BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , junio 26 2019
Inicio / Internacional / DERIVACIONES / López Obrador: Crear empleo es la solución mexicana

DERIVACIONES / López Obrador: Crear empleo es la solución mexicana

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *

Una información suministrada por un colega como versión, nos ha sido confirmada hace pocas horas. Contrariamente a lo esperado, el beneficio más interesante de la reciente elección norteamericana puede recaer sobre México. El candidato del Morena, Andrés Manuel López Obrador, presentó su proyecto hacia los comicios del 2018, asentado en la generación de trabajo local con inversiones propias. En ese marco, imputará al actual mandatario Enrique Peña Nieto por su corruptela en relación con el narcotráfico.

López Obrador establecerá con la gestión Trump –aseveró el mismo líder del Morena- una relación de “buena vecindad”, porque a su entender la solución al tema migraciones radica en “crear empleo acá, en México”. Auguró también una recreación radical del Estado mexicano, tomando como base el Estado de Bienestar. También “endeudamiento cero” y promoción a la industria petrolera. En sectores de izquierda se le había recriminado a López Obrador no criticar la campaña de Donald Trump y aceptar la visita del entonces candidato republicano al país, meses atrás.

Ahora las cosas están en manos de los mexicanos. Si se nos permite un paralelo, es pertinente pensar en la sustitución de importaciones generada en la Argentina, en los años 40, ante un cierre similar en los países centrales. Contundente, López Obrador aseveró: “No es con asistencia castrense, labores de inteligencia, envíos de helicópteros y armas, como se remediará el problema de la inseguridad y la violencia en nuestro país. Tampoco se detendrá el flujo migratorio con muros, redadas, deportaciones o militarización de la frontera. Los mexicanos que van a ganarse la vida a Estados Unidos lo hacen por necesidad, no por gusto. Lo arriesgan todo para tener un trabajo y mitigar su hambre y su pobreza”.

¿De qué trata el programa del Morena? Fue presentado hace pocas horas, en Ciudad de Mexico, luego de una evaluación a fondo de la realidad local y las consecuencias de las elecciones en el vecino norteño. La idea del jefe del Movimiento de Regeneración Nacional es “construir aquí, en la tierra, el reino de la justicia y la fraternidad”. Para ello diseñó un plan de 50 puntos que pone en cuestión las principales apuestas de Peña Nieto y abre las puertas a una revisión penal del pasado. En esta línea, López Obrador, de 62 años, se comprometió a someter a consulta popular las principales reformas estructurales, incluido el fin del monopolio estatal del petróleo, y retirar los fueros al presidente y altos cargos para que puedan ser juzgados por corrupción.

El programa establece desde el vamos incluir en la vida laboral 2.300.000 jóvenes en busca de trabajo. Plantea la necesidad de ofrecerles empleo con sueldo blanco y regular; a los pensionistas les duplicará la asignación y a los trabajadores públicos les aumentará el salario. Buscará reactivar la economía agraria y la «soberanía alimentaria». En este “proyecto de nación” se muestra conciliador con Estados Unidos y propugna una vuelta a los modos tradicionales -con rasgos terceristas- de la política exterior mexicana.

Consulta popular sobre las reformas estructurales

La gran bandera liberal conservadora del mandato de Enrique Peña Nieto pende de un hilo. Las reformas estructurales en energía, educación, impuestos y empleo serán sometidas a consulta popular si vence López Obrador. Este anuncio fue evaluado en México como “pura nitroglicerina”. Los cambios habían sido aprobados por un pacto entre las fuerzas parlamentarias e incluyen medidas de tanto calado como el fin del monopolio estatal del petróleo o la prohibición de la compra-venta de plazas docentes. Su reversión supondría un giro radical en la construcción del Estado mexicano e implicaría un renacer de la industria petrolera.

López Obrador mostró cautela con Estados Unidos. En plena era Trump, bajo la amenaza de las deportaciones masivas y la ruptura del tratado de libre comercio, el líder del Morena apuesta por un cambio tranquilo. Política de buena vecindad y beneficio mutuo son las palabras clave. En este marco, López Obrador propuso dar prioridad a la cooperación para el desarrollo frente a la tradicional “colaboración” policial y militar. “Crear empleos en México es la alternativa”, enfatizó.

“No es con asistencia castrense, labores de inteligencia, envíos de helicópteros y armas, como se remediará el problema de la inseguridad y la violencia en nuestro país. Tampoco se detendrá el flujo migratorio con muros, redadas, deportaciones o militarización de la frontera. Los mexicanos que van a ganarse la vida a Estados Unidos lo hacen por necesidad, no por gusto. Lo arriesgan todo para tener un trabajo y mitigar su hambre y su pobreza”, afirmó.

En este mismo tono se expresó López Obrador a la hora de delinear su política exterior. Un apartado en el que abomina de “las posturas protagónicas” y regresa a las fórmulas clásicas de la diplomacia mexicana: no intervención, proscripción del uso de la fuerza y reconocimiento de la autodeterminación de los pueblos.

Las encuestas indican que ganará quien capitalice el voto joven. Para este segmento, que representa el 30% del electorado, López Obrador ha diseñado una doble oferta. En primer lugar promete reintegrar a los 300.000 estudiantes rechazados por las universidades públicas y dotarles de una beca de 2.290 pesos al mes. En segundo lugar, ofrece a los 2.300.000 jóvenes que buscan sin éxito trabajo un programa nacional para contratarles como aprendices.

En la misma dirección el Estado del Bienestar es planteado como una de las grandes aspiraciones de López Obrador: Pese a los enormes problemas financieros que atraviesan las arcas públicas, el dirigente de Morena anunció que duplicará y universalizará la pensión a adultos mayores (1.100 pesos mensuales como mínimo), que aumentará el salario mínimo y que mejorara el sueldo de los trabajadores públicos, incluyendo a maestros, médicos, policías y soldados. Esos problemas se resolverán con el mayor poder de compra popular, aseguraron los economistas que lo asesoran.

López Obrador intenterá también reorientar las prioridades estatales en infraestructuras. Rechazó la construcción del aeropuerto de la Ciudad de México, la mayor obra de la era Peña Nieto (9.000 millones de dólares) y como sustitutivo propuso dos pistas nuevas en el aeródromo militar de Santa Lucía. También lanzó la idea de conectar la capital con la frontera norte mediante trenes de gran velocidad y propugnó un amplio programa de construcción de vivienda destinado a generar medio millón de empleos.

Se observa así una derivación trascendente en un país directamente ligado a la vida interna norteamericana. Ahora bien, las dificultades impuestas al Unasur y al Mercosur por Argentina y Brasil, obturan los caminos mexicanos hacia el Sur. No está demás reflexionar al respecto: si en el 2018 la nación azteca -con todo su potencial- rumbea en dirección productiva e independiente, una coalición con Venezuela, Brasil y Argentina podría, decididamente, reconfigurar el mapa internacional. Pues: hay cosas que dependen de los norteamericanos; otras, de los mexicanos. Y otras, claro, de nosotros.

Agencias / GF / LSM

  • Director La Señal Medios / Area Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

INDIA / Un arrasador viento azafrán

Por GUADI CALVO *   Acaban de finalizar las elecciones indias, donde casi 854 millones ...