BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , marzo 19 2019
Inicio / Política / FUENTES SEGURAS V / Macri frenó su caída en la tapa del diario La Nación, mientras su imagen se deteriora en el resto del mundo

FUENTES SEGURAS V / Macri frenó su caída en la tapa del diario La Nación, mientras su imagen se deteriora en el resto del mundo

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

 

Interesante semana la que se encuentra en curso. Canaliza situaciones previas con más armonía que lo habitual y al mismo tiempo define rumbos. En su edición de hoy, el mitrismo aclarinado incluye un texto de Joaquín Morales Solá titulado “En su momento más incierto, Macri frenó su caída”. Nos tomamos el atrevimiento de realizar una tenue corrección y proponer “Macri frenó su caída en la tapa del diario La Nación, mientras su imagen se deteriora en el resto del mundo”.

Aunque la tradición indica que al escribir estas líneas estemos acompañados por unos buenos mates, resulta pertinente sincerarse: hay una botella de agua fría, de esas que Villavicencio llama Aventura para cobrarla más, con una tapa compleja cuya derivación es el desenrosque total para   evitar una vertiente sobre el teclado. La idea de sinceridad, aunque hilvana con la transparencia del líquido, está orientada a fundamentar un sentido: creemos que ya está bien de realzar la continuidad del respaldo masivo a un gobierno en evidencia.

El panorama es así. Los recientes incrementos de precios, tarifas y transporte, frutilla en la crema del conjunto del desmembramiento económico nacional, consolidaron la oposición social mayoritaria al accionar económico oficial. Los escándalos que ligan al Poder Judicial con el gobierno y varios empresarios están limando la propaganda honestista, cada vez más forzada por espacios periodísticos de credibilidad en descenso: Los diarios titulan con un tal Manzanares, que sólo ellos conocen, mientras la opinión pública se pregunta de qué carajo están hablando.

GRILLA E INFORMACIÓN RESERVADA. Las opciones de candidaturas que surgen del espacio PJ – UC – FPV (con CFK como candidata o con CFK presente en la campaña) lideran holgadamente las preferencias nacionales. Un eventual agrupamiento del “Camino intermedio” (Urtubey – Pichetto) va dejando de competir con esa instancia y empieza a perfilarse como alternativa para macristas desencantados.  Esa misma franja pretende ser disputada por sectores radicales que, como se evidenció el fin de semana, están analizando desprenderse de la alianza Cambiemos. Lousteau y sus escasos amigos, toman nota.

El PRO más o menos Cambiemos, con Mauricio Macri a la cabeza se desploma sin remedio (salvo, como señalamos, en la portada de La Nación). Hace poco más de un mes se concretó una reunión coordinada por Rogelio Frigerio en la cual María Eugenia Vidal sentó al presidente y le exigió el oro y el moro para anular la propuesta de desdoblamiento electoral. Logró importantes beneficios económicos para acompañarlo en la campaña hacia octubre del año en marcha. Pero en este reducido período, sus asesores observaron que al quedar ligada al presidente, en vez de mejorar su imagen, se deteriora la de ambos.

De allí surge la aventurada versión sobre el “tercer puesto” en disputa. Aunque por el momento resulte hipotético, la contienda está orientada en esta dirección: el primer lugar es para la fuerza opositora neta que configuren PJ – UC – FPV y aliados; el segundo ya lo están disputando la facción liberal del “Camino intermedio” y el macrismo. Sucede que desde aquél 51 por ciento registrado en 2015 hasta el presente, la Operatoria de Negocios que conduce el Estado sólo ha perdido adhesiones: empresarios medianos y pequeños, comerciantes, profesionales y varios laboriosos desorientados huyen despavoridos ante la imposibilidad de hacer frente al plan destructivo.

NADIE ES MACRISTA GRATIS. A diferencia de otras propuestas liberal conservadoras previas, pese a evidentes lazos conceptuales, aquí no hay militancia, ni esperanza. La idea de “tercer gobierno radical” que explotó con astucia Jorge Asís tiene un defecto importante: el liderazgo de Raúl Alfonsín en su momento y la Alianza en otro, aunaron voluntades, movilizaron jóvenes … y decepcionaron. El macrismo, en tanto organización destinada a beneficiar a las empresas ligadas al gabinete, carece de sentido político. La votación que llevó a la presidencia a Macri logró la confluencia del antiperonismo. Ese antiperonismo – anti K sigue existiendo, pero se va fragmentando.

(Una precisión sobre el último párrafo. Por vueltas que se den, el kirchnerismo es considerado por los dos actores principales, la base social popular y la oligarquía, como el peronismo de las primeras décadas del siglo. Si bien no todo el movimiento en sentido genuino se sitúa allí, ignorar esa realidad y efectuar alambicadas interpretaciones  según las cuales el kirchnerismo no es un peronismo, implica reducir el potencial a un segmento conceptual muy estrecho. Y rechazar la intensidad de una determinación popular que se transparenta al observar las adhesiones). Sigamos.

La perspectiva de una elección “reñida” que intentan instalar los medios concentrados no es más que la necesidad empresarial de perfilar una acción fraudulenta en el conteo de votos durante la primera vuelta de octubre. ¿El conteo se hará en Londres? Si el plan económico continúa del modo que lo conocemos, y no existe indicio alguno -en el año del “déficit 0”- que indique lo contrario, el panorama político expuesto tenderá a profundizarse. Algunas maniobras del Poder Judicial y otras de los medios de comunicación concentrados intentarán raspar la dimensión opositora. Las palabras Cristina y corrupción aparecerán continuamente en las tapas. Se atacará al Papa y a los cabezas de listas. Parece poco ante el desplome nacional.

DIVISIÓN DE VOTOS EN LA SOCIEDAD. Vale reiterar la idea para quienes pueden confundirse ante la voz expandida del zonzo promedio: ese espacio persiste y sigue diciendo las mismas tonterías que hace tres años y más. Sólo que las dificultades económicas ostensibles lo están llevando a buscar opciones diferenciadas; su único objetivo es evitar el sufragio por el peronismo con presencia kirchnerista. Pero ya no es Mauricio Macri el que agrupa las voluntades gorilas. Los volúmenes de voto, en trazo grueso, siguen siendo muy semejantes a los conocidos. Lo cierto es que la oposición al programa económico se ha extendido de un modo irrefrenable.

Con este esquema en desarrollo, una indefinición prolongada de Sergio Massa puede recluirlo en su “Camino intermedio”, al cual le aportará unos cuantos puntos que pueden dificultar el éxito opositor en la ronda inicial, pero damnificarán sus aspiraciones de mayor tenor. Así, no resulta improbable que, Alberto Fernández mediante, termine optando por acercarse al conglomerado que lidera la intención de voto. Por lo que nos cuentan, esa decisión no es sencilla para el pariente del volante derecho de Tigre, pues se adentró en vínculos diplomáticos que piden mucho y brindan poco.

Dada la franqueza planteada en el inicio, cabe efectuar una consideración corrosiva. Los cuestionados sindicatos –de hecho, matriz de la posible unidad nacional popular – y las siempre sospechadas organizaciones sociales, se han sostenido en las calles bregando contra el plan económico, con sus locales abiertos y sus delegados en ardua y por momentos ciclópea tarea diaria. La militancia política, pródiga en consignas que ameritan síntesis en “¡hay que luchar!” mantiene cerradas las unidades básicas, salvo excepciones con honra. Si los locales estrictamente políticos no plantan bandera ahora y esperan a irrumpir dos meses antes de las elecciones, su incidencia sobre el entorno será tenue. Y el ñato de la vuelta preguntará “¿ahora abren?”.

LOS AUTORES DEL DELITO. Hace años, tras los atentados a las Torres Gemelas, la inventiva de Crónica sintetizó con títulos catástrofe la aviesa intención del suprapoder norteamericano: “El que tiene turbante, pierde”. Aquella gracia dramática puede parafrasearse hoy de este modo: “El que apoya al gobierno, pierde”. Salvo para Morales Solá, claro. Es que el derrumbe de una economía poderosa como la argentina está generando tanto ruido como aquél recordado ataque.

Hay una diferencia: en nuestro caso, los responsables están claramente identificados.

 

  • Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica

Comentarios

comentarios

Visite también

ELECCIONES / Las urnas, en manos de Macri

Por HORACIO ÇARO *   El trasfondo: un sector del Poder Judicial horadado por los ...