BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , junio 17 2019
Inicio / Cultura Y Espectáculos / VIVIENDO EN OTRO MUNDO / el Imaginario de Mark Hollis en Seis Episodios

VIVIENDO EN OTRO MUNDO / el Imaginario de Mark Hollis en Seis Episodios

Por FERNANDO INFANTE LIMA *

 

A la memoria de Mark Hollis (1955-2019)

 

Una voz dulce, es almíbar, teñido en su levedad por una nota de limón. Una voz en su emoción, en la queja sorda que se detiene en la decepción antes que en el dolor. En la decepción hay lugar para la esperanza.

Una voz que se enciende en euforia y vuelve a su estado natural, al paso lento pero firme, que acompaña la llegada de los primeros vientos fríos, que se envuelve en el remolino de hojas secas, que se ahoga en la belleza de la evocación, en una melancolía que descansa en la conciencia del deber cumplido, un deber que es elección, no imposición, un deber que se funde en lo que pudo haber sido, en lo que finalmente fue y en lo que será.

1- La Fiesta Terminó

La foto es la transparencia, el trasluz, el desorden, los vestigios de una fiesta que eclosiono horas antes, los restos empapados en imágenes imprecisas y la primera instantánea de un panorama en la soledad.

El primer punto de encuentro de Mark Hollis, la carta de presentación en sociedad, el primer acto de un joven que intenta ordenar ideas, pensamientos, sensaciones. La vitalidad, el deseo, el desenfreno, la incomprensión, el desengaño, el ideario del «nuevo romanticismo» que mueve la máxima que hay que sufrir para poder amar. La idea de la pureza como principio y fundamento, una meta que es convicción aun cuando la intuición asoma la idea de que no entra en el capítulo de lo posible.

El saldo de este primer episodio es imperfecto, se percibe el embrión de lo que vendrá oculto en las imposiciones estéticas, en la «nueva ola» que domina los pasos inseguros.

Un grito de inconformismo como declaración de principios («Talk Talk») y el lamento de un juego de final incierto («Have You Heard the News»), emergen como las paginas urgentes de este primer volumen: «The Party is Over».

2- Es Mi Vida

El cambio de estado se percibe desde la primer nota. La piel pierde sus escamas y cobra nuevo aliento, las alas se extienden en posición de vuelo, el viaje es en base a una cartografía en estudio, una cartografía que destila huellas propias, huellas que insinúan un nuevo camino.

La conciencia, es ahora, el alma guía. La mirada es aguda, reflexiva, abarcativa, es el nuevo filtro que rueda sobre las ideas y exposiciones, es el condicionante necesario que crea una tensión constante que se debate entre lo que es y lo que debe ser. Las palabras vida, libertad y vergüenza sobrevuelan las letras una y otra vez, hasta adquirir nuevas significancias. El «cambio» es el espíritu, el combustible; la necesidad que en su urgencia deja frases tan abiertas como sugerentes: «si pudiera comprar mi razonamiento, pagaría por perderlo».

La apuesta a una nueva paleta de sonidos, sin esconder los que vistieron a sus composiciones anteriores, es una elaboración que sostiene el cambio como estrategia y la conciencia, omnipresente, como instancia final.

«Such a Shame», «Does Caroline Knows»,»Tomorow Started» y el mega hit, que bautiza el álbum y alcanzo la estatura de clásico «It’s My Life», se suman a la agenda.

3- El Color de la Primavera

El Color de la Primavera es una celebración, una colección de instantáneas plenas de luz, un juego abierto a creer que todo es posible. Una oda al optimismo envuelta en una convicción irresistible, en donde la decepción pierde terreno por primera vez.

Los picos de euforia se encienden, se elevan y caen en un remolino anunciado, víctimas de un vértigo que escapa a su comprensión. Los resabios de vergüenza, las conductas esquivas y maliciosas de la sociedad, la mezquindad como forma de entender la vida, se cuelan y salpican la emoción plena, legitima, que desde la imaginación se impone como un deseo.

Los paisajes de color, la interpretación a flor de piel, la armonía de la naturaleza, el sentimiento que todo está en su debido lugar, dominan la escena, aun a cuenta del escape de una intervención bucólica, de una lágrima de nostalgia. La plenitud se expresa en una frase: «la vida es lo que haces, celébralo».

La evolución se percibe nítida en el plano musical, experimentando distintas texturas, cambios tímbricos y armónicos en la presencia de un coro.

«Life is What You Make It», «Time is Time», I Don’t Believe in You» y «Living in Another World» se imponen en una selección sin debilidades, que hacen de «Colour of the Spring» una grabación de audición obligada.

4- El Espíritu del Edén

La primera impresión es cubierta por un filtro de introspección, la expectativa está en descubrir el próximo movimiento, si hay un espectro sombrío escondido en el ruido blanco. La pureza es la meta, el fin, el sonido orgánico que emerge es la respuesta a todos los interrogantes. La sensación de estar flotando, de haber alcanzado el fin del sinuoso camino, se refleja en la plenitud, en la paz que brota en cada nota, en la embriagante condición que muta en certeza, la certeza de haber alcanzado el estado de gracia.

La tensión persiste en un dialogo violento, en un ida vuelta que desnuda las imperfecciones y debilidades del ser humano, en la amenaza de destruir el edén.

Mark Hollis concibe en esta nueva etapa, que Talk Talk, su vehículo de expresión, se transforme en un ensamble abierto, en el que participan un inexacto número de músicos, con una instrumentación que une las expresiones más variadas, transversales a los géneros más diversos, desde el avant garde al jazz, haciendo una parada en la estación del blues de los años cincuenta, en una construcción que ganaría el nombre de «post-rock».

«The Rainbow», «Eden»,»I Believe in You» y «Desire» desbordan magia en un disco que ha ganado la categoría de culto: «Spirit of Eden»

5- El Hazmerreír

El momento único e irrepetible, es el único válido en la creación. La imperfección es pureza y la corrección un ataque a la honestidad. El buen orfebre sabe moldear, unir las partes, integrar esos momentos de inspiración, en favor de una unidad superior, en hacer nacer de esa unidad una nueva identidad.

Las palabras germinan en la emoción de ese instante, en alegorías bíblicas y disquisiciones de orden moral, en la esperanza de alcanzar la bendición anhelada.

El Hazmerreír es en esencia una plegaria, compleja, intrincada, armada en paciencia, una intervención que busca elevarse espiritualmente.

El concepto de grabación va en sintonía con la metodología empleada en la experiencia anterior, un sinfín de tomas regidas en improvisación y la selección de las partes esenciales que nutren a la composición final. El criterio sigue abierto a la experimentación y escapa a la imposición de cualquier etiqueta.

«Ascension Day», «New Grass», y «After the Flood» son las piezas clave de «Laughing Stock».

6- Mark Hollis

El nombre propio, es una huella tangible, indeleble, es el amparo para sostener un testimonio final, una despedida meditada, cobijada en la certeza de haber secado sus fuentes creativas.

A partir de los múltiples estímulos que un artista puede tener, Mark Hollis, plantea distintos escenarios, no reales, si posibles.

La captura de un momento, breve, circunstancial, fortuito. Una imagen cálida, un instante que en el cotidiano se vuelve intrascendente. El amor, el dolor, los hijos, la muerte, la épica historia de una vida interrumpida antes de hora, entran en el universo elegido, con una escritura abierta y un clima reposado e intimista.

El ascetismo es la impronta que envuelve el sonido, una paleta amplia, plena de cambios tímbricos y un tono minimalista en lo expresivo.

«Watershed», «The Gift»,»The Daily Planet» y «New Jerusalem» son los puntos altos de un álbum que se ha convertido en el testamento de un artista imprescindible: «Mark Hollis».

 

* Ya nada será igual / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

EL VIENTO NOS LLEVARÁ / Un panorama del Cine en Argentina en 2018

Por FERNANDO INFANTE LIMA *   Buenos Aires es una ciudad cinéfila. El gusto por ...