BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , octubre 16 2018
Inicio / Política / PAPALEO / Pese a la Cámara, seguimos en la batalla por Papel Prensa

PAPALEO / Pese a la Cámara, seguimos en la batalla por Papel Prensa

La Sala I de la Cámara Federal confirmó el sobreseimiento a Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre y Ernestina Herrera de Noble en la causa Papel Prensa, sentencia que había sido pronunciada en primera instancia por el juez Julián Ercolini. Osvaldo Papaleo, militante peronista y víctima de la dictadura cívico militar, dialogó en Terapia de Grupo al respecto y aseguró que “la ratificación confirma que la cámara está chueca”.

“Con dos votos (Jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia) se  ha rechazado nuestra apelación. Falta el tercero, de Eduardo Freiler, que lo sacaron fundamentando que tenìa animosidad contra el grupo Clarín”, expresó. Y agregó: “Lo que estamos discutiendo es que los indaguen, no que los condenen a 100 años de cárcel ni que vayan a un tribunal oral. El problema está en que van a tener que hablar de los temas que no quieren, de la convivencia de ellos con la dictadura militar”.

Además, el dirigente justicialista manifestó que, pese al fallo, están “tranquilos” porque ganaron “la batalla cultural”. “No hay nadie en este país, ni los jueces ni los fiscales, que tenga dudas de como fue el hecho, de que se trató de un robo”.

En comunicación con Gabriel Fernández, Osvaldo Papaleo declaró que quieren “seguir instalando la discusión”. “Hay documentación que, en la medida que la difundimos en cualquier parte del mundo, es muy conmocionante. Hay cosas para preguntarles muy graves”.

Por otra parte, Papaleo hizo referencia a la participación civil en la última dictadura militar. “Estamos en presencia de muchos civiles que tenían gabinete en un proyecto económico. El golpe de Estado no fue para perseguir lo que llamaban subversión, sino para dar un baño de sangre y colocar geopolíticamente al país donde, según ellos, tenía que estar. Y, los que están ahora en el gobierno son las divisiones inferiores de estos. Se ve cuando se manifiestan. Quisieron instalar que los 30 mil no fueron 30 mil. Esta gente no dice lo que piensa porque es demasiado bárbaro. Hay funcionarios del PRO afines al proceso. Creen en la dictadura pero no la pueden ejercer”.

Finalmente, Papaleo opinó que “el estallido ocurrió cuando se tocó Papel Prensa y salió la Ley de Medios”. “Todavía quedan pendientes un montón de cosas, pero respetemos lo que se pasó. De la campaña del 2010 para acá a la presidenta la trataron de lo que venga. No es tan fácil, hay que estar en Balcarce 50 con ese ataque despiadado. Nuestro enemigo usaba la grande y la chica. El embate en contra nuestro fue de una característica siniestra desde los medios de comunicación y desde los sectores políticos”.

LA HISTORIA. Vale recordar que en abril de 1973 se aprobó una emisión de acciones donde la empresa pasó a ser controlada casi en su totalidad por Luis A. Rey y por Rafael Ianover, relacionados empresarialmente con David Graiver. Este falleció en agosto de 1976 durante un brumoso accidente aéreo en México.

Tras su muerte algunos medios comenzaron a realizar artículos que acusaban al Grupo Graiver de tener relaciones con Montoneros. El diario Clarín fue el más enfático, pero también lo hizo La Nación. La revista Gente publicó un informe sobre Graiver en octubre de 1976. La revista Somos hizo lo propio en el mismo tramo.

LA APROPIACIÓN. La viuda de David Graiver, Lidia Papaleo, fue apremiada por representantes de la dictadura cívico militar: le instaron a vender las acciones de Papel Prensa SA. Pedro Martínez Segovia, el presidente de Papel Prensa SA ligado al ministro de economía José Martínez de Hoz, invitó a Lidia Papaleo a tomar el té en el Plaza Hotel de la Ciudad de Buenos Aires.

Allí le dijo que: «No puede vender Papel Prensa ni a judíos ni a extranjeros».A su vez, el entonces Secretario de Estado Raymundo Juan Pío Podestá, a través del ex Ministro de Bienestar Social, Francisco Manrique, le comunicó al abogado de la familia, Miguel de Anchorena, que debía realizarse la venta del control accionario de Papel Prensa SA a los diarios Clarín, La Nación y La Razón.

LA LEGALIDAD. Pese a la ostensible irregularidad, el Diario Clarín afirmó que la operación fue legal y pública. A través de una nota publicada en agosto de 2010, señaló que Lidia Papaleo no había participado en las negociaciones y que éstas habían sido llevadas adelante por Juan Graiver e Isidoro Graiver, padre y hermano de David.

El operador de la dictadura y los diarios interesados fue Guillermo Gainza Paz. Sus propuestas fueron rechazadas por los socios y herederos de Graiver. Entonces convocó a los directivos de los diarios Clarín, La Nación, y La Razón. Entre todos, más las autoridades castrenses, apretaron las clavijas.

GENIOS EMPRESARIALES. Así, Lidia Papaleo y su hermano vendieron sus acciones a la sociedad denominada FAPEL, constituida por el diario Clarín, el diario La Nación, el diario La Razón, Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, Marcos Peralta Ramos, Hugo Fernando Peralta Ramos y Bernardo Sofovich.

La venta fue forzada por los empresarios y los militares. Al concluir la operación, el abogado del Diario Clarín, Bernardo Sofovich, apartó a Lidia Papaleo y le advirtió que debía huir del país esa misma noche por su propia seguridad.

Papaleo fue llevada detenida a un centro clandestino de detención. Al respecto testimonió: “De tanto picanearme, me dislocaron los hombros. Me ponían sobre un elástico, atada, y para escapar de la picana, me movía hacia un costado y el otro. Después ellos me tiraban en un calabozo, muy chiquito, muy frío”.

EC/GF/RG

Comentarios

comentarios

Visite también

JUAN CARLOS SCHMID / Se fortalece el espacio opositor

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   La salida del titular de Dragado y Balizamiento de la ...