BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , junio 24 2019
Inicio / Política / RESISTENCIA AL MACRISMO / El momento en que todos hacen lo que tienen que hacer

RESISTENCIA AL MACRISMO / El momento en que todos hacen lo que tienen que hacer

Por LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM *

La avanzada incesante del gobierno nacional sobre los derechos de los trabajadores no posee miramientos. Algunos especularon con la corrección política del oficialismo de cara al comienzo de un año eleccionario; sin embargo no ocurrió de tal forma. La continuidad de despidos y suspensiones, el avance sobre símbolos reconstruidos como las fechas del 24 de marzo y 2 de abril, la grosera condonación de una deuda de 70 mil millones y la exponencialmente creciente deuda externa ratifican la teoría más comentada desde la asunción de la Alianza Cambiemos: vienen por todo lo más rápido posible.

Ahora bien. Resultaba obsceno para muchos, mas no llamativo para algunos dirigentes, que grandes e influyentes sectores del movimiento nacional (y su periferia hacia izquierda y derecha) no se demostrasen del todo combativos ante el aterrador macrismo. Y es hoy cuando se comienza a clarificar la postura inicial, al revertirse el accionar de esos mismos sectores.

El 29 de Abril de 2016 más de 350 mil trabajadores se congregaron en Paseo Colón e Independencia para hacer oír su repudio a las políticas del gobierno. Con el correr de los meses, los autores intelectuales de esa maniobra dejaron la calle que continuó siendo ocupada por el resto de las vertientes sindicales y por otros actores, como los Trabajadores de la Economía Popular. Hasta ese momento, el primer triunvirato de Moyano-Caló-Barrionuevo evitaba ser muy duro en sus críticas, el massismo daba muchas muestras de amabilidad y ponderación de la gobernabilidad, vastos sectores del peronismo mostraban su descontento pero no consideraban mostrar sus armas ante la avanzada amarilla.

Un año después la CGT ha convocado a un paro general de actividades, varios dirigentes del massismo coquetean con la interna del peronismo y retardan la presentación de una alianza con Stolbizer, y el justicialismo bonaerense se agrupa y organiza con una postura claramente antimacrista.

¿Qué pasó?

A diferencia de un año atrás, tanto el accionar del nuevo actor (solo institucionalmente nuevo) de la Economía Popular, el empuje combativo, confrontativo y programático de la Corriente Federal de Trabajadores (invariablemente orgánico a la CGT), la reserva moral de Cristina Fernandez de Kirchner en sus contadas apariciones públicas y en su periódico surgir mediático, y fundamentalmente la abrasadora crisis económica que lastima el bolsillo de los trabajadores todos los días, desordenada, grotesca pero efectivamente lograron que la oposición que era “pro-gobernabilidad” en su momento, se viera obligada caminar junto a un sector enorme que hoy resulta ser más del 50% de la población. Resulta más atractivo –como no lo era hace un año- tomarse el trabajo de representar al pueblo descontento en lugar de buscar la aprobación de los que no terminan de aceptar el saqueo. Esto se dio, indefectiblemente, por los niveles de organización social, sindical y política heredados que se mostraron en la calle durante todo el 2016.

En todo este entramado, sería necio no destacar que la conducción de la CGT se adjudicó una cantidad de logros inesperadamente positivos para el movimiento obrero. Hoy la central se encuentra uniendo orgánicamente a casi la totalidad de los sindicatos, y los mismos atendiendo al llamado de esa conducción, excepto algunos díscolos como el Movimiento de Acción Sindical Argentino que, según el comentario de algunos dirigentes, no cometerá otra vez el error de faltar a la convocatoria como lo hizo en aquel 29 de abril. El triunvirato concretó además una fuerte alianza e incorporación de los trabajadores de la Economía Popular. Alguien dirá “no les quedó otra”; así es, pero sin embargo hay quienes trinaban en contra de ese acercamiento. También se ha dado un importantísimo proceso de normalización de las regionales de CGT del interior del País, ardua tarea llevada adelante por Francisco “Barba” Gutiérrez quien se ha ganado algunas puteadas por “haber llenado las seccionales de kirchneristas” según algún que otro sindicato moyanista en referencia a la CFT.

Hace unos días, un referente de esta Corriente nos dijo: “se pusieron combativos desde que Barrionuevo los invitó a comer en Mar del Plata, se ve que se les cortó algún negocio”. Las versiones son múltiples, la realidad es que por H o por B, el endurecimiento de la postura beneficia al conjunto del movimiento nacional. La cantidad de empleos perdidos no de por sí hacen real la observación de que un paro lo hubiese evitado. Quizás demorar la decisión logró hacer caer a todas las fichas al mismo tiempo. Desde la “izquierda luchadora” hasta los zonzos pequeños empresarios estarán en el paro de marzo.

En fin. Nada más difícil para el observador ajeno que entender al peronismo. Pero nada más ciego que no verlo avanzar.

Todavía faltan sectores, lamentablemente son los que más protagonismo tuvieron en el proceso anterior. Si completamos los casilleros será muy importante, porque llegaremos al momento en que todos hacen lo que tienen que hacer. Luego, nos volveremos a equivocar. Así dicen que funciona.

  • La Señal Medios / Sindical Federal / Radio Gráfica

 

Comentarios

comentarios

Visite también

ESPANTAR AL BURGUÉS

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Para las personas con cierta perspicacia y una dosis de ...