BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Política / ZAPATILLAS / La maduración deriva en la unidad

ZAPATILLAS / La maduración deriva en la unidad

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

 

Si se observa con detenimiento, la acción llevada adelante desde el Frente Patria Grande que tanta polvareda ha levantado, contribuye a la ampliación del espacio nacional popular sobre zonas corcoveantes.

Estoy gratamente impactado por la versatilidad en la construcción evidenciada por Cristina Fernández de Kirchner en este tramo: hacia el movimiento obrero al formar las listas de mitad de mandato, hacia el espacio social ahora.

Es ostensible que parte de un piso alto que se ha mostrado impermeable a las campañas mediáticas y por eso tiene desde donde asentar otras variantes. Las críticas a estas novedades provienen de quienes quieren ser pocos pero pocos.

Resulta lógico que si se intenta captar respaldos vacilantes el impulsor tome distancia de situaciones ríspidas: si va a integrar necesita señalar lo que ese espacio anhela escuchar, para contribuir a una política nacional popular en el trazo grueso.

El accionar de CFK está ligado, a mi entender (este parrafo no es información, es reflexión, aviso) al del referente tercerista interenacional por excelencia. Ahí está la clave de un probable desarrollo del movimiento.

La valía de esa versatilidad se comprueba en las condenas de los medios concentrados: por un lado cuestionan a Juan Grabois por los cortes y protestas, por otro sugieren sin fuentes su “pelea” con Cristina, y dan rienda suelta al consabido “cualquier cosa” cuando se refieren a la marca de las zapatillas.

Al igual que a Hugo Moyano, no saben por donde pegarle, pues si le pegan por izquierda lo realzan y si le pegan por derecha el público de Clarín – La Nación se pregunta ¿porqué lo critican?

El kirchnerismo ¿confía o no en la conducción de su proncipal referente nacional? Después de tanta insistencia en esa dirección, sería bueno que los difusores tomen su propia palabra y la desplieguen. Los procesos de maduración, en política, se perciben intensamente.

CFK, que ha sido gran estadista, se va desplegando como una articuladora política de fuste. Un peronista no debería ignorar esas señales. Lo que estamos observando conduce a la masividad. La masividad, orienta hacia la victoria.

 

PARA LECTORES / HISTORIA DE UNA NOTA. Dicen que la elaboración periodística posmoderna se asienta en la transparencia de un texto; es decir, en abrir la posibilidad al lector de observar las vigas interiores que resultaron necesarias para su elaboración. De ser así, bien por la idea (en ciertas circunstancias), aunque la totalidad del planteo que ofrece el francés en cuestión resulte equívoco: es más grato preparar unos mates y reflexionar en interiores durante un día gris que andar deambulando por un no lugar. Un shopping, por caso. Vieron; de todo sale algo.

Vamos al asunto, porque en este caso vale. El artículo, corto, sencillo y con entramado interior complejo titulado ZAPATILLAS, estalló adentro cuando recibí la más reciente operación en derredor de la figura de Juan Grabois. Fue así. Toda la semana fui bombardeado, como tantos otros colegas, con versiones variadas sobre el dirigente social ligado al Papa. Espacios gremiales, políticos, tras el lanzamiento de Patria Grande, deslizaban en mensajes, wassaps, charlas irregulares, “informaciones” que ponían en duda sus intenciones.

Pero el borde, la gota que rebasó, la iluminación súbita zen, llegó cuando recibí un mensaje explícito, dirigido personalmente, en el cual un colega muy permeable al sionismo, me advertía que Grabois era servicio. Ahí empecé a recorrer los pasos recientes de Cristina; los lectores recordarán que indiqué el desarrollo de gestiones avanzadas sobre un trípode De la Sota, Solá, Magario, confirmadas tras la muerte (me cache en dié, reitero) del elegante cordobés. Evoqué la importancia que los sindicalistas más perspicaces atribuyeron a las designaciones cegetistas y ceteístas en las listas del comicio anterior, y repasé el decir de Bergoglio.

No estoy revelando fuente alguna: el colega permeable no es el que piensan, connotado, sino alguien con el que no tienen contacto los amigos de estas páginas. Así que atenti con barajar nombres porque acá el eje es el concepto. Mate en mano, con intenciones jauretcheanas, surgió la pregunta ¿y por qué le pegan tanto a Grabois? Utilizando una frase nefanda dije mentalmente “¡Algo (bueno) habrá hecho!”. En el medio, a modo de imagen difuminada que se desplaza, surgieron las fotos de Hugo Moyano, Pignanelli y Vanesa con CFK y la del arzobispo conteniendo los anchos hombros del camionero, en Luján.

Más en privado recordé que el compromiso que asume quien cuestiona es la admisión posterior de una eventual corrección efectuada por el criticado. Es decir: si escribí FPV POLÉMICA / El gran río, los brazos, el delta, no podía dejar pasar estos indicadores, muy del 2018, como si no hubieran ocurrido y como si aquél garrotazo analítico sirviera para siempre. Somos funcionales si tenemos eje y lugar de mirador. Y un apunte final para los colegas del campo nacional: no tiene sentido emperrarse en una posición por haber concretado un escrito más o menos interesante. Nada es para siempre. No somos académicos, somos periodistas (aunque si fuéramos académicos, pensaríamos parecido).

 

  • Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica

Comentarios

comentarios

Visite también

FUTURO CERCANO / ¿Qué pasará con la Argentina después de la reunión del G20?

Por JULIO FERNÁNDEZ BARAIBAR * El viernes pasado -2 de noviembre, Día de los Muertos-, ...