BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Internacional / BRASIL / ¿Al borde de un 17?

BRASIL / ¿Al borde de un 17?

Por JOSÉ LUIS PONSICO *
Luiz, con “z”,  Inácio, sin “g”, Lula da Silva, uno de los presidentes de Brasil que se retiró con mejor imagen -superaba 80%- ahora liderando encuestas de opinión, etapa previa a futuras elecciones Presidenciales (octubre) en el país Líder, América del Sur, está al borde de ir preso.
 La votación dividida -seis votos <en contra< sobre once- instancia del Tribunal Supremo de Brasil no dió curso favorable al Hábeas Corpus para evitar la prisión del ex Presidente de Brasil, reelecto en la década anterior.
Con población tres veces superior a la Argentina -Brasil tiene algo más de 180 millones de habitantes- el “Gigante” del Cono Sur, vive horas difíciles. El fracaso de Dilma Roussef, la heredera por el “PT” Partido de los Trabajadores la Presidencia, cambió el destino.
Desde hace un año la centro izquierda brasileña apuesta a la vuelta del Líder obrero metalúrgico de los años´70. Nacido en hogar humilde del Estado de Pernambuco -27 de octubre del 45, localidad de Garanhuns- el popular Lula señala que “la condena, es al pueblo”.
Hace algo más de 70 años, curiosamente el 17 de octubre 45 -diez días antes del nacimiento de Lula en estado paulista- el Coronel Juan Domingo Perón vivía una jornada sin antecedentes en la historia contemporánea: el pueblo en la calle, mayoría obreros, “los humildes”, se dijo.
Desde el 10 de octubre -si Lula está preso, el 10 de abril, ahora- Brasil puede repetir la historia de Perón: renunciante a la Secretaría de Trabajo y Previsión y al cargo en Escuela Superior de Guerra, artífice del documento “Revolución 4 de junio del 43 <Toma del Poder< debió irse.
Un país dividido -la grieta a la brasileña- una economía en crisis, un gobierno atado con alambre como dice la tribuna, donde el Presidente Michel Temer no alcanza al 5% de imagen positiva, puede remitir a <la hoguera de pasiones<. Para los analistas el “más impopular de la historia”.
Como ocurrió con el hongo de la historia en la Argentina de los años 40. Un país visible, otro casi “invisible”: desocupación, endeudamiento, problemas sociales, económicos por enorme gasto público; violencia callejera, también clase poderosa respaldada por las Fuerzas Armadas.
La Argentina sigue muy de cerca el proceso brasileño y “medio país” identificado con el antiguo movimiento Justicialista con el giro centro izquierda del kirchnerismo en la década anterior, salió en defensa de Lula. El resto, no.
No son pocos los que piensan que <Lula< y Néstor Kirchner alcanzaron por un tiempo a atender las cuestiones sociales, problemas de “los que menos tienen”. No fue lo mismo con ambas sucesoras de ellos: Dilma y Cristina Fernández, por lo que vino después.
En los dos países el Partido de Los Medios -poderosas cadenas, monopolios periodísticos- han influenciado a la opinión pública. Al tiempo que el Líder brasileño antes que llegaran los Kirchner al Poder, ya enfrentaba tenazmente a la prensa opositora
Algo que repitió en la Argentina, el gobierno “K” después del triunfo de Cristina en 2011, con el 54% de los votos en las Presidenciales, cuando ya la muerte había sorprendido a Néstor Kirchner en Santa Cruz.
Un centenar de personalidades de nuestro país, muchos dirigentes políticos, sociales, mundo diplomático, intelectuales y periodistas recuerda aquella invitación a “Lula” honrado como entre las diez personalidades mundiales, a fines de 2012.
Cuando Inacio Lula da Silva hacía campaña por Dilma Rousseff -tras ocho años de gobierno en Brasil- cuando cerró aludiendo a la pobreza en los países del Cono Sur con una invitación para concurrir a la Argentina con Cristina Fernández de Kirchner, Presidenta de la Nación.
“Aquí -reunión paqueta en Sheraton Hotel, Capital Federal- veo gente importante, todos con pasado, trayectoria de personas influyentes, mayoría personalidades que han estudiado mucho” ya en el final de su discurso.
“Destacados, por estudiar y escribir sobre la pobreza. La gran diferencia es que yo la viví. Yo pertenezco a una familia pobre. Por si no lo saben, no necesito estudiarla. Fuí muy pobre. La viví de cerca”, dijo Lula. Memorable.
(*) Columnista de La Señal Medios y Libre Expresión

Comentarios

comentarios

Visite también

STELLA CALLONI / Hablar con los pueblos

El ballotage es cosa juzgada: Jair Bolsonaro es el nuevo presidente de la República Federativa ...