BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , julio 23 2019
Inicio / Política / SINCERAMENTE / A partir de un libro

SINCERAMENTE / A partir de un libro

Por HÉCTOR AMICHETTI *

En agosto del año pasado, el diario Clarín publicó una nota sobre la venta de libros en Argentina en la que incluía datos aportados por una editorial transnacional.

Allí decía que el común de los libros vende de 1500 ejemplares para abajo, que un autor literario de nombre conocido puede vender entre 15 y 30 mil libros, un libro bien comercial puede alcanzar los 50.000 ejemplares de venta y aquellos que excepcionalmente llaman «tanque», pueden llegar a vender unos 80.000 ejemplares.

¿Como debería denominarse a un libro que supera los 300 mil ejemplares vendidos en menos de un mes?.

«Supertanque».

Le guste o no a los opinadores del más variado pelaje, es un dato objetivo de la realidad que el texto escrito por Cristina interesa al público argentino en este momento más que ningún otro texto.

Además, cabe agregar que este fenómeno que motiva a la lectura se da en un momento de crisis de la industria gráfica editorial.

Siendo Cristina Presidenta en el año 2014, salieron de los talleres gráficos 129 millones de ejemplares en un año, lo que representaba más de 3 libros por habitante.

El año pasado sólo se imprimieron 43 millones de libros, es decir, menos de un libro por habitante.

En cuatro años, muchos ciudadanos y ciudadanas de nuestro país dejaron de comprar libros. El recorte presupuestario condiciona el deseo de abordar nuevas lecturas. Salvo que aparezca un libro de excepcional interés.

LA FERIA DEL LIBRO MAS POPULAR

Nunca antes había visto tanta gente entusiastamente reunida por la presentación de un libro en la Rural. Fue el jueves 9 de mayo y en el lugar había miles de argentinos y argentinas.

Cristina habló, como corresponde, de su atractiva obra relacionada con la interesante experiencia personal de quien fuera electa en dos oportunidades Presidenta de la Nación Argentina por el voto mayoritario del pueblo, proyectando al mismo tiempo en su alocución, sus ideas hacia la realidad política actual.

Tan sorprendente como la masiva concurrencia al evento fue la reacción a partir del día siguiente de cierto periodismo intolerante y notablemente nervioso, intentando convencer que el mensaje de Cristina en la Rural no es lo que Cristina efectivamente piensa.

Es decir, estos hombres y mujeres de la «gran» prensa, pretenden convencer a sus lectores, oyentes y televidentes, que Cristina no piensa realmente lo que dice, sino lo que ellos dicen que piensa.

LO QUE CRISTINA PIENSA…

Cristina es peronista y es por eso que ineludiblemente debe mencionar a Perón y referirse al único proceso histórico que en nuestra Patria defendió la grandeza nacional y alcanzó la felicidad del pueblo.

Las políticas peronistas aplicadas durante su gobierno, en un contexto muy distinto al de las tres presidencias de Perón, reafirmaron una línea en la misma dirección: desendeudamiento externo, rol activo del Estado en la política económica y social, renacionalización de empresas estratégicas privatizadas y desarrollo del mercado interno fortaleciendo el poder adquisitivo de los salarios y generando empleo.

Precisamente, con respecto a éste último aspecto, se refirió en particular a la necesidad de establecer un «Contrato Social» entre todos los sectores nacionales, muy diferente a un «Pacto Social» entre partidos políticos.

Acuerdo Social para recuperar el mercado interno defendiendo la producción y el trabajo nacional, principio básico del pensamiento peronista, es decir, el pensamiento de Cristina, una militante esencial del peronismo en las actuales circunstancias.

Construir un gran Frente Nacional y Patriótico para recuperar el gobierno en las elecciones de octubre y trabajar desde ahora en un plan que permita unir voluntades para la primera misión que deberemos afrontar a partir del 11 de diciembre de 2019.

Ese es el desafío urgente de la hora.

Será la impostergable decisión número uno del nuevo gobierno popular recuperar el poder adquisitivo de los salarios por encima de la inflación, aumentar los haberes jubilatorios y las asignaciones familiares y sociales para incrementar la capacidad de consumo del pueblo argentino.

Para quienes se preguntan: ¿Cómo harán las empresas para aumentar los salarios de los trabajadores?, pues el contrato social establece que el sector financiero, es decir la banca nacional y extranjera, deberá otorgar créditos a todas las pymes que lo requieran para volver a mover la rueda de la producción.

Los diarios del día de ayer informan, en base a estadísticas oficiales, que los primeros 10 bancos del país ganaron 15.778,9 millones de pesos en febrero de 2019, un 40,7% por encima de las ganancias de diciembre de 2018; 241,4% más que en 2017 y 411,5% más que en el año 2016.

¡Se acabó la bicicleta financiera!

Créditos para reactivar la producción y tarifas de energía razonables en pos de ese objetivo y no de incrementar los beneficios de las multinacionales del sector.

RESPETUOSAMENTE AGREGO…

¡Bien por la propuesta del «Contrato Social»!, sólo agrego que el pilar donde se asienten los acuerdos, más que los «ciudadanos responsables», deben ser las organizaciones libres del pueblo y fundamentalmente las organizaciones de los trabajadores y trabajadoras ocupados y desocupados.

Bienvenido el compromiso de las instituciones de la pequeña y mediana empresa si las anima la conducta histórica de Gelbard y un profundo sentimiento por la construcción de una Comunidad Organizada y Liberada que destierre definitivamente todo tipo de privilegios y egoísmos sectarios o individualistas.

Compañeros y Compañeras, Sinceramente es lo que pienso.

 

* Secretario General Federación Gráfica Bonaerense / CFT / FSMN / CGT

Comentarios

comentarios

Visite también

ELECCIONES / De la democracia de partidos a la democracia del pueblo

Por HÉCTOR AMICHETTI *   «El pueblo no delibera ni gobierna si no por medio ...