BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , septiembre 26 2018
Inicio / Internacional / LOPEZ OBRADOR / Primera entrevista, con algunos indicios

LOPEZ OBRADOR / Primera entrevista, con algunos indicios

Andrés Manuel López Obrador concedió su primera entrevista tras la victoria en la elección presidencial de México. Dijo que procurará una relación de respeto mutuo con Donald Trump porque desea un vínculo de amistad y de cooperación para el desarrollo con Estados Unidos. Añadió que combatirá la corrupción, ratificó su equipo de transición, anticipó que gobernará con humildad y dijo que coordinará en una institución todas las organizaciones de Defensa.

Señaló que establecerá comunicación con el gobierno estadounidense “en su momento” para llegar a un entendimiento, porque está consciente de la necesidad de mantener buenas relaciones con Estados Unidos, país con el que México comparte una frontera de más de 3 mil kilómetros, donde viven más de 12 millones de mexicanos y que representa la principal relación económica y comercial.

Dijo que, si la elección fuera como un partido de béisbol, “fue un buen juego”. Agradeció que la gente le diera su confianza y prometió que estará a la altura de lo que pide el pueblo de México. López Obrador afirmó que está tranquilo a pesar de que México enfrenta grandes y graves problemas, porque tiene la voluntad para enfrentar esos retos.

Sobre la comunicación telefónica con Enrique Peña Nieto, dijo que el presidente fue muy respetuoso, lo felicitó y lo trató como presidente electo. Detalló que el actual mandatario le ofreció apoyo y cooperación para la transición. “Tenemos que actuar en unidad para que esa transición se dé sin sobresaltos, para que haya confianza, que no haya problemas económicos”.

El ganador de la elección presidencial confirmó que se reunirá con EPN el próximo martes en Palacio Nacional y que ya designó a un equipo para la transición, integrado por 7 personas: Carlos Urzúa y Alfonso Romo para los temas económicos y financieros, Marcelo Ebrard y Héctor Vasconcelos para los asuntos internacionales, Olga Sánchez Cordero y Tatiana Clouthier para la política interna, y César Yáñez en temas de comunicación.

Andrés Manuel López Obrador también confirmó que sostuvo conversaciones telefónicas con Ricardo Anaya y con José Antonio Meade. Sobre el panista, dijo que fue muy respetuoso y que lo felicitó por el triunfo. Reveló que buscará a los dos excandidatos “en su momento” para platicar, porque busca la reconciliación y hacer a un lado las diferencias.

“Yo no tengo enemigos, no quiero tenerlos. Tenemos adversarios (…) Afortunadamente no nos ofendimos en la campaña… o no nos ofendimos mucho, no nos pasamos de la raya, esto ayuda a que podamos platicar”.

Consideró que Meade es “bueno, una gente bien intencionada”, pero que no era su tiempo porque se hizo candidato cuando la gente ya deseaba un cambio verdadero. Sobre Anaya, dijo que demostró ser emprendedor y audaz, pero que la gente ha identificado la unión de dos partidos que ya han gobernado y que no hicieron bien las cosas.

López Obrador dijo que se necesita crecimiento económico y acabar con la impunidad y la corrupción. “Vamos a limpiar a México de la corrupción (…) debe haber voluntad política para ese propósito (…) es un régimen presidencialista y depende mucho de la actuación del presidente”. Aunque aclaró que no es un dictador, sino un demócrata, y que respetará los derechos de todos los mexicanos, y el derecho a disentir.

No queremos unanimidad, no queremos un pensamiento único, eso tiene que ver con las dictaduras, con los sistemas políticos autoritarios. Queremos pluralidad, que podamos disentir”, dijo.

Andrés Manuel López Obrador aseveró que tiene ideales y principios: “No es la parafernalia del poder, estoy consciente de mi responsabilidad histórica. Voy a actuar con sencillez, el poder es humildad, el poder solo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás (…) no me voy a marear, yo no voy a levitar. Y a pesar de que tengamos mayoría en el Congreso, no vamos a llevar a cabo ninguna acción contraria al interés general. Voy a ser muy respetuoso del poder legislativo, del poder judicial, de la soberanía de los estados, de la soberanía de los municipios”.

Respecto a las finanzas públicas, dijo que su Gobierno no gastará más de lo que ingrese a la Hacienda pública, que habrá disciplina financiera y administrativa. “No habrá déficit, vamos a ser muy rigurosos y nos va a alcanzar, nos vamos a apretar el cinturón. Estoy dispuesto a dar hasta la camisa para que tengamos recursos y podamos impulsar el desarrollo”, dijo.

López Obrador señaló que está a favor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y adelantó que buscará profesionales para ponerse de acuerdo con quienes ya están negociando ese tratado.

Sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), dijo que tratará ese asunto con Enrique Peña Nieto en su reunión del martes y que nombró a una comisión de cinco especialistas para que decida qué es lo que más conviene, aunque dijo que no quiere usar recursos del presupuesto nacional porque hay otras demandas urgentes que tienen que ver con educación y salud.

Respecto a la situación de la educación pública, AMLO señaló que suspenderá lo que él ha calificado de “mal llamada reforma educativa” porque no significa una mejora en la enseñanza, sino que es una reforma laboral que daña al magisterio. Dijo que se pondrá de acuerdo con padres de familia y maestros para elaborar un plan educativo para mejorar la enseñanza sin afectar al magisterio.

Indagado sobre los funcionarios que conformarán su gabinete, dijo que está muy seguro su nombramiento y refrendó su designación en la Secretaría de Hacienda y en Gobernación, que por primera vez será dirigida por una mujer: Olga Sánchez Cordero.

López Obrador también reiteró que venderá el avión presidencial porque no quiere ofender a los mexicanos usando una aeronave que costó 7 mil 500 millones de pesos. Dijo que algunos helicópteros del Gobierno serán transformados en ambulancias y que estará prohibido que los funcionarios públicos se trasladen en aviones o helicópteros privados.

El próximo presidente de México también declaró que ni su esposa ni sus hijos estarán en el Gobierno. “No va haber nepotismo”, afirmó. Anunció que su esposa no tomará el papel de primera dama, “sin ofender a las señoras que han actuado de esta manera (..) ella no va a hacer de primera dama, ella me va a ayudar como siempre me ha ayudado en asesoría, en lo más personal, en lo más íntimo”.

Respecto a Elba Esther Gordillo dijo que la respeta y que no le gusta hacer leña del árbol caído. Sobre los ex presidentes, dijo que su fuerte no es la venganza y que los respetará siempre, “van a tener garantías para poder estar en el país sin ningún problema, no vamos a perseguir a nadie, no vamos a acosar a nadie, queremos la reconciliación con todos”.

Cuestionado sobre su propuesta de amnistía, López Obrador explicó que platicará con familiares de víctimas de la violencia, representantes de derechos humanos, dirigentes religiosos y especialistas, porque quiere conseguir la paz en el país.

Reiteró que no usará los servicios del Estado Mayor Presidencial y que ese cuerpo de seguridad pasará a formar parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Agregó que los titulares de Sedena y la Secretaría de Marina (Semar) serán nombrados “en su momento”, pero que serán respetados los procedimientos de las dos instituciones y pedirá que le propongan ternas.

Sobre la propuesta de formar una Guardia Nacional, explicó que trabajará de forma coordinada con las corporaciones de seguridad para que haya mejores resultados, porque cada institución actúa por su cuenta. Dijo que buscaría unir a todas las corporaciones.

Finalmente, reconoció a los medios por no formar parte de la guerra sucia en las campañas.

 

  • Despierta con Loret / Televisa

Comentarios

comentarios

Visite también

EE.UU. – IRÁN / Multilateralismo o gendarme global

Por JULIO FERNÁNDEZ BARAIBAR *   Carlos Pérez Llana es uno de esos típicos embajadores ...