BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
sábado , febrero 16 2019
Inicio / Internacional / ALERTA / ¿Es probable un magnicidio electoral?

ALERTA / ¿Es probable un magnicidio electoral?

Por JORGE RACHID *

El atentado terrorista producido en Colombia, con su trágica secuela de muertes y destrucción, por fuera de la lógica que transita en un proceso de paz ese país, nos hace reflexionar, sobre quienes ganan y pierden con estas acciones. En este caso, es la excusa perfecta de EEUU y sus socios regionales, para avanzar sobre Venezuela, Nicaragua y Cuba, nuevos “ejes del mal” latinoamericanos.

Hace 17 años, un atentado transmitido puntillosamente por televisión al mundo, el de las Torres Gemelas, le permitieron a EEUU iniciar una ofensiva mundial bélica contra el terrorismo, al tiempo que limitaba las libertades individuales en su propio país e inauguraba cárceles clandestinas, secuestrando miles de personas en todas las latitudes, en nombre de “la democracia y la libertad”. Ya lo había hecho EEUU con el hundimiento del Maine para declarar la guerra a España a principios del siglo XX y en el Golfo de Tomkin, en Vietnam para iniciar la invasión, en ambos caso sacrificó soldados propios.

Ese atentado compuesto por 11 pilotos suicidas, nueve árabes sauditas y dos yemenitas, estrellando aviones a la vista del mundo, no fue la causa del derrumbe, sino una implosión, como se fue demostrando. Sin embargo los países invadidos fueron Irak y Afganistán, en función de los intereses petroleros y estratégicos del Imperio. Dos millones de muertos y millones de desplazados es el saldo trágico, además de la destrucción.

En ese derrotero los servicios secretos CIA, Mossad de Israel y M16 inglés, operaron los atentados de “falsa bandera”, así llamados aquellos que convocan los servicios, fanáticos fundamentalistas para producir hechos vertebrales a los intereses del poder. La creación del ISIS para atacar Siria después de asesinar a Kadafy en Libia, con mercenarios lo demuestra. En Francia e Inglaterra se sucedieron atentados, como así también la zaga de genocidios sobre los pueblos palestinos y yemenitas, en manos de Israel y Arabia Saudita, armas de ataque de EEUU en Medio Oriente.

En nuestro país, aliado carnal de esas políticas agresivas y fundamentalistas del Mercado como nuevo Dios, a lo que cueste, ya lo vivimos con el caso Nisman, redivivo ante cada crisis. Un Nisman suicidado, que fue asesinado en múltiples ocasiones, instalado en el espacio simbólico del pueblo como certeza, que en su momento determinó el humor social preelectoral, que le dio el triunfo a este proceso, que ha barrido la institucionalidad en el país, corrompiendo resortes judiciales, silenciando los medios, persiguiendo la oposición.

Los servicios secretos internacionales están operando en la región desde que EEUU ha decidido, que su “patio trasero” debe ser preservado para sus intereses estratégicos, en su lucha contra el mundo Multipolar, intentando expulsar cualquier competidor y domesticar, si es necesario con el escarmiento militar, a cualquier gobierno que no acepte sus directivas.

En este marco, transitando la Argentina un año electoral trascendente, que muchos viven alegremente como un ejercicio democrático, como si fuera una fiesta de cumpleaños, no valoran que enfrente existe un enemigo poderoso, inescrupuloso, que no duda en sacrificar vidas, ni generar dolor, que oculto a ojos vista, silenciosamente planifica y ejecuta acciones, que monta sobre acontecimientos o los produce. Así operan los servicios de inteligencia, provocando hechos “parte aguas” socialmente, conmoviendo, apelando a las fibras íntimas de una población desinformada.

Entonces es deber del campo nacional y popular alertar sobre esta circunstancia que está sucediendo a nivel mundial y latinoamericano, podemos esperar un fraude, un atentado o un magnicidio ejecutado por los servicios, en función de volcar elecciones, que no podrían ganar legítimamente, desde la legalidad, las actuales autoridades, verdaderos bufones del rey imperial. Estar alertas y preparados es deber militante y tener información y planificar respuestas es un compromiso de conducción política.

 

  • Médico / Militante histórico del Movimiento Nacional / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

ARGENTINA y BRASIL / El regreso del Congreso de Viena

Por HUGO PRESMAN *   Según el historiador inglés Eric Hobsbawm, el fin de siglo ...