason. Fue quién más fomentó el conflicto armado con la dictadura chilena por la soberanía del Canal de Beagle. Se le recuerda una bravuconada propia de un hombre sin límites: “Si nos dejan atacar a los chilotes, los corremos hasta la isla de Pascua, haremos el brindis de fin de año en el Palacio de La Moneda, y después iremos a mear el champagne en el Pacífico“. Su primo Mario Benjamín Menendez fue el gobernador militar de las Islas Malvinas, quién rindió el estandarte nacional el 14 de junio de 1982 sin disparar, el mismo, un sólo tiro.

Cuando se corrió el velo de la dictadura, se comprobó el horror. En el juicio a las Juntas Militares de 1985, Mario Benjamín Menendez fue condenador por el secuestro, tortura y desaparición de un número no determinado de personas en la causa La Perla. También fue hallado culpable de la desaparición de 282 personas, de 52 homicidios, 260 secuestros y 656 casos de tortura. La Hiena de La Perla.

El indulto de Carlos Menem, firmado el 30 de diciembre de 1990, llegó al genocida. Estuvo en libertad por 18 años. El 24 de julio de 2008, el Tribunal Oral Federal número 1 de Córdoba ciudad lo sentenció a “prisión perpetua, en carácter de coautor mediato, por el secuestro, tortura y desaparición de cuatro militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT)” en 1977. Se sumaron más causas, entre ellas su responsabilidad en el asesinato del obispo de La Rioja, Monseñor Enrique Angelelli.

Quedará en el recuerdo una imagen impactante. Fue tomada en la noche del 21 de agosto de 1984. Menendez había sido invitado al programa Tiempo Nuevo, conducido por el panegerista de la dictadura Bernardo Neustadt. Afuera del canal, sobre la calle Lima, lo esperaban Madres de Plaza de Mayo y cientos de argentinos al grito de asesino. La Hiena de La Perla, el asesino de sus compatriotas, sacó un cuchillo deseoso de dar muerte. Portada imborrable del diario La Voz.

Hoy llegó su hora. La muerte lo encontró en una cómoda cama. Su imagen perdurará con bronca y dolor en el pueblo argentino.

CA/GF/RG

Comentarios

comentarios

Visite también

MACRI / Está todo a la luz

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   La existencia de paraísos fiscales es un dato de la ...