BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , octubre 22 2018
Inicio / Tramas / HISTORIAS ANARQUISTAS / Fuego ácrata en La Boca del Riachuelo

HISTORIAS ANARQUISTAS / Fuego ácrata en La Boca del Riachuelo

Por NORMA ROSA TORELLO *

 

SOCIALISTAS, RADICALES, ANARQUISTAS, ACTIVISTAS, LOGIAS MASÓNICAS, SECTORES ECLESIÁSTICOS Y MOVIMIENTOS ANTICLERICALES, CONVIVÍAN A FINALES DEL SIGLO XIX EN EL SUELO BOQUENSE, UNA BARRIADA VANGUARDISTA, EN PERMANENTE ESTADO DE EBULLICIÓN POR LOS DISTINTOS IDEARIOS POLÍTICOS, SOCIALES Y CULTURALES DE SUS HABITANTES.

Eran épocas de extremos, donde el blanco y el negro imperantes en el pensamiento no permitían los matices.
Siempre adelante, ha sido el leitmotiv predominante en la vida de los inmigrantes que arribaron esperanzados a nuestro suelo. El barrio de La Boca, albergó a muchos de ellos, que lo elegían, quizás por su escenario natural, parecido a su tierra natal, Riachuelo mediante, dando la idea de una pequeña aldea marítima.

Sempre Avanti, con dolores y miserias, porque no había tiempo para mirar para atrás, ni para lágrimas, ni para sentir el desarraigo, había que continuar en una lucha sostenida, porque ayer, hoy y siempre, la vida es prioridad y en su transcurrir, se impone celosamente, como un guardián que resguarda ese tiempo donde mirar para atrás puede ser peligroso, ya que los recuerdos y las emociones que suscitaba el desarraigo, el pensar en los seres queridos que quizás ya no verían más, podría dar lugar al debilitamiento emocional, impidiendo que se pueda con toda la fuerza construir ese anhelo ferviente con el que vinieron cruzando el océano, un mundo nuevo, un trabajo, una habitación donde dormir, refugio de los más íntimos desvelos. Los sueños, una casa propia, un patio florido, una vida estable, en paz, por eso arribaron a este nuevo mundo, los inmigrantes.

RADICALES Y SOCIALISTAS
En tanto La Boca iba conformándose urbanísticamente, en las postreras décadas del siglo XIX, los adherentes al partido radical advertían a los socialistas como peligrosos contendientes en el distrito metropolitano allá por el año 1912.
Con su lema “Adelante, los que quedan”, en diciembre de 1903 sale a luz el primer número de “El Radical” dirigido por Antonio Zanny. Esta publicación pertenecía al Club Radical de la circunscripción 4º. Para 1914, el Comité seccional del partido estaba instalado en Almirante Brown 1064.

LA VANGUARDIA, PRIMERA TRIBUNA PERIODÍSTICA SOCIALISTA
En ese marco, el socialismo boquense también tuvo sus propias tribunas periodísticas locales. En abril de 1894 el doctor Juan Bautista Justo fundó el periódico socialista La Vanguardia, junto a un grupo de compañeros de ideas entre los que se contaban Augusto Kühn, Esteban Jiménez e Isidro Salomó. Para solventar los gastos, Justo vendió el coche que utilizaba en sus visitas de médico y empeñó la medalla de oro que le había otorgado la Facultad de Medicina. En su primer editorial de escribía: “hay que construir una alternativa política al pillaje y la plutocracia. Los Pereyra, los Unzué, los Udaondo, tan ricos que no tendrían por qué robar, son hoy los preferidos para los altos puestos públicos por los otros ricos, cuya única aspiración política es que sus vacas y ovejas se multipliquen sin tropiezos.”
Dos años después Justo fundaba el Partido Socialista, que así se presentaba en sociedad: “Hasta ahora la clase rica o burguesía ha tenido en sus manos el gobierno del país. Todos los partidos de la clase rica son uno solo cuando se trata de aumentar los beneficios del capital a costa del pueblo trabajador, aunque sea estúpidamente y comprometiendo el desarrollo general del país. El Partido Socialista es ante todo el partido de los trabajadores, de los proletarios, de los que no tienen más que la fuerza de su trabajo; las puertas del partido están, sin embargo, abiertas para los individuos de otras clases que quisieran entrar, subordinando sus intereses a los de la clase proletaria. Lo que es importante es patentizar nuestra independencia de todo interés capitalista o pequeño burgués.”
Si bien el Partido se definía como obrero, la mayoría de sus cuadros provenían de los sectores medios urbanos. Eran médicos, abogados, trabajadores especializados. Confiaban en la acción parlamentaria y privilegiaban la actuación política sobre la sindical. A lo largo de su historia cumplirán un papel fundamental en la lucha por la dignidad de los trabajadores a través de innovadoras propuestas de legislación obrera.

SIN AMO NI DIOS
Y en esa misma gravitación ambiental los anarquistas se manifestaban como grupo, con sus principios rígidos, adquiridos en su tierra natal, y depositado aquí, en Buenos Aires, y en esta zona ribereña, con un puerto pequeño, alejado del centro de la ciudad, cuando bajaron de los barcos.
Entre fines del siglo XIX y comienzos del XX llegaron con la inmigración masiva los primeros activistas. Lograron una aceptación muy grande en el proletariado porque además desarrollaban una intensa vida política con inserción territorial. Fundaban bibliotecas populares y teatros, realizaban actividades para niños y para el poco tiempo de ocio que las jornadas laborales permitían, daban conferencias, editaban libros y periódicos obreros en varios idiomas -como La protesta Humana o La voz de la mujer-.

INCIDENCIA LIBERTARIA EN EL MOVIMIENTO OBRERO
El anarquismo tuvo una fuerte inserción en el movimiento obrero argentino de principios de siglo XX, y se caracterizó por sus acciones directas: huelgas generales, ocupación de establecimientos, enfrentamiento con los rompehuelgas, la policía y el ejército, entre otras. También denunciaban la explotación laboral de la mujer, estaban en contra de la convención del matrimonio y luchaban por la igualdad de género.

EL COMIENZO DEL FIN
Sus reivindicaciones eran totales: destrucción del sistema capitalista y sus estructuras jerárquicas. A mediados de la década de 1910 comienza a decaer y para 1930 prácticamente el anarquismo había dejado de existir. Las principales causas fueron las leyes de Defensa y de Residencia, la fuerte represión estatal y la competencia por parte de otras corrientes de izquierda que sí cultivaban aspiraciones parlamentarias -como el Partido Socialista, que son contemporáneos al nuevo escenario que surge a partir de la Ley Sáenz Peña. Finalmente, influyeron ciertos avances del yrigoyenismo en materia de derechos laborales.

INCONFORMISMO MANIFIESTO EN LA PLAZA SOLÍS
Entre los sectores extremistas de la época, nos encontramos con los anarquistas. Según cuenta el historiador de La Boca, Antonio J. Bucich: “Gente de convicciones arraigadas, muy honestas y pulcra conducta personal, estaban aferrados a la teoría del Estado coercitivo, pero aceptaban –para convivir- las condiciones del medio”.
Eran trabajadores inconformistas. Muchos de ellos, habitaban en los alrededores de la primer plaza que vio la luz en la República de La Boca, La Plaza Solís, inaugurada un 8 de julio de 1894.
Los partidarios de estas creencias del siglo XIX eran en su mayoría italianos. Algunas veces se les oía exponer sus ideas en ruedas callejeras, pero principalmente se reunían en la Plaza Solís.
Algunos anarquistas evolucionaron hacia el socialismo. Bucich hace mención de algunos anarquistas de la época. Ángel Boero, Nicolás Cancogni, Siro Fumaroni, Vicente Fonda, de Istris, italiano irredentista, de Andréis, Antonio Zaccagnini, el sastre Bertolini.

SANTIAGO STAGNARO Y UN LOGRO PARA LA SOCIEDAD DE CALDEREROS. LA JORNADA LABORAL DE OCHO HORAS.
Este polifacético hombre, artista de gran dimensión, también actuó en el anarquismo.
Stagnaro fue un autodidacta, perteneciente al proletariado boquense. El infortunio caló hondo en su vida. El dolor de la extrema pobreza influyó en su espíritu apasionado y combativo. Amigo de Juan de Dios Filiberto y de Quinquela Martín, quien lo bautizó “el pequeño Leonardo”, por su dones múltiples, su talento y su garra y ese impulso irrefrenable de querer cambiar para igualar. El anarquismo influyó decisivamente en las organizaciones sindicales y el joven Stagnaro se desempeñó como Secretario de la Sociedad de Caldereros, consiguiendo un logro importantísimo para los obreros: La jornada laboral de ocho horas.
En la biblioteca del gremio de los caldeleros figuraba una gama bastante surtida de obras de esta substancia literaria, aunque también de otras tendencias. Tales como Proudhon, Bakunin, Kropotkin y muchos más.

PASCUAL GUAGLIANONE
UN MAESTRO SIN ZAPATOS
Uno de los nombres más resonantes del pensamiento anarquista en el barrio, fue sin lugar a dudas Pascual Guaglianone. Frecuentaba el grupo de la Plaza Solís. Fue nombrado maestro de escuela por el Consejo Nacional de Educación hacia el año 1908.
Pero algo aparentemente insignificante para algunos, se constituyó en un problema para el designado maestro. Andaba siempre en zapatillas y no podía presentarse a dar clases con esta clase de calzado. Sus compañeros de idearios, juntaron el dinero necesario para comprarle un par de zapatos, y lo hicieron en la vieja zapatería “Lorenzín”, la más vieja de La Boca del Riachuelo. Abierta en 1848, sobre u cammin vegio de antaño (Almirante Brown). Resuelto el problema en forma grupal, Guaglianone pudo comenzar su tarea de maestro.

EL SASTRE BERTOLINI
Los anarquistas de la Solís, eran compañeros de vida y militancia, sensibles a las necesidades de sus compañeros de ruta. Tal el caso de Bertolini, sastre de oficio, quien en una oportunidad ganó la grande (Lotería Nacional) e invirtió lo ganado en ayuda a sus compañeros de ideales.

ANTONIO ZACAGNINI, EL DEPENDIENTE DE LA FARMACIA RAGOZZA.
Fue director de la publicación “Progreso de La Boca”, además de ser dependiente de la famosa farmacia del boticario Giusseppe Ragozza, ubicada en Av. Almirante Brown y Lamadrid, primera en instalarse en el barrio en la década de 1870, lugar de reunión de muchos intelectuales y artistas boquenses.
Zacagnini, miembro del grupo de anarquistas de la Solís, se va inclinando conforme pasan los años, hacia el socialismo. Por tanto, “Progreso”, abogó por los principios del Partido Socialista y apoyó la actuación de Alfredo Palacios.
Fundado el 26 de abril de 1896, ya para 1908 la publicación estaba instalada en la calle Irala 1067. En 1912, se trasladó a Magallanes 471. Posteriormente se estableció en el local de la imprenta de Maggiolo. La primera de la que se tiene conocimiento en el barrio de la ribera.

PIETRO GORI EN EL TEATRO VERDI
Durante su estadía en Buenos Aires en 1906, este famoso militante anarquista, estuvo en el barrio de La Boca. Pronunció una conferencia en el Teatro Verdi, invitado por sus correligionarios de la zona.
“El 26 de junio de 1898 el periódico anarquista La Protesta Humana, anunciaba que desde hacía algunos días se encontraba en Buenos Aires, procedente de Italia, el abogado anarquista Pietro Gori (1865-1911). Nacido en Messina, Sicilia, en el seno de una familia en la que confuían, por vía paterna, militares y, por vía materna, miembros de la aristocracia toscana. Realizó sus primeros estudios en Livorno y se graduó de abogado en la Universidad de Pisa con una tesis titulada Miseria y delito. Tempranamente comenzó a colaborar en publicaciones socialistas como Sempre Avanti de Livorno y a descollar como conferencista frente a diversos auditorios y fue por esos años que afrontó su primera causa por delito de imprenta. Es decir que, ya en su juventud, Gori alternó su profesión de abogado con una intensa labor de difusión anarquista en calidad de poeta, dramaturgo, ensayista y orador”.
Inmediatamente después de su arribo a Buenos Aires, Gori desplegó una intensa labor oratoria que despertó el elogio de sus correligionarios: sus conferencias resultaban notables; los salones estaban abarrotados y las mujeres, conmovidas; sus opositores –socialistas, republicanos italianos, liberales o católicos– se iban convencidos de sus errores o dulcemente derrotados. Los giros retóricos cuidados, la pasión serena con la que disertaba sobre los más diversos temas y el buen trato prodigado a los adversarios en las polémicas conjuraron un tipo de difusor ácrata que entró en sintonía con los espacios de militancia local que abogaban por una construcción gremial, política
y cultural organizada.
Concentró muchos de los elementos positivos que los anarquistas atribuían a la labor de difusión política: así lo atestiguan varias memorias libertarias que reconocieron en él una dignidad inusitada y una influencia duradera.

EL PADRE BOURLOT Y GIORDANO BRUNO
Por esos tiempos, la iglesia recibía críticas de artillería pesada. Pero allí estaba el padre Bourlot para responder con contundencia, a sus adversarios.
“Giordano Bruno”, fue un periódico que combatía a la religión católica. Sus redactores fueron Atilio Massone, Enrique del Valle Iberlucea, Pascual Guaglianone, Emilio Gouchony, entre otros. Pocos habitaban en La Boca.

SOBRE LA VERACIDAD DE LA HISTORIA
Sostiene Antonio J. Bucich: “que el extremismo por aquellos tiempos estaba encarnado en el anarquismo y también le atribuye parte al socialismo”.
Observe el lector que en este y cualquier relato, hay que tratar de comprender las situaciones en el contexto histórico en el cual se desarrollan. Agregando que es muy difícil que lo narrado, no pueda verse influido por las creencias ideológicas o prejuicios de su intérprete. Por tanto cuando leemos algo sería bueno y útil preguntarnos:
¿Desde qué lugar y en qué momento se ubica el escritor para interpretar lo que narra, según él: la realidad? ¿Y SI ES SU REALIDAD?. . .

Continuará. . .

 

Nota Periódico Conexión 2000

*Escritora/ Periodista. Directora Periódico Conexión 2000 Arte y Cultura.
Conductora y Productora Conexión en el aire, 15 comunas, 1 ciudad. FM 90.7 Flores

Comentarios

comentarios

Visite también

FÚTBOL, ESE JUEGO / Apuntes materos sobre Rubén Dri y Néstor Basile

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Despertar lento y sin embargo claro a la hora de ...