BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , diciembre 17 2018
Inicio / Política / TECHINT Y VARIOS MÁS / Un quiebre conceptual para avanzar en el Pensamiento Nacional

TECHINT Y VARIOS MÁS / Un quiebre conceptual para avanzar en el Pensamiento Nacional

 
Por GABRIEL FERNÁNDEZ *
 
Aunque transitaremos sobre un eje asentado en la visión propia, en esta nota vamos a recurrir a varios colegas que metieron el dedo en una llaga de gran proyección. El resultado conjunto ayuda a entender mejor algunos asuntos estructurales que se barren bajo la alfombra o quedan al costado cuando la actualidad arrasadora devasta el día a día. Nos zambullimos así, en un océano hondo y poco explorado: el pájaro de la locura en el cerebro empresarial. En estas líneas, además, se evidencian los grandes desafíos a futuro si las cosas salen bien y alguna variante del movimiento nacional y popular retoma el control del Estado.
 
EL TRASFONDO DE LOS CUADERNOS
En principio, Jorge Asís –desde América TV– dio a entender, con el cuidado necesario para evitar acusaciones, que no hay país en el mundo que haya logrado evitar algún tipo de irregularidad en las concesiones de obras públicas. Que todo este jaleo se articula sobre lo conocido por cualquier protagonista político o empresarial y que la única novedad es su salida a la luz.
 
Entre sonrisas cómplices y medias palabras, el autor de Diario de la Argentina, sugirió que la presunción del gobierno kirchnerista como especialmente corrupto porque un puñado de funcionarios incurrieran en senderos habituales en el rubro constructor era algo así como un armado destinado a refrendar esa idea fuerza traccionada por Cambiemos desde su más tierna y reciente infancia.
 
Horas después, desde El Cohete a la Luna Horacio Verbitsky apuntó con certeza: “Con Odebrecht mal herida por el Lava Jato, el avance sobre Techint, Roggio, Corporación América, IMPSA, BTU y el propio Grupo Macri despeja el camino para las constructoras estadounidenses en la región, así como antes las leyes contra la corrupción en el extranjero debilitaron a la competencia europea. Como bien decía Macri, la Argentina volvió al mundo. Lo que no previó es qué le esperaba allí”.
 
Con gran caudal informativo el autor de Robo para la corona, referido al período menemista, efectúa un recorrido en el que demuestra el acierto de la promoción radial del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: “En todo estás vos”, pues van apareciendo en el tramado dispuesto por Oscar Centeno –el gran Redactor- figuras directamente relacionadas con el presidente, sus socios y su familia.
 
Al toque nomás, Raul Dellatorre realizó una pregunta esencial desde Página 12: “¿El cartel de empresas de la obra pública decidió quemar las naves e inmolarse en el naufragio?”. Y luego recordó que durante el kirchnerismo “Iecsa obtuvo los contratos por las obras de acueductos en las centrales térmicas Ensenada Barragán y Brigadier López, asociada a Isolux (otra empresa sospechada por estar incluida en las fotocopias de los apuntes del chofer Centeno), la construcción de la Estación transformadora de Esperanza, trabajos en Atucha II, el Gasoducto Regional Centro y las obras del soterramiento de las vías del ferrocarril Sarmiento. En esta última, asociada a Odebrecht y también bajo sospecha de pagos irregulares para su adjudicación”.
 
Por su parte, el siempre profundo Enrique Lacolla subrayó que “El hecho de que la AFI esté detrás del seguimiento y armado de la causa de los cuadernos es inquietante no sólo porque en tal caso el hecho instala prácticas inconstitucionales de espionaje y de vulneración de la privacidad y de los ámbitos partidarios, sino también porque los organismos de inteligencia suramericanos en general, y este en particular, son permeables a la influencia de sus homólogos de Estados Unidos”.
 
La referencia futura nos la brindó Nestor Gorojovsky (Telam, La Señal Medios, Política y Afines) cuando conversamos sobre el asunto. Vale especialmente su consideración: “Al final, sigue siendo cierto lo que aprendió Perón cuando le quiso transferir al empresariado nacional la telefonía que había expropiado: en nuestro país, el papel de esa gran burguesía no puede desempeñarlo nadie más que el Estado con su intervención directa a través de grandes empresas públicas”.
 
Realzó la aseveración con ejemplos contundentes: “Fabricaciones Militares, Gas del Estado, Agua y Energía, AFNE, Flota Fluvial, ELMA, Ferrocarriles Argentinos, YPF, la ya olvidada GeOPé (Grandes Obras Públicas) que era la gran constructora del Ministro Pistarini, FADEA, ENTel, el Correo monopólico (buen antídoto, además, para el uso del correo en el transporte de sustancias prohibidas), y así siguiendo hasta la desolación”.
 
EL COMPLEJO TEMA DE LA CONCIENCIA
En aquella magnífica obra El Uruguay como problema (Geopolítica de la Cuenca del Plata) el oriental argentino Alberto Methol Ferré preveía que “Los partidos de derecha a izquierda, al variar las viejas bases geopolíticas que permitían ignorarlas, se ´geopolitizarán´ , so pena de anacronismo ridículas”. Para pena del pensador, seguramente afincado en el cielo que imaginó, la Argentina y el Brasil están dirigidos por fuerzas políticas que hacen el ridículo en un sentido muy profundo.
 
A lo largo de sus páginas, el texto indicado, como otros del mismo autor, da cuenta del potencial que emergería de la imbricación del Sur continental; en ese hipotético futuro venturoso se incluyen las obras de infraestructura y el vínculo empresarial elaborado con las sólidas bases de mercados tan enormes como integrados, con perspectivas de ganancias significativas y crecientes.
 
El día a día, decíamos, puede arrasar con la conciencia de los mismos protagonistas. El caso de los grandes empresarios de la construcción en nuestro país es una evidencia nítida de un proceso de alienación que resulta natural a los ojos del observador sencillo pero constituye un escándalo si se vuelca el conjunto de los datos disponibles.
 
Recordamos las informaciones que nos hicieron llegar al respecto sobre comienzos del año pasado: -“La caída en la construcción es abrupta y las puteadas puertas adentro en la Cámara Argentina de la Construcción son formidables”. Inmediatamente replicamos: -si estás al frente de algunas de las empresas más grandes y poderosas del país ¿qué es eso de puteadas para adentro? Los directivos deben pedir entrevistas con el ministerio de Economía y plantear con toda claridad sus objeciones. A ello se nos respondió: -“Aunque parezca mentira, tienen miedo. Al ridículo por haber apoyado una candidatura demasiado evidente, pero sobre todo a la presión estatal de la banda de Macri a través de auditorías y carpetas elaboradas para el Poder Judicial”.
 
El antiperonismo crudo de Paolo Rocca no tiene más vínculo con sus negocios que el (difícil de absorber) proceso de azonzamiento cultural de una familia que debe a Juan Perón, Nestor y Cristina Kirchner y hasta Hugo Chávez la lucidez de haber sido tratada como respetable burguesía regional para la concreción de emprendimientos voluminosos. Esta reflexión quiebra una de las premisas admitidas por el Pensamiento Nacional.
 
Hasta el presente, nos hemos movido con la idea de una conciencia relativamente enlazada a la realidad en las dos fajas extremas de la sociedad y una turbia visión del propio lugar afincada en la mitad del espectro, denominado muy genéricamente medio pelo. Es preciso revisar esa idea y seguir evolucionando en el análisis de la situación concreta, en movimiento. Las pistas, de todos modos, están en nuestro interior, pues la experiencia de Arturo Jauretche durante su gestión al frente del Banco Provincia sirve como esbozo.
 
En la narración de su labor, el forjista dejó testimonio de la sorpresa que le causaba dialogar con hombres de industria que anhelaban volcarse hacia alguna variante empresarial rentística en lugar de desplegar lo logrado. Jauretche repasó y señaló que los percibía avergonzados por sus fábricas y que le resultaba perturbador que hasta sus familias utilizaran vehículos y productos importados, desdeñando la marca que evidenciaba una gran creación propia.
 
Hoy, congregando datos sobre el caso en cuestión, nos hallamos con una publicación de Perfil, el cancerbero utilizado por Clarín cuando necesita impactar sin exponerse de modo directo, en la cual se pregunta “Paolo Rocca, ¿el nuevo Odebrecht?”. Causa gracia –dentro del drama nacional- evocar la coincidencia discursiva y publicitaria de los grandes medios antinacionales y las principales empresas del rubro, como Techint, a la hora de colocar los ladrillos y las vigas que contribuyeron a ocultar una realidad ostensible; esa “construcción” derrapó en este presente inicuo y, sobre todo, anti industrial.
 
* Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica

Comentarios

comentarios

Visite también

BARCESAT / Bullrich pasa por encima del Congreso

El abogado constitucionalista Eduardo Barcesat fue consultado en Radio Gráfica acerca de la resolución ministerial ...