BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
viernes , mayo 24 2019
Inicio / Internacional / ESTRATEGIA / El globalismo financiero

ESTRATEGIA / El globalismo financiero

Por WALTER FORMENTO *

 

El globalismo financiero, a partir de Soros, CNN/BBC/Al Jazzera y los grandes bancos globales, está metido de lleno en instalar, como opción electoral por las redes de comunicación social, a todo actor que pueda llamar Neoliberal Democrático por un lado así como llamar para construir a su contraparte como ultranacionalista, populismo ultraderechista o directamente como neofascismo populista.

Porque si puede construir a los dos oponentes cotidianos, al bueno y al malo, al progresivo y al regresivo, al democrático y al antidemocrático, es decir la antinomia política habrá ganado antes de pelear.

Esta táctica la había comenzado ya a desarrollar en la elecciones europeas de 2017.       Primero lo hizo con el candidato Holandés, luego con Marine Le Pen en Francia y también con la AFD en Alemania. ¿Cómo lo hizo?

1- Promovía, por un lado, acciones terroristas en Europa y en Medio Oriente a través de las organizaciones irregulares bajo control de la OTAN.

2- Para luego fomentar las migraciones compulsivas desde medio oriente y norte de África hacia Europa.

3- Las cuales se conjugaban también para agitar el fenómeno del Euroescepticismo que es el odio y el temor a la Unión Europea. Para complementar el terror ya existente, frente a una oligarquía continental de UE que se consolida, en los empresarios locales y profesionales de alta calificación de Europa.

Mientras, el globalismo promovía a través de sus estructuras de comunicación social todo este sustrato del discurso fascista. Con sus estructuras financieras globales producía corridas financieras y desplazamientos de puestos de trabajo de baja calificación hacia el tercer mundo, generando mayor desocupación y empobreciendo de los trabajadores de media y baja calificación, y mayor desesperación y terror en los ya desocupados y excluidos.

Toda esta situación de terrorismo comunicacional, paramilitar, financiero, económico, social e ideológico, realza y potencia a los pequeños grupos ideológicos de discurso pro-fascista retrogrado (grupos que reclutó y financió desde 1944), así como a las prácticas de “acción directa” contra la exclusión social por pérdidas de derechos laborales, a la vejez, a la salud, a la educación, a vivir dignamente y por ultima a la participación política plena. Esta es la manifestación de un claro plan de la derecha financiera neoliberal global por construir a todo nacionalismo o movimiento nacional en ultra-fascista-populista, combinando y demonizando especialmente lo nacional y lo popular para quebrarlo y que no se combinen y unan.  Toda esta jugada tiene centro en los grandes bancos financieros globales, sus medios de comunicación social y todos los instrumentos e instituciones que controlan y manejan.

Todo el debate o discurso “instalado y fogoneado” sobre el ultraderechismo, ultranacionalismo neofascista o neofascismo populista, poniendo como referentes de esto a Trump, Bolsonaro, Marine Le Pen, Macri, etc. Que sí son expresión de oligarquías financieras locales, pero no de oligarquías globales ni de oligarquías continentales imperiales.

Yerra, estratégicamente hablando, al no describir y nunca responsabilizar de esta MOVIDA: al capital financiero global de los Soros, Rothschild, HSBC, Barclays, Blackrock, ING-Baring y sus grandes bancas financieras angloholandesas, cuya fortaleza siempre fue controlar la City financiera de Londres y la red global de cities financieras, y desde ahí a la UE, a EEUU a través de Clinton/Obama/etc., y también al Reino Unido, Japón, China, Corea del Sur, India, Rusia, Brasil, Sudáfrica, México, Argentina, etc.

El debate y objetivo central hoy, a partir de la crisis financiera de 2008, como ayer durante el periodo que va desde la crisis financiera de 1890 a la primera gran guerra de 1914 o durante el periodo que va desde la crisis de 1929 a la segunda grande guerra de 1939. El debate y objetivo, es poder tener en claro que nunca se percibió a los intereses estratégicos oligárquicos anglosajones-angloholandeses, que reinaban desde Inglaterra y luego desde EEUU, como los verdaderos responsables y victoriosos beneficiarios de las grandes crisis, guerras financieras y de las grandes guerras militares mundiales.

No se los pudo observar porque “ellos” tuvieron política para y, por lo tanto, pudieron monopolizar la comunicación para poder imponer que ellos mismos eran los “buenos” y los “democráticos” mientras los “otros” eran los “feos, sucios y malos”, los ultraderechistas, los populistas y los fascistas. En una gran batalla estratégica en el terreno ideológico-cultural por imponer un relato/discurso, entre intereses estratégicos de oligarquías financieras expansionistas e imperialistas, unas en ascendente desafío y otras en fase de declinación de su poder imperial anterior.

Luego, los Pueblos de trabajadores, labradores productores, estudiantes, los pueblos del mundo siempre fueron los masacrados en una lucha que nunca fue la suya pero que “creyeron y sintieron” suya. Más aun donde ese gran número “malthusiano” de muertos, también era un objetivo secundario en la estrategia por reducir la masa de población “sobrante”, siguiendo al economista y demógrafo británico Sir Thomas Malthus.

Por ello los Pueblos del mundo, ahora más que nunca, tienen en la lucha por la Paz su gran consigna madre. Porque en la lucha por la Paz, los Pueblos pueden a partir de su organización y movilización: a. Bloquear el terreno de la guerra militar o de la guerra financiera, b. Imponer el terreno de la política para dirimir las diferencias e intereses. Un terreno donde su número mayoritario y su organización de mayorías populares nacionales le permiten ser parte decisiva en la construcción del presente y del futuro.

En relación con esto, es importante no caer de adjetivaciones “rápidas” sin descripciones y comprensión profunda de los tiempos de crisis mundial que corren. Para no caer en la trampa de la oligarquía financiera, hoy global, y para no repetir discursos ideológicos de estrategias imperialistas financieras del pasado; con poco sustrato de realidad histórica y presente, que de imponérsenos nuevamente nos llevaran a jugar en “cancha ajena”, que nunca empoderó a los Pueblos!!!

Las llamadas clases medias y sus organizaciones son las que más deben estar atentas, para no dar prioridad a sus luchas al interior del Pueblo y priorizar estratégicamente las luchas contra el oponente imperialista financiero principal!! Oponente que tiene dos rostros: el del imperialismo Liberal y el del imperialismo Fascista!

Por lo tanto, el Globalismo Financiero es Neoliberalismo y Fascismo.

La lucha teórica que se libra en la cabeza de los espectadores, es lucha por la conducción y eso es lo estratégico.

 

  • Director CIEPE / La señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

ALEXANDER DUGIN / La polémica con The Washington Post

Por ALEXANDER DUGIN *   El 6 de abril de 2019, The Washington Post publicó ...