BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , octubre 22 2018
Inicio / Tramas / EVITA / Un tifón con sentido y permanencia

EVITA / Un tifón con sentido y permanencia

Breve y contundente tifón en la vida política argentina. Porque la luz se apoyó en su frente, ella y no otra cumplió el significativo rol de canalizar, en un breve y profundísimo momento de la historia, los intereses de quienes necesitaban derechos extendidos en tanto parte de un pueblo que construía su carta de ciudadanía en equilibrio con la tarea productiva que desarrollaba.
 
En 1944 conoció a Juan Domingo Perón. En 1946 participó activamente de la campaña electoral del Partido Laborista. Tras la asunción desplegó la obra de su Fundación: construyó hospitales, asilos, escuelas, impulsó el turismo social, difundió el deporte entre los pibes, entregó ayudas para la construcción de viviendas y promocionó a la mujer en diversas facetas. En 1947 logró imponer la sanción del derecho femenino a sufragar. Durante 1949 logró la patria potestad compartida y gestó el Partido Peronista Femenino. En 1951 fue promovida por la CGT como candidata a la vicepresidencia. Tras una gigantesca movilización de apoyo, renunció. En 1952, estaba muerta.
 
Con semejante paso arrasador por la vida nacional resultó inevitable que su leyenda derivara en bandera, emblema y figura con contenido. Atravesó las eras y llegó hasta el presente. Todas sus versiones incluyen la pasión, el fervor. Pero, si cabe indicarlo sin conocer su psicología, ese sentir flamígero estuvo acompañado de una rápida toma de conciencia sobre el lugar ocupado y los tiempos transitados. Así como su quehacer fue intensísimo, el entendimiento del sentido profundo del mismo resultó argamasa de una herencia furiosa.
 
Evita coprotagonizó un tramo interesantísimo que abarca desde el big bang que ordenó y potenció el caldo de cultivo vital que implicaba la sustitución de importaciones hasta el instante en el cual la Argentina necesitó pasar a fabricar bienes de producción y observó que sóla no podía, intentando resolver el dilema abriéndose hacia el sub continente en busca de las dimensiones adecuadas para el despliegue. Hubo un tope. ¿Porqué surgió el borde? Fue tal la carnadura de la compañera que murió cuando la Revolución no pudo seguir avanzando. De ese tramo, se habla en esta charla en Punto de Partida:
 
 
GF / LSM

Comentarios

comentarios

Visite también

INVAP / El ajuste a una Argentina científica y tecnológicamente moderna

  Por OETEC – ID  |   27-07-2018 | “Los contratos que tenía la Nación ...