BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , agosto 19 2019
Inicio / Política / ARTEMIO, VERBITSKY, CEOP / Datos y reflexiones sobre la elección que llega

ARTEMIO, VERBITSKY, CEOP / Datos y reflexiones sobre la elección que llega

Por LA SEÑAL MEDIOS

 

Frente a las acciones comunicacionales del oficialismo y sus medios, vale considerar algunas reflexiones asentadas en datos emitidas en las horas recientes. Se trata de las miradas del analista Artemio López, del periodista Horacio Verbitsky y del Centro de Estudios de Opinión Pública. Los lectores observarán consideraciones confluyentes y algunos apuntes diferenciados.

ARTEMIO LÓPEZ señaló en Patria Grande, por Radio Gráfica, que “La polarización se dará porque no podés cambiar una tendencia histórica. Cada vez que emerge un proyecto popular, el mismo toma densidad. Hoy, lo novedoso es la presencia de un espacio popular democrático, por ende, las terceras alternativas irán colapsando en la elección de primera vuelta”.

Para el consultor, la moneda está en el aire y la población elegirá dos opciones explícitas: “Después de las PASO se consolida más la tensión del proyecto de polarización por eso será importante ver como se estructura la nueva elección. Hay dos modelos con fuerte clivaje social sin pronostico serio porque es indefinible el resultado de la elección”

Artemio subrayó la carencia de comunicadores con anclaje popular que tiene el oficialismo: “Lo único potente que tenían era Jorge Lanata. Buena parte del triunfo de 2015 se lo debieron a él. Hoy no tiene efecto de audiencia. Era el único que llegaba sectores populares. Pero la realidad es que los periodistas no cambian la intención de voto».

Por su parte en su reciente editorial de El Cohete a la Luna, HORACIO VERBITSKY precisó que “Las distintas encuestas miden una diferencia en las PASO que va de 4 a 13 puntos en favor de Fernández. El objetivo oficial es achicar ese margen todo lo posible, pensando antes en los bancos y los fondos internacionales de inversión que en el electorado. A través de los medios más amistosos, el gobierno ha instalado la idea de que una derrota por hasta 6 puntos en agosto puede achicarse en octubre y permite ilusionarse con llegar al balotaje el 24 de noviembre. Así ocurrió en 2015: Macri perdió por 8 puntos en las PASO, casi por 3 en octubre, y venció en la segunda vuelta de noviembre por 2,68%”.

El periodista añadió que “Pero estas mismas cifras miden la dificultad del emprendimiento: basta con que 1,35% de quienes entonces prefirieron la promesa de un cambio castiguen su incumplimiento (o las consecuencias de su aplicación) para que Macri viaje a Roma en procura de una vejez tranquila y Fernández deba hacerse cargo de las consecuencias, que son devastadoras. El balotaje es un juego de suma cero: lo que uno gana lo pierde su contrincante”.

Luego Verbitsky aclaró que “En 2019 hay otra diferencia fundamental: lo que ocurra en el mercado de cambios ahora afecta a Macrì, no a su rival. La fuga (y los remedios para controlarla) estuvieron entre las causas de la derrota de Daniel Scioli en 2015. Fernández no carga con ese lastre.

“Hay además un factor aún más importante que la diferencia: es la proximidad del vencedor al 45%, que le permitiría ser electo en la primera vuelta, sin los riesgos de la coalición adversa en el balotaje”. Y puso de relieve el porqué: “El intrincado sistema electoral vigente contempla un cambio de metodología entre las PASO y la primera vuelta. En las PASO el porcentaje se cuenta sobre el total de los votos emitidos, pero en octubre antes de calcular el porcentaje se descartan los votos nulos y en blanco. Como los votos válidos son menos que el total de los emitidos, el mismo número de votos da un porcentaje mayor. Un 42 o 43% en las PASO puede sobrepasar el 45% en la primera vuelta”.

Otro de los sondeos plantea un escenario de interés. Según un estudio realizado por el CENTRO DE ESTUDIOS DE OPINIÓN PÚBLICA (CEOP) el Frente de Todos ganaría en primera vuelta con el 43,7% de los votos frente al 32,3% de Juntos por el Cambio.

Los datos surgidos de mil 500 personas consultadas, dicen que la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández aventaja por 11,5% al binomio Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto. El 47% de los consultados dice que nunca votaría a Los Fernández, pero el 52% asegura también que no lo haría de ninguna forma por Macri-Pichetto.

En tanto, y aquí un dato central, la franja de los «seguro los votaría» favorece ampliamente a la dupla del PJ: un 42,1 por ciento asevera que no dudaría en poner la boleta encabezada por Alberto, mientras que sólo el 29,1 haría lo propio con la liderada por el ingeniero del Cardenal Newman.

CEOP señala además que el Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad aparece con algo más del 2 por ciento, lo cual por ahora diría que el logro de la unidad de casi todos los partidos del sector no potenciaría la fórmula, pero la carrera recién empieza y es relevante el hecho de que en 2015, sin una unidad tan fuerte, el FIT consiguió el 3,3% de los sufragios.

Hoy por hoy el Frente de Todos, con estos guarismos, se quedaría con la primera vuelta. Para que eso suceda el vencedor necesita sumar el 45 por ciento de los votos o bien llegar al 40% y tener sobre el segundo una diferencia del 10% o más.

Si la intención de voto hacia Macri ha caído, ¿dónde se dirigen esos electores? El escogido por los radicales disidentes es Roberto Lavagna: la fórmula del ex ministro de Economía junto al salteño Juan Manuel Urtubey llega al 9,3% de los votos. En tanto, el ultraconservador Frente Despertar de José Luis Espert araña el 3,9%.

 

GF / RG / ECL / IN / LSM

 

Comentarios

comentarios

Visite también

POST PASO / Aprovechar la potencia para frenar el saqueo agudo en los dos meses finales y construir una salida

  Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   El peronismo arrasó, con algunas sorpresas incluidas. Mientras varias ...