BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , octubre 22 2018
Inicio / Política / PARO GENERAL / El desafío de la política

PARO GENERAL / El desafío de la política

Por LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM *

 

Un nuevo paro general asoló la raleada expectativa que Mauricio Macri puso sobre la mesa desde New York. Con definiciones rumbeadas, disímiles pero claras, las representaciones del movimiento de trabajadores elevan la vara sobre sus compañeros y no le quitan el cuchillo de la panza al espectro político.

Lo que parecía un paro lejano en su anuncio, llegó y no en mal momento. La necesaria continuidad en un plan de lucha coordinado crece en adhesiones, y el flamante Frente Sindical para el Modelo Nacional tiene por primera vez la capacidad de motorizarlo unilateralmente sin “cortarse solo” sino aprovechando su capacidad, tanto de movilización como de conducción de un espectro político sindical enorme. La militancia de la CTA de los Trabajadores, central en el período de resistencia abierto desde 2015 y la creciente organización y cualificación de los movimientos populares, encontraron finalmente aquel espacio que provee tanto de asidero como de visibilización.

Esto no resta mérito a la decisión política temprana de la Economía Popular de combatir a este modelo ni a la presión firme de la CTA en apretar sobre el funcionariado macrista incluso al ser tildada de “voluntarista”. Realza esas experiencias y las enlaza con las que faltaban.

La constancia orgánica de la Corriente Federal aún siendo un grupo minoritario dentro de la CGT, encauzó la voracidad de las internas de la central hacia una disputa que no sólo va a ser concluida con la elección de un secretario general de una CGT unificada (logro que parecía imposible) sino que además se jugará con cartas más combativas que colaboracionistas, aunque las últimas nunca falten.

Por lo anterior y lamentablemente, en el campo nacional, el bastón de mariscal es monopolio del sujeto revolucionario que, en lugar de intentar ser comprendido, intentó ser reemplazado: la columna vertebral, los y las trabajadoras. Las más grandes movilizaciones, las medidas de fuerza, las declaraciones contra los funcionarios, el proyecto de país alternativo, e incluso los proyectos de ley presentados por la oposición, son potestad y creación de las organizaciones gremiales. La jornada de debate del presupuesto 2019 tiene cara de Reforma Previsional, donde el pueblo se movilizó no uno, sino dos días azotado por la represión policial, sólo para que los parlamentarios lanzaran gestos de horror impotente y desorganizado. ¿Por qué “lamentablemente” entonces? Pues, como lo hemos dicho varias veces, no alcanza.

La política tiene más en el debe que en el haber si hablamos de representación y organización popular. La mezquindad que no sólo han asumido sino también difundido entre sus organizaciones y seguidores de twitter muchos de los y las referentes del peronismo, y –ni que hablar– del progresismo, no limita el accionar sindical, pero si reduce su potencial legitimación por parte de los sectores que todavía no se dieron cuenta que están siendo afectados.

El paro general de este 25 de septiembre ha sido contundente. Casi un 100% de adhesión habla de la unidad en acción y de la capacidad de articulación que –cuando quiere– puede aportar el movimiento obrero. No determinante pero sí gravitante, será la definición de Juan Carlos Schmid en los próximos días. En su persona, la FEMPiNRA y tantas organizaciones de relevancia tienen la oportunidad de desairar orgánicamente a los que caminan últimos para integrar a los últimos de la fila. Salir para entrar con más fuerza y mayor espalda, quizás desprolijo pero en algún momento efectivo.

En paralelo, la construcción tripartita que involucraba a Cristina Fernández de Kirchner, Verónica Magario y el finado José Manuel de la Sota, ha perdido un valuarte, que ha sido reemplazado… por lo que había. Sergio Massa recibió en Tigre a los referentes del Frente Sindical. De una reunión de dirigentes que se han cansado de criticar a CFK hace algunos años, paradójicamente se le da un espaldarazo al liderazgo electoral de la ex presidenta.

No le exigimos al pueblo más de lo que ha demostrado que es capaz de dar. Ha conquistado derechos y ha configurado una organización social que permite que la escalada próxima no se inicie ni desde el suelo ni al margen, sino más arriba y en el centro de la escalera, como quería Néstor Kirchner.

 

  • Desde el Barrio / Sindical Federal / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

MACRI / Está todo a la luz

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   La existencia de paraísos fiscales es un dato de la ...