BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , agosto 14 2018
Inicio / Política / A CORRER (Nota breve experimental muy subtitulada)

A CORRER (Nota breve experimental muy subtitulada)

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

 

ESTADO. El gobierno desfinanció al Estado nacional. Exculpó por unos 70 mil millones de pesos en impuestos a los exportadores y, al generar inflación mediante el espectacular alza tarifaria, redujo la capacidad de compra de las grandes masas (Impuesto al valor agregado).

INDUSTRIA. Esto derivó en una caída del comercio y la industria. Como a su vez se desarrolló una loca política de apertura, la producción recibió doble embate. Así, desestructuró con energía una economía que, con sus más y sus menos, funcionaba bien.

DERROCHE. Blandiendo el argumento que cautivó a millones de idiotas, hizo hincapié en la herencia, el desastre de las cuentas públicas y el derroche fiscal kirchnerista. Claro que nada de eso es cierto, pero sirve ahora para justificar medidas restrictivas insistiendo en la zoncera del gasto.

DEUDA. Como el gobierno liberal y oligárquico desfinanció al Estado, los funcionarios resolvieron endeudar la nación de modo feroz. La toma de acreencias resultó tan extraordinaria que en dos años mostró su borde y el gabinete Panamá Papers se lanzó a buscar un stand by en el FMI.

MARMOTA. Hay más detalles del naufragio, pero estos datos esenciales son la base del problema. En medio de una situación excepcional y sin salida –liberal- el marmota promedio sigue hablando, efecto arrastre inercial, del derroche que implicó la fiesta nacional y popular.

INTELIGENCIA. Por eso es trascendente situar allí el planteo: aquello no fue derroche, sino utilización genuina e inteligente de los fondos públicos para generar… más fondos públicos. La absorción de la capacidad tributaria del país fue puesta al servicio del pueblo que generaba esos beneficios.

DIOS. Así, los subsidios a los servicios públicos y al transporte configuraban un ingreso indirecto que favorecía la utilización de los salarios en la compra directa. Muchos beneficiarios no se dieron cuenta y quizás pensaron que mes a mes el cielo habitado por un Dios argentino proveía los recursos necesarios.

RECESIÓN. En el punto presente, el único modo de atenuar la inflación es la agudización de la caída del poder de compra popular, lo cual conduce a un enfriamiento económico, otra sequía sin circulante callejero –el verdadero ahorro nacional- lo que a su vez deriva en recesión.

POZO. La Argentina está ingresando en un pozo profundo: la recesión inevitable es promovida por el dream team de CEOs que dirige ese gran fugador, Nicolás Dujovne. Varias medidas geniales han atizado la debacle: interrupción de obras públicas, suba del dólar, admisión de aumentos al combustible.

MEDIOS. No se les ocurrieron cosas mejores porque ya las habían hecho. Los medios que acompañan la destrucción de lo que fuera hasta hace poco un país creciente, insisten en argumentar en derredor de la salud fiscal de la República.

POLÍTICA. Esto nos compete: ha indicado Ricardo Aronskind que “El verso de la reducción del déficit fiscal parece resultar siempre productivo, porque jamás aparece una fuerza política con presencia social que responda con claridad al falaz argumento”.

CORRER. Digámoslo con nitidez: cuando alguien habla de corrupción y de déficit fiscal, es un gran cagador o un fenomenal estúpido. En el futuro cercano muchos trabajadores conscientes se ubicarán en la pole position para perseguir periodistas de los grandes medios; deberán recordar –para no ser injustos- que sus vecinos operaron como difusores de las mentiras y los disparates.

VECINOS. No es posible recurrir a las neblinas del tiempo para evocar, porque todo está tan fresco. Ese ciudadano que cerraba su próspero comercio, subía a su buen vehículo, llegaba a su linda casa, encendía el aire acondicionado, abría una botella de buen vino y decía, con rostro sufriente: en este país no se puede vivir.

QUEJAS. La mediocridad extendida no está fuera del diagnóstico. Si los datos iniciales de este texto resultan precisos, estas observaciones culturales –por llamarlas de algún modo- no son menos importantes. Es que las cosas serán así: los nacionales populares resolveremos este desastre y volveremos a poner el país en pie. Ese ciudadano, después de un tiempo, reiterará sus quejas.

SENSACIONES. Hay que tenerlo presente para saber con qué bueyes lidiamos. Si bien es cierto –lo señalamos sin tapujos- que la política comunicacional previa falló, no hay nada que facilite indultar franjas enteras de la población que habitaron uno de los períodos más prósperos de la historia y creyeron estar sumergidas en una zona inhabitable y oscura.

INFIERNO. Este análisis está lejos de requerir castigo: los dirigentes populares deben contener a todos los votantes y conducir al conjunto. Pero quienes vivimos de nuestra labor diaria, tenemos que saber con mucha claridad qué tipo de sociedad nos rodea y qué podemos esperar de aquellos que tras salir del infierno del 2001, olvidaron el infierno del 2001. Y la economía que lo originó.

GLAMOUR. Esto empezó a terminar. El país es inmanejable para un gobierno de seres despreciables que lucra desde tiempos inmemoriales con la deuda externa, la bicicleta financiera, los subsidios empresariales, la dupla evasión – fuga y la complicidad con el combo finanzas – drogas- armas que hundió una parte del Hemisferio Norte (sin olvidar los talleres clandestinos para no perder glamour).

FIN DE LA NOTA. Veremos cómo transcurren las semanas venideras.

 

• Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

REALIDAD / Precios desbocados

Los precios de los alimentos subieron hasta casi un 88% durante el primer semestre, cuando ...