BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
sábado , enero 19 2019
Inicio / Política / INSUSTENTABLE

INSUSTENTABLE

Por ARNALDO BOCCO *

 

El riesgo país tomó fuerza y los observadores descuentan, además de la insolvencia política, un escenario que resulta insustentable. No es la oposición la que levanta las dudas externas, es la suma de errores lo que nos convierte en estos días en el mercado emergente más frágil del mundo. Aquí nuestros datos.

A tres años de la asunción del presidente Mauricio Macri, ya se evidencia el rotundo fracaso del modelo de valorización financiera, con un altísimo endeudamiento externo e interno y una reprimarización de la economía impulsada desde su precario modelo, tal como hoy lo ve un amplio sector de la sociedad. Claro está que la pesada herencia que recibirá el próximo Gobierno será de dimensiones desconocidas en democracia y una verdadera bomba de tiempo en lo que hace a la cuestión de la sustentabilidad de la deuda externa.

Es que el gobierno de Cambiemos no sólo deja al país en una situación frágil e inestable en el cuadro macroeconómico y financiero con niveles inflacionarios por las encima del 48% medido internaual para 2018 sino que deja una economía reprimarizada y en recesión consolidada, un mercado interno destruido y con recesión agravada, una devaluación acumulada del 288% y niveles de pobreza en torno al 33%. Asimismo, lega un país con un nivel de deuda en moneda extranjera que se acerca a lo insostenible y que podría condicionar muy fuertemente el margen de maniobra del gobierno que asumirá en diciembre de 2019 (en particular si se tienen en cuenta las condicionalidades sobre la política económica que impondrá el FMI a partir del acuerdo pactado en junio de este año).

En efecto, según datos de la agencia Bloomberg, Argentina es el país emergente que más deuda pública en moneda extranjera ha emitido desde diciembre de 2015 a la fecha, superando a países como China, Arabia Saudita, República de Corea, Rusia y Turquía. En total, y según datos del ODE, al día de hoy el Tesoro Nacional ha emitido deuda en moneda extranjera por u$s 60.464 millones, a lo que se le adicionan las Letes en dólares por un stock de u$s 13.724 millones y el préstamo stand-by agreement acordado con el FMI por hasta u$s 56.300 millones (de los cuales ya se desembolsaron u$s 28.400 millones). Este proceso de sobreendeudamiento ya se refleja en el empeoramiento de los principales indicadores de sostenibilidad de la deuda: desde octubre de 2015 al segundo trimestre de 2018 el ratio deuda/PIB para la deuda pública total aumentó del 37,6% al 77,4%, y se espera para el IV-18, según estimaciones propias, un ratio del 105,5%; a la vez, el ratio con el Sector Privado ya alcanzó el 35,1%, y la relación en moneda extranjera el 57,8%.

El peso de la deuda se torna aún mayor cuando se tiene en cuenta que los ingresos de divisas por deuda no se han destinado al aumento en las capacidades productivas y de exportación de la economía argentina, ni hacia algún plan concreto de desarrollo industrial de largo plazo, sino que fueron utilizados a los fines de cubrir la fuga de capitales que al día de hoy alcanza los u$s -88.458 millones (considerando atesoramiento, déficit de turismo y giros al exterior) y un déficit comercial acumulado del orden de los u$s -13.401 millones (fuente ICA); estimulados ambos por las políticas indiscriminada de apertura comercial y financiera seguida por Cambiemos.

En este contexto, con semejantes niveles de deuda heredada y con un nivel de riesgo país por encima de los 780 p.b., existe una fuerte incertidumbre en torno a cómo logrará financiarse el próximo Gobierno. En efecto, si bien el préstamo stand-by con el FMI ha garantizado el repago de la deuda en moneda extranjera y otras necesidades de divisas hasta diciembre de 2019, se desconocen las posibilidades que tendrá el próximo gobierno para conseguir el financiamiento necesario que permita el roll-over de los vencimientos de deuda soberana que se aproximan.

Ha de tenerse en cuenta que en los años 2020 y 2021 el país recibirá desembolsos del FMI por u$s 3.875 millones y u$s 1.937 millones, tan sólo un 6,9% y 3,4% de los desembolsos totales, respectivamente, mientras que deberá afrontar vencimientos de deuda totales en moneda extranjera por u$s 25.719 millones en 2020 y u$s 35.179 millones en 2021. Algo similar ocurre en los años 2022 y 2023 donde no sólo no se recibirán divisas aportadas por parte del FMI, sino que además en dichos años recaerán los mayores vencimientos de deuda en moneda extranjera para el período completo 2020-2023: u$s 57.197 millones en 2022 y por u$s 49.892 millones en 2023.

Así de vulnerable será la economía argentina que heredará el próximo Gobierno. Sin un giro de 180 grados en el rumbo económico y una reestructuración de la deuda externa, es sólo cuestión de tiempo antes de que se avecine una nueva crisis económico-social de una magnitud como la de 2001.

 

*Director Departamento Economía y del Observatorio de la Deuda Externa UMET, Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo. Fue director del Banco Central de la República Argentina, presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior y director del Banco Ciudad de Buenos Aires.

 

Comentarios

comentarios

Visite también

CFK / Timerman: argentino, peronista y judío

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner realzó a su ex canciller, Héctor Timerman, fallecido ...