BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , octubre 16 2018
Inicio / Tramas / NESTOR BASILE / Jauretcheano, fidelista y del Lobo

NESTOR BASILE / Jauretcheano, fidelista y del Lobo

Por RAFAEL TON *

 

Despierta asombro y curiosidad enterarse que el club decano de América, Gimnasia y Esgrima La Plata, tiene una tribuna que no está dedicada a un ex jugador, un directivo, o a un gobernante que impulsó esa obra. Dicha tribuna lleva el nombre, votado por los socios en una asamblea, de un hincha, un periodista platense: Néstor Basile, quién fuera director de la revista partidaria “Tribuna Gimnasista”.

Todos los clubes grandes de Argentina tienen su propio reducto, repletos de historias futboleras. Gimnasia no es la excepción. También es el club del Doctor René Favaloro y de Ofelia Wilhelm -la madre de Cristina Kirchner-, es el club de la ciudad planificada pero que cuenta con muchos hinchas en Berisso y Ensenada. Uno de sus hinchas más “bravos”, el “negro” José Luis, recibió el homenaje ricotero de la canción “La bestia pop”. El Lobo también convirtió el gol más rápido de la historia del fútbol argentino;realizó una exitosa gira por Europa donde le ganó al Barcelona y al Real Madrid; obtuvo dos campeonatos; ganó un clásico con la tercera división al famoso equipo pincharrata  de “los profesores” y en 1992 provocó un sismo gracias al salto de su hinchada en un clásico.

En la “casa” del lobo, en el bosque, se levantó una tribuna con el nombre de un hincha con una historia de vida muy particular y una posición ideológica manifiesta: Néstor Basile. Cuentan que se lo podía escuchar hablar sobre Discépolo, Arlt, Eduardo Galeano o Jauretche, sobre el fútbol de Brasil, las políticas de Chávez, su devoción por Fidel Castro, contando anécdotas de cuando dirigía la revista de fubolistas agremiados o de su querido Gimnasia, pero más allá del tema que tocara, con enorme carisma, Néstor atrapaba a quien lo escuchaba.

Su vinculación con Gimnasia fue muy estrecha, su padre fue arquero en la reserva de la institución. Huracán lo quiso contratar pero se negó, a pesar de que iba a recibir un sueldo y en Gimnasia no cobraba un peso. Era una cuestión de principios, primero estaba el amor, las amistades que el club le daba, muchísimo después el dinero. Bajo la consigna de aquel ejemplo, Néstor Basile vivió Gimnasia desde la colonia de vacaciones hasta el día que partió, marzo 2011, cuando fue velado en el estadio del Lobo. Fue sindicalista, un enorme orador en cualquier asamblea y estuvo exiliado por sus ideas políticas en la oscura época del proceso militar. Comentarista radial de los partidos del “Lobo” platense, trabajo que cesó por los problemas que le trajo defender la localía de Gimnasia en su estadio del Bosque y criticar el gasto millonario del estadio que deseaba construir el poder político.

Sus hijas, Marilyn y Malena, rescatan al hombre más allá de su amada camiseta, aquí las palabras de este tanguero fanático, dichas en el año 2005 pero quien las recorra se asombrará de su vigencia, 12 años después.

LA PALABRA DE NÉSTOR BASILE:

Teoría del tipo 10 puntos.

El tipo “correcto” generalmente pertenece a la clase media más o menos acomodada. El “correcto” es un hombrecito que cumple con todo aquello que el sistema le ordena y le manda y bajo ningún punto de vista demanda algo diferente y jamás se rebela ante nada. Aislado son buena gente, en masa son gorilas incorregibles.

Para dar un ejemplo: “correcto” puede ser aquel que paga los impuestos pero no evalúa que sus chicos comen bien y puede pagar tal vez el impuesto municipal o lo que fuere y por ello cree que tiene más derechos que el laburante o el desocupado que se gasta el dinero de los impuestos en que sus hijos coman medianamente bien, lo que demuestra que es un imbécil. Ya de “guachito” como alumno secundario, sí el profesor dice: “no se copien”, él no le muestra su examen a nadie. De solidario no tiene nada y no evalúa ni siquiera quién se lo pide, porque se ajusta al reglamento escolar con absoluto egoísmo. Es el sostén del sistema y carece de autocrítica. No es…un amante del golf o del polo, exclusivo de las clases altas pero es fija que le gusta el tenis…Por lo tanto el ser “correcto” es una cualidad del medio pelo. Vive de apariencias, busca afanosamente un Status Social  que lo vincule a las clases altas y lo diferencie de las clases más bajas. En conjunto responden al Manual de las Zonceras Argentinas. Excepciones, obviamente existen, pero no varía el promedio general.

torino-Basile-Dellasavia

“El hombre de 10 puntos” es la antítesis, es el gaucho, es el ser nacional que, postergado, uno reivindica y cada vez está más lejos del poder. Yo creo que el 10 puntos arranca, a conciencia, con Martín Fierro, por eso hablamos de “la gauchada”. Es capaz de transgredir una ley que considera injusta y antepone sus propios valores morales. Hace la gauchada y se juega el pellejo por una mujer, por un amigo o por una causa, tiene principios, además es sensible y noble. Tiene esos valores que rescatan muchas letras de los mejores tangos. Y es, ante todo, rebelde, el arquetipo del “10 puntos” es aquel que encabeza la del materia prima del cambio, lucha aún sin proponérselo para que  la sociedad avance y haya al menos un poco menos de injusticia. Son la vanguardia activa. Nunca actúan como el “correcto”, pongamos un ejemplo: el secretario de un Juez, digamos que tiene 80, 90 expedientes esperando y sigue el orden de la pila, de llegada, sin evaluar nada. Da lo mismo el del pobre tipo laburante, que tuvo 5 by-pass, 10 enfermedades y que se está muriendo de hambre y tiene el puesto 84, en la pila y a ese tipo le tocaría cobrar 30.000 pesos, 40.000 pesos retroactivos de jubilación, que cualquiera de los otros expedientes, que pueden contener empresas, a las cuales se les pretende eximir de determinados impuestos y van a tener prioridad de tratamiento, simplemente porque el expediente entró antes. El empleado, el “correcto” pelotudo, en lugar de cambiar el orden de los expedientes, seguirá el orden numérico. Y el juez es el principal cagador porque lo tiene de “honesto alcahuete” para echarle flit a los menesterosos. El problema es la suma de pelotudos que provoca que lo “correcto” termine siendo injusto. Y generalizando – se sobrentiende – es el típico servil que además se la “cree”. Se ufana de la diferencia de valores que tiene con los “negritos”. Es decir es el característico representante del medio pelo de la sociedad argentina que definió Jauretche. Hay que revisar el “manual del correcto”, ese correcto que no se fija – ni entiende – si la regla beneficia sólo a un sector, a quién y con qué intereses. Es funcional, no gasta los zapatos porque anda de rodillas. Es moderadamente feliz  en su mundo de televisión y estufa hogareña. En cuanto a la política, de la misma forma que antes escuchábamos al viejo Alsogararay y sabíamos que poniéndonos en contra, la acertábamos. Hoy escuchas a pigmeos mentales “correctos” que prefieren el tener al ser, que odian a Néstor Kirchner sus referentes serán, inevitablemente: Lavagna; Macri, L.Murphy, Blumberg, es decir el enorme abanico de la centroderecha liberal o la “progresista” Lilita Carrió, es decir te pones en contra y acertás otra vez. Si lo critican al gordo D’elía lo hacen desde lo formal, nunca desde lo fundamental o sea el contenido. Si te “compran” el país, si la bandera de remate flamea y los extranjeros tienen el 70% de las tierras, no les importa. Pero es un “enemigo” porque rompió una tranquera de un latifundista yankee…Son políticamente nefastos, bebés malcriados eternos y cipayos a perpetuidad. Kirchner, con una sociedad repleta de “correctos” medio pelo, a la cuál tiene que combatir, esta dando pasos muy positivos, sobre todo en el campo de los derechos humanos, lo cuál comparto plenamente. Y en América latina los ejemplos de Fidel y Chávez sirven para ver que política de alianzas vamos a hacer con los “correctos” o los 10 puntos…en esta unión apostamos al futuro.

basile_ton_libroSobre Norberto Galasso

Me excede opinar y menos aún criticar a este fenómeno, pero desde la admiración todo se puede, y como simple lector creo que es la síntesis del revisionismo en la historia argentina. En algún momento lo dijo inclusive el propio Arturo Jauretche “este talentoso joven Galasso”, cuando hablaba de un libro, muy recomendable “Discepolín y su época”. Galasso venía de un peronismo de izquierda, con raíces troskistas, un marxismo nacionalista, un poco ambiguo quizás, pero con el tiempo fue clarificando sus ideas y creo que en la actualidad es el mejor y más activo historiador del país. Y muy especialmente con una revisión de la historia que reivindica de lo más recóndito de lo federal, observando lo de “Civilización y barbarie” con todas las variables que un tema tan vasto puede tener y admitiendo los aspectos positivos de algunos unitarios, como el caso del más lúcido, Sarmiento, en un tema puntual y específico como es el de la educación. Claro, le pego y con razón en mil cuestiones al sanjuanino como por ejemplo en eso de “no ahorrar sangre de indio y de gauchos” o regalar a Chile la patagonia o creer en la constitución de los EEUU…Galasso ha llevado a cabo un revisionismo desde una perspectiva, esto creo yo y lo digo modestamente, superadora al nacionalismo ortodoxo de Jose María Rosa, que fue el revisionista más conocido. Porque le da un color de izquierda nacional, que lleva a reivindicar (casualmente estoy leyendo su libro referido a John William Cooke) a notables personajes olvidados o malditos de nuestra historia como Manuel Ugarte, Discépolo; Scalabrini Ortiz; Manzi o Jauretche. Es un estudioso de perfil bajo que no abandona la lucha y profundiza cada vez más en la cuestión nacional. Genera y enciende un debate inconcluso.

Sobre el periodismo

ardizzonelibro1En principio y como regla básica: hay que sospechar de aquellos que proclaman la “objetividad”. El punto primario es: la objetividad no existe. En ningún medio, ni en el acto más mínimo dentro del periodismo. Si te toca trabajar en un medio gráfico y tenés, como tarea primaria, creo que a todos nos ha pasado, seleccionar cables de noticias, es una tarea donde estas siendo subjetivo. Si no dispones de espacio y tenés que seleccionar y elegís entre un cable que llega de Estados Unidos y otro que llega de Venezuela o de Cuba, estás siendo subjetivo simplemente al pasar un sólo cable. En cuanto a la libertad de prensa desde ya que no existe, existe la libertad de empresa. Vale acotar también que hay excepciones, algunos periodistas privilegiados tienen la suerte de tener columnas que son casi intocables. Los que tienen ese beneficio, son una mínima cantidad. Los que viven del periodismo y no se bajan los pantalones son los que uno rescata y de todos los que me tocó conocer, a quién más rescato – e inclusive hasta pude gozar de su amistad – fue el maestro Osvaldo Ardizzone. Algunos dijeron que fue un excepcional periodista deportivo y en realidad era mucho, pero mucho más que eso. Puedo citar una referencia relatada por el propio Ardizzone en una noche de Bohemia: cuando escribía en Goles, los presos políticos leían sus artículos porque era el único que le pegaba al régimen de Videla y Martinez de Hoz. Luego los que tenían la suerte de salir lo visitaban y le agradecían, como Dante Guillo por ejemplo.

Él hizo popular al “hombre común”. Cuando estuvo y cuando se fue de la revista El Gráfico, en Goles, en donde eligió estar, en Tiempo Argentino, en Radio Rivadavia, dejó un sello. Hay mil anécdotas, puedo citar una, la última vez que escribió para El gráfico, lleva el sueldo a su casa, dirá la plata en presencia de su mujer y dice: “toma vieja, que esta plata no sirve, es sucia, ya renuncié”. Ni siquiera se quedó “colgado” de la perspectiva burocrática de cobrar un sueldo o una indemnización de los Vigil. Por supuesto lo llamaron enseguida de veinte medios diferentes. Ardizzone usaba el fútbol para escribir de la vida, arrastraba un montón de lectores que lo buscaban en el medio donde estuviere, es decir por encima de todo: se respetaba a sí mismo y no renunciaba a su estilo. ¿Qué es respetar el estilo y el sentimiento? Alguna vez me dijo: “yo puedo escribir en “Goles”, como lo estoy haciendo y sin traicionarme también lo podría hacer en “Vosotras”” yo le dije pero Osvaldo como puede usted escribir en “Vosotras”. ¿Sabés que pasa? En todos los lugares del mundo hay una gran cantidad de gorditas que están en sus casas friendo milanesas y leyendo. Y alguna de todas esas por ahí se pone a pensar, no sé, además de su gordura o del colesterol, en los pibes de la calle, en ayudar a cambiar algo. Entonces podemos decir que Ardizzone escribía, sin traicionar jamás su estilo ni sus sentimientos. Según el coeficiente intelectual de la gente para la cuál escribía, se adaptaba. Es decir: su ejemplo era, si el presunto coeficiente intelectual del lector era de 5, él escribía para 6 o 7. Si era de 7, para 8 o 9 y si es de 10, “no escribo porque me excede” decía con modestia. Lamentablemente ejemplos como el de Ardizzone, que hicieron de esta profesión un arte digno, son escasos. Seguramente un ejemplo acabado de esto es Roberto Arlt. Y no sé en que orden, no importa, en términos burreros sería una “imperfecta” (risas) da lo mismo. Y claro, a Rodolfo Walsh lo sumo a la trifecta ganadora (risas).

En el campo político algunos medios son impresentables. En la televisión la “media inglesa” pasa entre los “correctos” o los indeseables, es decir, con aquellos que difícilmente vas a compartir valores de vida. De “correctos” pequeños burgueses estoy repodrido. Y ni hablar de los plenos gorilas: los “Grondona”, los “Neustad”, bueno definitivamente hoy los reemplazan otros “correctos” y los tipos que no tienen pasión, ni sentimiento o hacen un show de cualquier tema, desinforman. ¿Biazatti? ¿Majul? ¿El bueno de Nelson Castro?, o peor aún: Joaquín Morales Solá. Éste personaje que responde al dedillo al sistema, ese sistema que defiende el diario de los Mitre. Se necesitan hoy varios Jauretches corriendo con un cuchillito algunos personajes como A_jauretcheéste. Alguna lección hay que darle a tantos mediocres sueltos. No patoteros, que no se malinterprete esto, sí que tengan los suficientes huevos como para poder decir lo que realmente sienten y que estén un poco más comprometidos con los humildes y no con las quejas de los vecinos del country. Fabrican pobres, desocupados, drogadictos, los marginan y después les pegan, hablan de la inseguridad con los mismos que la crearon.

Entre los periodistas independientes (además del staff íntegro de Tribuna Gimnasista que tuve el honor de seleccionar y dirigir – lo digo con orgullo y sin modestia en éste caso -) un ejemplo concreto para reivindicar es: Gabriel Fernández, periodista con condiciones múltiples y que lamentablemente no puede llegar, todavía al menos, al gran mercado (seguro que no le importa) pero que ha demostrado estar por encima de la media, en Radio Universidad, en La Época o en Questión Latinoamerica hoy, pero no es lo suficientemente reconocido. Pero está entre los periodistas que realmente admiro y honran la profesión. Entre los independientes están los mejores, pero no los bancan las grandes empresas con publicidad. Ellos (los grandes empresarios) saben bien donde les reditúa la inversión: en los correctos que nos desarman moral e ideológicamente.

Sobre la radio

dolina_fercho

Últimamente, debo confesar que uno de mis peores falencias es no escuchar radio, que es mi medio preferido. Suelo poner a veces algún programa de tango o escucho el de las madres de plaza de Mayo o bien si busco un entretenimiento inteligente, escucho a Alejandro Dolina, especialmente en noches de verano. Es una pena pero cuando me alejé de mi labor en la radio también me he ido distanciando como oyente. Eso sí, cuando estoy los sábados escucho al flaco Alejandro Apo en Continental. Conmovedor y reflexivo, le sobra respeto y buen gusto. Un atípico, de paso y lento y seguro.

¿El mejor relator de fútbol?

Creo que por sus características, por la variedad idiomática, sus recursos, su lenguaje y porque si bien en algunas cosas es “correcto”, ante todo y sin dudas es un hombre de bien y con principios: Víctor Hugo Morales. Y si me preguntas por un columnista, el último grande fue el Gordo García Blanco, lejos.

El último adiós, epígrafe final.

Yo quiero morir conmigo, sin confesión y sin Dios”…

Me gustaría elegir mi muerte y no que la muerte me elija a mí. Y si decido yo mi muerte, creo que con eso me voy contento. Tener la sabiduría de decidir el momento y mano a mano, con la “parca”, tener la valentía conciente de los René Favaloro, de los José Ingenieros, Leandro Alem. No porque sea un tipo suicida, probablemente no lo haga nunca, pero realmente son tipos que admiro. Además hay muchas maneras de decidir como irse de esta vida, caso Evita, caso El Che Guevara. A su manera eligieron ese camino, con la lucha por sus ideales. ¿O no? Estos sí que son íntegros y eternos.

basile_nestor_sillaA mi lo que me importa que mis amigos y principalmente mi familia, sepan que soy y fui transparente, leal, que he dado lo que pude y lo que no he dado es porque realmente no supe o no pude. Creo que dentro de mis límites he dado lo mejor de mi para intentar mínimamente un mundo mejor, con los rayes de mi temperamento y una actitud de compromiso que he tratado de tomar en la vida, con pasión, con entusiasmo, porque pienso que de lo contrario nos perdemos muchos placeres de la vida aunque a veces nos provoquen dolor y, en todo caso, mientras esto ocurra seguiremos creciendo. De frente y caminando por la vereda que nos enseñaron nuestros viejos. Tirando una mano al débil y sin cambiar en lo esencial las más intimas convicciones. Me honraría que en la lápida me pongan alguna cita tanguera, claro sólo si creen que lo merezco, por ejemplo: “Así ha vivido, sin claudicar, a veces bien, a veces mal…”

– Néstor Basile tiene un libro  “Profeta en su tierra” llevado a cabo por once periodistas y escritores. En un capítulo dedicado al periodismo, entrevistado por Carlos Fanjul, Néstor, siempre apuntalando la esperanza, decía: “Si miramos América del Sur y la comparamos con la década del 70, el avance fue notable. Evo, Correa, Chávez, Lula, Tabaré Vázquez, Bachelet, Kirchner, con diferencias… sí, pero acordate de Videla, Stroessner, Bordaberry o Pinochet… Entonces repaso la lucha de los Pueblos y vuelvo a creer…”  Cabe mencionar que la última disertación pública de Néstor fue en el curso de periodismo, en el edificio de la Federación Gráfica Bonaerense –el local de la histórica CGT de los Argentinos- invitado por el director de “La Señal Medios” Gabriel Fernández, quien evoca: “Allí se explayó a gusto, fue muy claro en su respaldo a la política económica y social kirchnerista, y a la política de derechos humanos”. –

Coherente con su prédica y acción, sus convicciones las trasladaba a su gran pasión, su club, Gimnasia, donde fuera reconocido con una tribuna y donde acuñó la frase “Gimnasia no es solo ver un equipo de fútbol, lo que importa es ese “ser social” que significa ser Tripero. De ninguna manera somos simpatizantes, somos Hinchas de verdad, y no solamente de la camiseta, sino mucho más allá. Apasionados de sus colores, de sus características sociales, de su gente y de su estadio. Apasionados del Gimnasia que debe tener lugar para todos y amparar a los más marginados proporcionándoles un espacio donde puedan ser felices.”  

 

* Escritor, periodista / Revista Ginasiá / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

INVAP / El ajuste a una Argentina científica y tecnológicamente moderna

  Por OETEC – ID  |   27-07-2018 | “Los contratos que tenía la Nación ...