BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , junio 24 2018
Inicio / Internacional / BRASIL / El masivo repudio a Temer se constató en una huelga potente

BRASIL / El masivo repudio a Temer se constató en una huelga potente

El movimiento obrero brasileño impactó con energía al proyecto liberal. La primera huelga general en dos décadas paralizó al Brasil. La protesta se desarrolló en rechazo al gobierno del presidente Michel Temer y sus propuestas de reforma laboral y del sistema jubilatorio, y sirvió para evidenciar el malestar social originado por la caída económica del tramo reciente. En algunas ciudades se registraron hechos represivos generados por la Policía contra manifestantes.

El Gobierno de Brasil calificó la movilización como un “fracaso” porque la protesta estuvo apoyada en el piquete de rutas y avenidas. La postura oficial fue acompañada por el conjunto de los medios de comunicación, subordinados al poder concentrado. En jornadas como la de este viernes se observa una de las grandes falencias del movimiento popular del vecino país: la ausencia de medios alternos de comunicación.

 

Los principales sindicatos del país, metalúrgicos, bancarios, transportes, empleados públicos, docentes y petroleros fueron los que protagonizaron la primera huelga general desde 1996, convocados por las centrales sindicales. La protesta incluyó el clásico “Fuera Temer” e involucró a sectores que se sumaron a los gremios como los pequeños comerciantes, los docentes de la red privada y colegios religiosos y el respaldo de gran parte de los obispos de la Conferencia Episcopal brasileña. También manifestaron su respaldo a la lucha el Movimiento de los Sin Tierra y otras organizaciones sociales.

Desde temprano se registraron bloqueos de calles en San Pablo: en el centro de la ciudad hubo 16 detenidos por cortar la estratégica Avenida Sao Joao, en medio de una represión policial que había sido anunciada por el gobernador Geraldo Alckmin, un aliado de Temer y precandidato presidencial. La falta de trenes, metro y autobuses paralizó a la mayor ciudad del país y otras 24 capitales de estados: la adhesión de los sindicatos del transporte resultó decisiva para el éxito del paro. En Brasilia, Temer movilizó a la policía militar para “proteger” los edificios públicos frente a las manifestaciones. Los mayores niveles de acatamiento se registraron en las capitales como Porto Alegre, Belo Horizonte, Recife, Bahía, Fortaleza y Manaos.

 
La pulseada por el ajuste
Las reformas de Temer están en un momento clave: la Cámara de Diputados dio media sanción a la ley laboral que modifica la normativa de 1943 y deja en manos de los empleados y no de los sindicatos la negociación salarial, además de reducir las obligaciones patronales en el vínculo de empleo y evitar la justicia laboral. La votación en el Senado de la reforma laboral podrá demostrar el alcance de la huelga. Esta semana se constató un quiebre entre oficialistas y aliados en diputados que habían votado contra la reforma y eran considerados de la base oficialista.
El sistema de pensiones sería modificado por una enmienda constitucional: está en comisión y debe ser votado en mayo. Es la más controvertida de las propuestas porque aumenta, en promedio, de 30 a 40 años el tramo de aportes para tener la jubilación completa. Las reformas antipopulares de Temer fueron repudiadas el mismo día en el cual el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE, oficial) divulgó que el índice de desocupación subió hasta el 13,7% en el primer trimestre, afectando a 14,2 millones de personas, 3,1 millones más comparado con el mismo período del año pasado.

 

En diálogo con La Señal Medios la periodista María Marta Bruno, desde Río de Janeiro, confirmó el éxito de la huelga, la ferocidad de la represión, y consignó que “la economía del país continúa estancada”.  Vale recordar que Temer accedió al gobierno tras un golpe en el Congreso que en agosto del año pasado destituyó a la presidenta constitucional Dilma Rousseff. Fue acusada de “crímenes de responsabilidad” por presuntas irregularidades en las cuentas públicas. Todo el proceso se vivió con un ahogo informativo sorprendente: la periodista citada aclaró que sólo pueden hallarse miradas diferentes a la del poder concentrado en medios de internet.

 

Como señalamos en un despacho anterior, la gestión del presidente brasileño y su gabinete tan sólo es aprobada por el cuatro por ciento de los brasileños. Varios sondeos dan cuenta de porcentajes semejantes. La impopularidad de Temer se ve reflejada en que el 87 por ciento de los encuestados indica que rechaza su modelo, especialmente en lo que se refiere a la realidad económica, la situación laboral y el sistema de pensiones.

 

GF / Agencias / AF / TeleSur / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

DAVID HARVEY / (Volver a) Leer El Capital

Una síntesis de EZEQUIEL BEER *   HARVEY, David- Marx, Capital and the Madness of ...