BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
viernes , mayo 25 2018
Inicio / Internacional / POLÉMICA / Rusia, 1923

POLÉMICA / Rusia, 1923

Presentación de NÉSTOR GOROJOVSKY *

 

[La primera crítica respetable hacia la política de Vladimir Putin al menos desde que éste accedió al poder y salvó a Rusia del desastre yeltsinista. Y en ella, como no podía ser de otro modo, aparecen los nombres de Trotsky y Preobrazhensky, no como demonios ni como santos sino como la referencia a contemplar. El autor considera que las sanciones de Estados Unidos empujan a Rusia a la situación vigente en 1923, que es el año en el que Trotsky, Preobrazhensky y Piatakov daban la lucha por la planificación centralizada de la economía.

No es casualidad. Según Branko Milanovic, Rusia está hoy en el mismo lugar en que estaba a inicios de la década de 1920: empujada hacia el abismo de la autarquía por la presión criminal del imperialismo. En rigor, y lejos de ser un fenómeno ruso, el stalinismo fue el modo en que el imperialismo mostró su rostro en el interior de la Unión Soviética. Stalin y sus crímenes no expresaron a la revolución, sino a sus enemigos. Y todo lo positivo que sí tuvo Stalin, expresó a la revolución y no a sus enemigos.

Milanovic señala que existe la posibilidad de que el nuevo cerco imperialista empuje a Rusia hacia un nuevo stalinismo. Creemos que las cosas se desarrollarán muy de otro modo. Es probable que la China de 2018, consciente de que por sí sola no puede enfrentar al imperialismo en su conjunto, salve a Rusia de su actual situación. Pero la posibilidad está, y Milanovic la señala. Cabe aclarar, desde ahora, que si eso sucede la responsabilidad recae sobre el tío Sam, no sobre el tío Vania.

Milanovic afirma, indirectamente, que la verdadera guerra económica que existe en el mundo moderno es la que libra Washington con Moscú (Putin o no Putin) y que su objetivo es la rendición incondicional de Rusia. Cosa que, si conocemos bien a Rusia, sospechamos que no va a suceder.]

 

Viernes, 13 de abril de 2018
Cuando la autarquía se convierte en la única solución
por Branko Milanovic **

La última, y por lejos la más seria, andanada de sanciones de Estados Unidos contra Rusia ha mostrado dos cosas muy claras, ninguna de las cuales ha recibido mucha publicidad en los comentarios hasta el momento. El primero es el extraordinario poder del estado moderno. El segundo es que cuando los estados poderosos imponen sanciones que limitan el acceso a los mercados, la tecnología y el capital, del sancionado, la única opción que queda es la autarquía.

Discutiré los dos puntos a la vez.

A pesar de todo lo que se habla sobre el decreciente poder del estado y el creciente poder de las grandes corporaciones “desatadas”, lo que las sanciones demuestran es que el estado sigue siendo el actor más poderoso en el capitalismo global contemporáneo. Apple o Amazon no pudieron imponer sanciones y destruir Rusal [complejo productor de aluminio en Rusia que está siendo destrozado por las últimas sanciones estadounidenses]. En realidad, ninguna compañía en el mundo, ni siquiera los principales clientes de Rusal, podría destruirla. Pero un estado sí puede. Putin mostró el poder del estado ruso, en el momento en que parecía débil e insignificante, cuando de la noche a la mañana encarceló a Jodorkovsky, el hombre más rico de Rusia, y lo despojó de Yukos. Trump, o más bien el Tesoro de los EEUU, muestra el poder del estado de Estados Unidos para destruir de la noche a la mañana al mayor productor de aluminio del mundo

La segunda lección es, en gran medida, que Rusia enfrenta la reiteración de los años veinte. Se suele afirmar erróneamente hoy que la URSS naciente eligió una política de autarquía económica. Por el contrario, Rusia gastó toda la década de 1920, tan pronto como terminó el comunismo de guerra y la intervención extranjera, en la búsqueda de capital extranjero con el que reconstruir su industria destruida, y, con una optimista esperanza, ponerse al día con Occidente. Pero ese capital no llegó. Las potencias occidentales se negaron a reconocer al gobierno soviético, y como los soviéticos repudiaban la deuda anterior de la Rusia zarista, su acceso a los mercados de capital se cerró debido a la moratoria de la deuda y por razones ideológicas.

Esto creó la situación en la que el desarrollo soviético tenía que llevarse a cabo exclusivamente a partir de la acumulación interna y la tecnología. Como es bien sabido, Trotsky y Preobrazhensky fueron los primeros en entender lo que esto significaba: la planificación integral de la economía y la extracción del excedente del único segmento de la población que podría generarlo: el campesinado soviético (que esencialmente significaba ucraniano). La industrialización soviética tuvo lugar así en la “sangre y el trabajo” del campesinado ucraniano/soviético. Esta política, que por definición incluía la colectivización, fue la que se llevó a cabo con el primer Plan Quinquenal, de 1928, con la brutalidad característica de Stalin.

Las sanciones actuales, y las que aún puedan aparecer (como por ejemplo en Gazprom), muestran que Rusia está ahora en la misma encrucijada en la que estaba a principios de los años veinte. Su acceso a los mercados, la tecnología y el capital occidentales está prácticamente cortado. Es cierto que hoy en día existen otras fuentes, incluso en China. Pero la amplitud de las sanciones es tal que los actores chinos, si ellos mismos planean hacer negocios o recaudar dinero en los Estados Unidos, también evitarán hacer negocios con entidades rusas. Por lo tanto, la industria rusa crecerá, si puede, usando solo recursos nacionales, que en comparación con los recursos globales, son pequeños e inadecuados (dado que el peso económico y demográfico de Rusia en el mundo ha disminuido). Así, está predestinada a la autarquía.

La pregunta es si tal elección económica también implicará, como lo hizo en la década de 1920, una política interna dictatorial. Esto es bastante posible, porque los desarrollos autárquicos son difíciles de implementar si no hay una presión política correspondiente. Además, seguramente habría intentos de quienes se ven afectados por las sanciones y de todos los que necesitan acceder a los mercados mundiales para revertir las políticas que han llevado a las sanciones. Tales intentos los hacen convertirse en enemigos políticos directos del gobierno actual. La lógica de la represión política se vuelve ineludible.
Sin embargo, sería un error creer que el callejón sin salida actual en el que se encuentra Rusia puede superarse mediante otras políticas. Pudo haberse hecho hace varios años, pero ya no. Los motivos enumerados en la imposición de sanciones, que abarcan desde la anexión de Crimea hasta noticias falsas, son tan amplios que ningún nuevo gobierno post-Putin de ningún tipo puede aceptarlos a todos. Solo pueden ser aceptados por un país totalmente derrotado. Además, las sanciones de los Estados Unidos son notoriamente difíciles de revocar. Las sanciones de los Estados Unidos contra la Unión Soviética comenzaron en 1948 y prácticamente nunca se suspendieron. La enmienda Jackson-Vanik que vinculó el comercio a la libertad de la emigración judía se mantuvo desde 1974 hasta 2012, es decir, duró más de un cuarto de siglo después de que la razón ostensible de su imposición terminó. Y fue derogado solo para ser reemplazado por otro conjunto de sanciones contenidas en la Ley Magnitsky. Las sanciones contra Irán han estado en marcha, pese a las recientes conversaciones sobre su relajación, durante casi 40 años. Las sanciones contra Cuba han durado, y muchas todavía lo hacen, durante más de medio siglo.

Putin, por lo tanto, a través de una serie de éxitos tácticos, trajo a Rusia una derrota estratégica integral de la que ni él ni los gobiernos que lo sucederán podrán sacar al país. Además, no existe una ideología, a falta del nacionalismo extremo, sobre la cual pueda construirse el sistema autárquico. Los bolcheviques en la década de 1920 tenían una ideología que los llevó finalmente a aceptar la autarquía y a trabajar dentro de ella. Tal ideología no existe en la Rusia capitalista de hoy. Sin embargo, el debate sobre la industrialización de 1920 puede convertirse nuevamente en literatura indispensable para la formulación de políticas económicas.

 

  • * Branko Milanovic / Economista serbio-estadounidense especialista en desigualdad económica, economía de la pobreza, economía del desarrollo, economías en transición, economía internacional e instituciones financieras internacionales.
  • Analista político / Patria y Pueblo / Telam / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

COREA / En el Paralelo 38 terminó el siglo XX

Por JULIO FERNÁNDEZ BARAIBAR En el año 1593, casi cien años después de la llegada ...