BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , julio 21 2019
Inicio / Política / Lo que hace la política

Lo que hace la política

POR ARMANDO VIDAL *

Fue el 2 de octubre de 2008. Ese mismo día el Senado aprobaba la ley de aumentos semestrales a los jubilados, a la que se opuso el radicalismo y, en la Casa Rosada, se inauguraba un busto del ex presidente Raúl Alfonsín que asistió complacido a la ceremonia.

Aquí, la versión taquigráfica del tramo final del informe del jefe de Gabinete, Sergio Massa, a la Cámara de Diputados, que incluye un duro cruce entre Agustín Rossi, presidente de la bancada kirchnerista, y Oscar Aguad, presidente del bloque de la UCR, con el retiro del recinto de su bancada.

Cierra Massa con una explicación sobre el uso de las facultades del PEN y también sus limitaciones, asunto sobre el cual Aguad había dado su opinión a los gritos en la pelea con Rossi.

Sr. Rossi (A.O) (…)También quiero referirme a lo que se dijo en relación con el unitarismo del gobierno. Este año cumpliré 49 años y cuando volvió la democracia a este país era un joven militante de la Juventud Peronista. Tengo muchísimo respeto por el doctor Alfonsín –pienso asistir al acto en el que se colocará su busto en la Casa Rosada-, pero la verdad es que a mí, como rosarino, su gobierno me federalizó la hiperinflación y los saqueos. Los rosarinos tenemos el triste privilegio de haber sufrido los primeros saqueos en la Argentina.
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Rossi (A.O).- El gobierno del doctor Menem nos federalizó la hiper desocupación. Los rosarinos tenemos el triste privilegio de haber sido el conurbano con mayor índice de desocupación durante la década del noventa.
El gobierno del doctor de la Rúa nos federalizó el caos y la muerte en los sucesos de 2001.
El gobierno del doctor Rodríguez Saá nos federalizó la deuda a todos los argentinos, y nosotros, gracias a Dios, federalizamos recursos. Hay más inversión, más obras públicas y más transferencias a cada una de las provincias.
Sr. Presidente (Fellner).- Tiene la palabra el señor jefe de Gabinete de Ministros.
Sr. Aguad.– Pido la palabra por haber sido aludido.
Sr. Presidente (Fellner).– No señor diputado, no vamos a transformar esto en un debate.
Tiene la palabra el señor jefe de Gabinete de Ministros para responde la ampliación de preguntas.
Sr. Aguad.– ¡He sido aludido!
Sr. Presidente (Fellner).- No, discúlpeme, usted no ha sido aludido.
Sr. Aguad.– ¡Salvo a López Rega nombró a todos!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Aguad.– ¡Señor presidente: el radicalismo ha sido ofendido por el jefe del bloque Justicialista; déjeme contestarle!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Presidente (Fellner).- La Presidencia solicita a los señores diputados que guarden silencio.
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Aguad.– ¡Hay que ser caradura, viejo!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Aguad.- ¡No tenés derecho a hablar de Alfonsín! ¿¡Cómo miércoles decís eso, caradura!? ¡Para hablar de Alfonsín ponete de pie!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Aguad.– ¡López Rega, Isabel Perón, ese es el gobierno de ustedes!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Giubergia.– ¡Hacen la campaña política con efedrina!
Sr. Aguad.– ¡No ha dado una razón que justifique el decreto de necesidad y urgencia! ¡Se quejan de Bush, y ha mandado la ley al Parlamento cuando se cae el mundo…!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Aguad.- ¡Ese señor no ha dado una sola razón que justifique el decreto de necesidad y urgencia! ¡Violar la ley es un delito!
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Presidente (Fellner).- La Presidencia insta a los señores diputados a retomar el orden.
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Aguad.– ¿¡Cómo vamos a retomar el orden?! Disculpate, Agustín.
– Varios señores diputados hablan a la vez.
– Se retiran del recinto los señores diputados pertenecientes al bloque radical.
Sr. Presidente (Fellner).- Tiene la palabra el señor jefe de Gabinete de Ministros.
Sr. jefe de Gabinete de Ministros.– Señor presidente: más allá de las apreciaciones políticas de los miembros de este Parlamento, como quienes somos parte del Poder Ejecutivo somos hombres políticos y militantes de partidos políticos, previo a responder la batería de respuestas finales quiero dejar planteadas algunas cuestiones.
Quizás alguien confundió el mecanismo por el que se brindan informes con una interpelación, pero el hecho de que hayamos podido avanzar con la opinión de todos los sectores parlamentarios es muy bueno.
Inclusive, el hecho de que hayamos podido responder y explicar algunas cuestiones, es muy sano para la democracia. En la Argentina, más allá de las cuestiones políticas, hay cosas que debemos empezar a valorar y cuidar; a veces, al calor de la discusión política, las perdemos de vista.
Este primer paso que dimos, más allá de las dificultades que pudimos haber tenido, es una buena oportunidad para seguir avanzando y profundizando, no sólo la relación del Poder Ejecutivo con el Parlamento, sino también este método, sin transformarlo en una interpelación, que de hecho es un mecanismo de que dispone el Congreso. Así podríamos ir completando permanentemente el proceso de respuesta.
Me preocupa que algunas de las cuestiones se planteen en términos personales: “Usted, jefe de Gabinete, el año que viene tendrá déficit.”
En realidad, lo que está en juego no es el rol de un jefe de Gabinete o de un ministro, sino el de la Argentina, que es el lugar donde vivimos y hacemos política.
A veces, plantear las cosas desde el punto de vista personal se vincula más con el calor de la política –entendida desde el punto de vista electoral que con una cuestión más de fondo, que en definitiva es lo que espera la gente. Ella espera que nos ocupemos día a día de ir resolviendo sus problemas actuales y los nuevos que vayan apareciendo.
Quiero reiterar uno de los temas que apareció con más fuerza en las preguntas. Está vinculado con las estadísticas públicas, que son oficiales porque las elabora un organismo oficial, pero ello no significa que sean oficialistas.
Quiero transmitir el compromiso del gobierno de la presidenta Cristina Kirchner de realizar una convocatoria en los próximos días a los actores sociales y económicos de la Argentina a sentarse en el INDEC.
Así como lo hicimos con los organismos multilaterales de crédito en los últimos días, queremos brindar toda la información que garantice la transparencia del organismo. Me comprometo a coordinar con el cuerpo para que lo podamos hacer en el INDEC con los diputados y los técnicos que se propongan.
En paralelo quiero señalar, respecto de algunas preocupaciones vinculadas con el tema del Club de París, los holdouts y los préstamos garantizados –que no ha aparecido como una preocupación , que lo más importante es observar los resultados.
Hoy, la responsabilidad de llevar adelante la tarea diaria en estos tres temas la tiene un hombre que está ahora conmigo, el secretario de Financiamiento, a quien algunos de los diputados que plantearon dudas conocen muy bien, porque era parte de su equipo.
Deben tener la certeza de que, al igual que negociaron y consiguieron resolver exitosamente el tema de la deuda pública en la provincia de Buenos Aires, se podrán solucionar los temas de la deuda pública de la Argentina. Tengamos tranquilidad a la hora de darnos certezas, pero, por sobre todo, al dar certeza a los argentinos.
Sé que no es lógico reconocer méritos al oficialismo en la política, pero no estoy seguro de que sea lo que espera la gente. Tal vez la gente espere que, estemos donde estemos, en el oficialismo o en la oposición, tengamos la virtud de reconocer aquellas cosas que se hacen bien desde el Poder Ejecutivo o el Legislativo, más allá del partido que sea.
Estoy orgulloso, como jefe de Gabinete, de poder asistir hoy a la colocación del busto de un ex presidente, que alcanzó su cargo en 1983, cuando yo tenía once años, lo que significó el poner mi primer mirada de chico en la política.
En definitiva, espero que tengamos la grandeza que tiene hoy nuestra presidenta de dar reconocimientos en vida, sin esperar a que nos muramos para transformarnos en próceres. Es un avance de la clase política que espera la sociedad en su conjunto.
Obviamente, tenemos pensamientos y concepciones diferentes del país, pero hay temas que constituyen políticas de Estado y que están mucho más allá de las miserias de la política.
Quiero decirles también que si en algunos temas en particular no hemos sido lo suficientemente claros en nuestras respuestas, no duden en enviarnos por escrito las preguntas. Intentaré seguir respondiendo.
A continuación voy a referirme a dos cuestiones que me preocupan sobre manera. La primera se vincula con una pregunta efectuada por la señora diputada Laura Montero, en relación con las facultades especiales, y la otra con una inquietud planteada por nuestro amigo presidente del bloque oficialista, el señor diputado Agustín Rossi.
Las facultades especiales habitualmente son presentadas como superpoderes, pero superpoderes son los que se le otorgaron mediante la sanción de la ley 25.414 al entonces ministro de Economía Cavallo, que permitieron modificar el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, la Carta Orgánica del Banco Central, la ley de contabilidad –recordemos que se aprobó un nuevo régimen de contrataciones para el sector público y que también permitieron poner en marcha convenios de competitividad que no fueron otra cosa que eximiciónes fiscales e impositivas para muchas empresas y actividades que se desarrollaban en la Argentina.
En la Jefatura de Gabinete nos tomamos el trabajo de ver cuáles son las facultades que tiene su titular en la administración del presupuesto nacional, en relación con el presupuesto de otras jurisdicciones.
Así, nos encontramos con la sorpresa de que usted, señor presidente de esta Cámara, como así también el presidente provisional del Senado –me refiero al vicepresidente de la República, el ingeniero Julio Cobos , tienen las mismas facultades para administrar sus respectivos presupuestos que el jefe de Gabinete.
Además, el doctor Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema, tiene las mismas facultades que el jefe de Gabinete para administrar el presupuesto de la Justicia, tal como surge del artículo 4° de la ley 11.672.
También nos encontramos con que el artículo 21 de la ley 2.571, de presupuesto para el corriente año de la ciudad de Buenos Aires, otorga al jefe de Gobierno de la Ciudad las mismas facultades que tiene el Poder Ejecutivo nacional…
Sr. Pinedo.- ¡Eso no es cierto!
Sr. Jefe de Gabinete de Ministros.– Además, la señora gobernadora de la provincia de Tierra del Fuego tiene más facultades que el Poder Ejecutivo nacional, de acuerdo con lo que surge del artículo 11 de la ley de presupuesto para el ejercicio 2008 sancionada en esa provincia…
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Jefe de Gabinete de Ministros.– En Catamarca, de acuerdo con el artículo 7° de la ley provincial 5.234, el gobernador tiene las mismas facultades, y lo mismo ocurre en la provincia de Santa Fe.
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Jefe de Gabinete de Ministros.- Señor presidente: lo que pretendo plantear con esto es que no estamos pidiendo nada raro; estamos solicitando lo mismo que piden muchos gobernadores para poder gobernar. Queremos tener la misma agilidad para llevar adelante la tarea del día a día en la administración.
– Varios señores diputados hablan a la vez.
Sr. Presidente (Fellner).- ¡Llamo al orden a los señores diputados! ¡Solicito que respeten al orador!
Sr. Jefe de Gabinete de Ministros.– Por otro lado, la pregunta que me formuló el señor diputado Rossi tiene que ver con mi propia historia como integrante de este gobierno, dado que se vincula con la tarea que desempeñé con anterioridad al frente de la ANSeS.
Tengo la convicción y la tranquilidad de que la tarea llevada delante de cara a la fórmula de movilidad nos permitirá seguir dando los pasos que tienen que ver con la profundización de la herramienta más importante que tiene el Estado para distribuir el ingreso, que es la seguridad social.
Digo esto porque cuando uno analiza los doce aumentos, la moratoria, el pago de 120.000 juicios y cada una de las medidas que se fueron adoptando en materia de jubilaciones y pensiones, a nadie se le ocurriría pensar que hoy estamos tomando una medida para perjudicar a los jubilados.
Quiero decir algo más, señor presidente. Este Parlamento tiene entre sus facultades la de remover al jefe de Gabinete. En este sentido, ya que se habló mucho de que la fórmula iba a dar 4, 5, 6 o 10 por ciento, quiero hoy asumir un compromiso frente a este Congreso y frente a los jubilados. Si el año que viene la fórmula para los jubilados da menos del 18 por ciento, que este Congreso haga uso de la facultad que tiene de remoción del jefe de Gabinete. (Aplausos.)
En definitiva, quiero que quede claro que el compromiso de nuestro gobierno con los jubilados es sagrado; es un compromiso de fuego al que no vamos a renunciar. Muchas gracias, señor presidente. (Aplausos prolongados.)
Sr. Presidente (Fellner).- Con el informe brindado por el jefe de Gabinete de Ministros, queda levantada la sesión.
– Es la hora 16 y 37.

* Periodista parlamentario / Clarín / La Señal Medios.

Comentarios

comentarios

Visite también

ELECCIONES / Arranca la competencia, se asientan las proyecciones

  Después de una espera que deparó pocas sorpresas, quedaron configuradas las listas que competirán ...