BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , agosto 15 2018
Inicio / Política / SINDICATOS / Neo Realismo

SINDICATOS / Neo Realismo

Por GUSTAVO RAMÍREZ *

¿Puede arder Roma?

El macrismo forzó las fronteras de una crisis política que comenzó como relato y terminó como realidad. Golpeó a los sectores más vulnerables y atacó deliberadamente a los trabajadores. La enorme desproporción de la transferencia brutal de riquezas desequilibró el mapa social. No hubo disciplinamiento en ese terreno y el Movimiento Obrero hizo que le mejor sabe hacer: Moverse.

La movida comenzó en febrero con los gremios del estado. Y se fue propagando. Los bancarios coparon sus calles y resistieron. En el interior, los gremios industriales se ponían en pie de guerra para preservar la fuente de trabajo de sus afiliados. No había profecías auto cumplidas. Comenzaba a forjarse la necesidad. La resistencia no es solo coyuntural. Trasciende esos marcos.

La movilidad de las bases demandó la atención de una dirigencia que observaba los acontecimientos con susceptible calma. Fuera del margen gremial la posta se reparte entre actores que adquieren fama mediática y lucran políticamente esperando el futuro. El juez Bonadio es uno de ellos. Agente estructural del esquema de gobierno. El desvío, intencional, se caracterizaciones coyunturales pretenden desacreditar al terreno político por medio de la falsa moral que no deja corromperse por la corrupción. Selecto jardín donde yacen los más conspicuos elementos perversos de la política. Así, desde ésta Manchega Llanura, no se ve pasar la figura de don Quijote, si no la de jueces corporativos, la de periodistas sin independencia y la de políticos liberales. Todos se necesitan y a todos los une una misma fuerza de unidad: Su anti-peronismo.

Mientras las pantallas oficiales privadas se llenan de cabaret sobre la corruptela y se pretende desacreditar y demonizar al gobierno anterior, la temperatura social se mide por los alcances devastadores de la política económica de cambiemos. El ajuste impacta directamente sobre el bolsillo de la clase trabajadora y de la clase media. Aun así, Macri no está sufriendo, todavía el desprecio unánime de su votante duro. El anti-peronismo ferviente también es emocional y todavía alcanza para argumentar a favor de las medidas que el ingeniero toma.

El sistema fluye. Las instancias macro posiblemente le resulten abstractas al sujeto que con frío sube al colectivo. Pero la fuerza del sentido rompe, o puede hacerlo, con el sentido común. Entre 1997 y el 2007, en Estados Unidos, el 1% más rico absorbió el 60 % del crecimiento. ¿Por qué este dato? La crisis representa oportunidades para vaciar las arcas populares y enriquecer aun más a los sectores que ostentan el poder real. A su vez, la transferencia de riqueza desplaza la movilidad social ascendente y la transforma en una caída abrupta para el poder adquisitivo de los trabajadores.

En éste marco la Junta Interna del INDEC de la Asociación de Trabajadores del Estad (ATE) elaboró un breve informe económico. En marzo, para no caer en la pobreza, una familia tipo necesitó tener ingresos por el valor de 17.492 pesos. En este sentido 5.456 pesos con 40 centavos pertenecen a gastos relacionados a la canasta básica de alimentos. En tanto que 12.035 pesos con 80 centavos a gastos relacionados con bienes y servicios.

Cuando comenzó la ola de despidos las voces internas del campo nacional y popular demandaban, desde el panóptico mesiánico, la urgente movilización de los gremios y sobre todo de las centrales obreras. Casi no hubo respeto por los tiempos en que cada estrategia tarda en madurar. Esos mismos sectores internos demonizaron al Movimiento Obrero confundiéndolo con tres o cuatro dirigentes. Una síntesis de algunos procesos internos que se fueron repitiendo a lo largo del tiempo. Prescindir del Movimiento Obrero fue y es un error estratégico importante.

Para el sindicalismo organizado se abre una nueva etapa. Si bien la unidad de acción implica el nucleamiento de sectores dispares no representa la Unidad global de Movimiento Obrero. Esta deberá estar sustentada sobre el modelo de país que mejor representa a los trabajadores y no sobre la estructura de cuatro gremios grandes. Es la oportunidad también del trasvasamiento generacional. Más allá de ésta perspectiva para nada aislada queda claro que son los trabajadores quienes, cuando las papa queman, salen a la calle a resistir. Lo vimos en los ’90 con el MTA. Los llenadores de plaza o de estudios de televisión obsecuentes tendrán que dar cuenta que el campo nacional y popular no solo se nutre de lectores cómodos de Página 12. A partir de ahora las expectativas estarán puestas en lo que suceda después del 29 de abril.

* La Señal Medios / Feos Sucios Malas.

Comentarios

comentarios

Visite también

REALIDAD / Precios desbocados

Los precios de los alimentos subieron hasta casi un 88% durante el primer semestre, cuando ...