BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , julio 21 2019
Inicio / Política / Entrevista a Roberto Perdía: «Sueños en la memoria, desafíos en el futuro»

Entrevista a Roberto Perdía: «Sueños en la memoria, desafíos en el futuro»

El 7 de septiembre de 1970 en William Morris fueron muertos en un enfrentamiento Fernando Abal Medina y Carlos Gustavo Ramus, dos de los fundadores de la organización Montoneros. En homenaje a dos de sus líderes y fundadores, el 7 de septiembre fue establecido el Día del militante Montonero.

Para charlar sobre el devenir de la histórica organización, Gabriel Fernández entrevistó en La Señal a quien fuera jefe de esa organización, Roberto Cirilo Perdía que brindó una mirada sobre la fecha en cuestión: “hay dos miradas para recordar aquellos momentos. Una la distancia entre la vida y la muerte que estaban en el borde mismo. La otra es un sentido histórico de los hechos. Ahora todo toma otro sentido. Hoy hay un sentimiento muy fuerte de nostalgia, alegría y dolor. En cuanto al sentido histórico de los hechos, hay un par de elementos que se dimensionan. Por ejemplo, el choque frontal con el sistema. Un sistema al cual un tal Jorge Bergoglio dice que no da para más. Hoy toman mayor sentido aquellas luchas y lo que se dice de las mismas. Uno puede mirar por televisión esa caravana de pobres caminando hacia un destino sin destino. La palabra del Sumo Pontífice le da sentido a la lucha. Pienso, si nosotros hubiéramos alcanzado esos objetivos, hoy no estaríamos mirando ni comentando hechos como lo hacemos. Seguramente estaríamos diciendo algo distinto a lo que dice el Papa en la actualidad”.

En relación al complejo entramado geopolítico actual, Perdía cree “que no verá los triunfos de la nueva coyuntura, pero en términos históricos, la humanidad no se suicida. Y si no se suicida, será más importante la dignidad que Marcelo Tinelli. Soy optimista. Creo que la continuidad de este camino es la del suicidio colectivo. No lo digo yo, lo dice su Santidad. En esa destrucción, la humanidad tendrá que ponerle freno”.

Uno de los temas mas complejos de tratar es la figura de Juan Domingo Perón. ¿Existe una reevaluación de su figura? Perdía entiende que “con el tiempo se ven los claroscuros. Cuando se toma distancia se ve el panorama. Por un lado los pensamientos de un gigante, como en esa convención mundial de medio ambiente en 1972, cuando advirtió los problemas ambientales que suceden hoy en día. Un Perón gigantesco que supo ver bajo el agua. También está el otro, el condescendiente que dejó usar su figura para servir a otros intereses. El propio Perón que pudo hacer otra cosa en relación con la defensa ante el avance imperialista, cuando destruyó la alianza con parte del ejercito. La distancia permite ver mejor las cosas”.

Otro tema espinoso es el relacionado con los muertos y desaparecidos de los años setenta. ¿Valió la pena todo lo vivido? Perdía fue concluyente: “La mirada tiene que ver con otra cuestión que fueron las tareas pendientes. Que cuarenta años después nos preguntemos por las carencias que no hicimos o no pudimos hacer. Esa es la parte de la mirada que más me importa. Porque estos jóvenes que admiran aspectos de aquellos días, les queda un desafío a futuro. Si se quiere – en mi caso – semiculposo, porque se lo dejamos como carga. Pero así se va haciendo la historia”.

Consultado por Gabriel Fernández sobre la posibilidad de articular al peronismo revolucionario como corriente, Perdía entiende que “estamos con la necesidad de un movimiento que abarque las manifestaciones políticas. En esa rearticulación, el peronismo revolucionario es un sentimiento mayoritariamente del pueblo humilde. A ese peronismo que es el sujeto historio darle un nuevo sentido histórico, y no la mera ocupación de lugares de poder, porque sino el peronismo queda reducido al partido para llegar a los cargos de poder. Imposible pensar la argentina por fuera de este movimiento emancipatorio”.

Finalmente, Perdía evocó a Abal Medina y Ramus: “el recuerdo permanente a Fernando y Gustavo. Yo venia a Buenos Aires y me daba una vuelta para ver en que andaban. Siempre nos reuníamos en Retiro o el quincho que tenía el padre Mugica en Gelly Obes, al compás de nuestra música, con queso y salame, compartiendo nuestros sueños, mas allá de las reuniones formales. Aquellos sueños que quedaron impregnados en la memoria”.

CA/ GF/ RG

Comentarios

comentarios

Visite también

ELECCIONES / Arranca la competencia, se asientan las proyecciones

  Después de una espera que deparó pocas sorpresas, quedaron configuradas las listas que competirán ...