BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , junio 26 2019
Inicio / Política / PAPA / Francisco y los miopes

PAPA / Francisco y los miopes

Por FERNANDO INFANTE LIMA *

 

Y es sorprendente que, en la era del acceso a la información, la gente crea tan fácilmente en estas cosas sin verificar. Veo que hay una intención de participar de algo que sea positivo, pero que en realidad puede ser muchas veces el vehículo de las peores cosas.

 

Daniel Melero

 

El mundo de las redes sociales es un embudo, un nudo que exprime, detiene y devora todo el contenido. La frase expresada por el músico Daniel Melero, sirve para intentar entender un armado que busca edificar un estado de conciencia. Una construcción que delimite la visión/opinión de un grupo social que fue inteligentemente cooptado y que conciente o inconsciente de su estado agita las aguas en pos de intereses ajenos a su realidad.

Es increíble, pero hay quienes creen estar informados al entrar al Facebook y replicar los “trolls” vacíos de contenido. El verdadero problema es cuando, víctimas de una embriagues orweliana, sin siquiera sonrojarse, van en contra de sus propios dichos, los que fueron fogoneados tiempo atrás y que abrazaron sin cuestionamientos.

En medio de ese incesante tironeo se encuentra una figura central: el Papa Francisco. La clase media argentina, ciclotímica y superficial, proyecta sus pretensiones y frustraciones en mandatos dictados que resuelven falsas dicotomías. Así un día, en la verba impasible de Jorge Lanata, el Papa Francisco se convirtió en la reserva moral de la patria, por una supuesta animosidad contra el matrimonio Kirchner. La sociedad argentina, acostumbrada a mirarse al ombligo, tiempo después asistía azorada a la revelación de la verdadera identidad política de Francisco. La “clase bien pensante” se horrorizaba ante la perspectiva de un Papa que defendiese un proyecto popular, integrador, inclusivo. En tono decepcionante, incrédulo, exclamaban “tenemos un Papa Peronista”.

El “hoy” invalida el “ayer”. Un día “si”, el siguiente “no” y después veremos que nos dictan. Las circunstancias determinan una dinámica que expresa las necesidades de un grupo de personas “influyentes”, que no acepta ni contiene a sus defensores. La miopía y la obediencia irrestricta exigen el respeto sin condicionamientos de la agenda presentada. Si tenemos en cuenta el estado de las cosas, no es de extrañar que un año atrás las cifras de pobreza presentada por la UCA era el testimonio de la orfandad y abandono del estado a las franjas más débiles de la sociedad. En este nuevo periodo de gobierno, bajo otro signo político, las cifras de pobreza que tristemente han crecido, son la evidencia del accionar político del Papa en favor de desestabilizar la administración del actual presidente.

El rosario que Francisco le envió a Milagros Sala fue visto como una provocación, aun cuando fue detenida ilegalmente y bajo una falsa acusación. Es “imputada” de corrupción y sostenida en prisión sin tener elementos judiciales que respalden esa acción. Un sector del periodismo sostiene sin pruebas y conocimiento que sus obras quedaron incompletas mientras la prensa extranjera con representantes de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Holanda y Suecia están maravillados de su obra. La elegida por los medios dominantes como contracara perfecta para enfrentar a Milagros Sala es Margarita Barrientos. Los miopes obedientes la adoptaron inmediatamente y acusaron a Francisco de favoritismo político cuando supuestamente se negó a recibirla en su viaje a Roma. Un tiempo después la verdad salió a la luz y fue la propia interesada quien lo reconoció. La noticia naturalmente no fue difundida aun cuando la “supuesta falta” de Francisco fue un motivo de debate durante varios días en los programas de periodismo político de radio y televisión. Milagro Sala es señalada como una dirigente política y Margarita Barrientos como una trabajadora incansable, pero es curioso que nadie haya señalado que estaba jugando políticamente al presentarse ininterrumpidamente en todos los programas que “generan” opinión. El apoyo de su parte a Mauricio Macri quedo claramente expuesto pero nadie la sindica como dirigente porque apoya a la figura “correcta”.

La primera parte del pontificado de Francisco fue acompañado con orgullo y alegría por el pueblo argentino, su discurso en Naciones Unidas fue aplaudido y respaldado por toda la opinión pública. Si, incluso por los miopes obedientes, que en aquellos días criticaban el discurso de la presidenta Cristina Kirchner en el mismo recinto, sin reparar que eran más las semejanzas que las diferencias entre uno y otro. Es saludable, ahora que ha pasado un lapso de tiempo importante, tomarse el trabajo de comparar los discursos, que son fáciles de encontrar en internet.

Es increíble que los miopes obedientes sigan pensando en que Francisco descarga toda su energía en la política argentina, cuando es un líder espiritual, una luz guía para millones de fieles en todo el planeta. Es cuestionado por su posición ideológica sin tener en cuenta el importante trabajo que va a formar parte de su legado: abrió una línea de dialogo con los líderes de todas las religiones, ha trabajado activamente para reestablecer la paz en medio oriente, se ha pronunciado en favor de los refugiados, echo a sacerdotes acusado de pedofilia, critico el materialismo y las formas más concentradas del capitalismo, enmendó las dañadas cuentas del banco vaticano, dio su apoyo y presencia a naciones cuando su democracias se encontraban en riesgo, visitó a países pobres instalando programas de ayuda y fue decisivo en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

En un momento en que se está redefiniendo el mapa geopolítico mundial, estos hechos cobran una importante relevancia a nivel internacional. Francisco es visto como un líder positivo y es respetado por los principales actores del mundo. Desde Barack Obama a Fidel Castro, teniendo en cuenta el enorme arco intermedio que separa a esas figuras.

Los miopes obedientes no hablan de su obra, van los domingos a misa y siguen indignados

por las cifras de pobreza de la UCA, el supuesto desplante a Margarita Barrientos y el aparente intento permanente de desestabilización del gobierno..

La Argentina se encuentra en un estado de vigilia, en un ayuno inmoral que quiere reflejarse en un espejo que no devuelve la imagen propia. En esa tensión hay una figura deforme, indefinida, que busca sobrevivir entre espasmos de cultura extranjerizante y la calidez del color propio. Es un momento importante, oportuno, propicio para ensayar una mirada profunda, expansiva, una mirada que nos permita ver cuál es nuestra realidad sin filtros mediáticos que esconden y nublan la verdad.

  • Feos Sucios Malas / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

ESPANTAR AL BURGUÉS

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Para las personas con cierta perspicacia y una dosis de ...