BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
viernes , abril 19 2019
Inicio / Política / TERGIVERSACIONES / Diálogo y fraternidad

TERGIVERSACIONES / Diálogo y fraternidad

Por HUGO PRESMAN *

El periodista militante del grupo empresarial Clarín Alfredo Leuco, en nota publicada en ese diario  el 26 de marzo, considera “necesario que haya nuevos  organismos de derechos humanos” porque “creo que claramente terminó una etapa de pelea y enfrentamiento encarnada por Cristina y empieza una nueva era que Macri representa con diálogo y fraternidad. Por eso, sostiene el asalariado de Radio Mitre que siempre suele potenciar en forma superlativa la línea editorial de quien lo contrata (anteriormente era el grupo Prisa y editorial Perfil), “hay que generar nuevas organizaciones de derechos humanos que reflejen esta flamante realidad.”

Seguramente el periodista Leuco no leyó o habrá pasado por alto algunas de las aseveraciones del Ministro de Hacienda Adolfo Prat-Gay quien abrió la jornada organizada por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham) en el predio de la Sociedad Rural, el 22 de marzo,  donde dijo: Hasta ahora estuvimos acomodando la basura; sin hacer lo que hicimos era imposible arrancar; estamos en el precalentamiento y entrando a las gateras.”

Pero el asesor y operador de la fortuna de Amalita Fortabat no es la primera vez que muestra su espíritu fraterno. Ya lo había expuesto cuando referiéndose a los empleados públicos expresó el 12 de enero: “No vamos a dejar la grasa militante: vamos a contratar gente idónea y eliminar ñoquis” 

Seguramente cumplieron ese control de calidad, en una lista frondosa, de la que cito sólo algunos ejemplos: el Ministro de Comunicaciones Oscar Aguad designó a su yerno Rodrigo de Loredo como presidente del ARSAT; el Ministro del Interior Rogelio Frigerio colocó a su tío Mario Frigerio en el Ente Nacional de Comunicaciones; el Ministro de Modernización Andrés Ibarra que no se puede evaluar todavía como tal pero que seguramente es un muy buen marido, le solicitó al Ministro Hernán Lombardi la designnación a su esposa Carla Piccolomini como directora de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina; el Ministro de Cultura Pablo Avelluto designó como Coordinadora de Prensa de su Ministerio a su novia Carolina Azzi, bajo la aclaración que es ad honorem; Josefina Rouillet, esposa del procesado presidente del Banco Central Federico Sturzenneger fue designada como gerente general del Fondo Nacional de las Artes; la vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti ascendió a su prima Alejandra Illía dos categorías consecutivas; el Ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile designó en el Inta  a su primo Amadeo Nicora; y siguen los nombres.

Pero volvamos al diálogo y la fraternidad que el ojo de lince de Alfredo Leuco lo ve encarnado en el gobierno de Mauricio Macri. El  Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires es un ejemplo conspicuo: dijo que la cifra de treinta mil desaparecidos “se arregló en una mesa cerrada” para “conseguir subsidios”. El escándalo que desató no lo amedrantó y volvió a la carga, sin que viniera al caso, durante la presentación del Festival del Cine (BAFICI): “Estuvimos gobernados por una secta. Ahora volvimos a ser un país normal”

El diálogo y la fraternidad han quedado expuestos en los miles y miles de despidos sin la formalidad de explicarle a cada uno de los despedidos las razones, impidiendo su entrada a los lugares de trabajo, sin carta documento, y sin acceso en la mayoría de los casos  a sus pertenencias.

En varias ocasiones Mauricio Macri dio muestras de su espíritu fraterno, como en agosto del 2010 cuando declaró: “ Nos vamos a subir al tren aunque tengamos que tirar a Kirchner por la ventana”

Y su manifiesta vocación de diálogo lo exhibió claramente como jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires donde hizo uso y abuso del derecho al veto, incluso con proyectos iniciados por su propia bancada. De ahí su denominación de “Capitán Veto”.

Pero el siempre exagerado periodista decide proponer nombres para los nuevos organismos de derechos humanos: “Hablo de gente como Facundo Manes, Juan Carr, Santiago Kovadloff, el padre Pepe, Diana Cohen Agrest, Graciela Fernández Meijide, Agustín Salvia, Juan José Campanella, Paolo Menghini, Pablo Lanusse, Magdalena Ruiz Guiñazú, Roberto Gargarella, Daniel Sabsay  y Vicente Palermo entre otros. En fin, gente que tiene una mirada estratégica y generosamente solidaria y que hoy no está en la vida para ganar un carguito de diputado o intendente. Estoy pensando en algo superador. En una suerte de grupo de argentinos que se conviertan en custodia de estos nuevos tiempos.”

Estela Barnes de Carlotto, actual presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, una de las figuras argentinas más reconocidas y prestigiosas, Leuco no la incluye en su propuesta.

Como se puede apreciar no hay ningún peronista, kirchnerista o integrantes de partidos de izquierda. Más aún, en por lo menos un 90% los propuesto, han votado a CAMBIEMOS. Una clara idea de lo que entiende Alfredo Leuco como pluralidad. Un  ejemplo de discriminación ideológica. Será por eso que  Jorge Bergoglio al que Leuco llenó de elogios al ser proclamado como Papa Francisco, en cuya figura reconoció  una síntesis de las virtudes de  todos los héroes argentinos,  ha dicho: “Me preocupa un clima revanchista como el ya vivido en 1955.”

Será por su lejanía geográfica que el Papa argentino no observa lo que el ojo escrutador y sagaz de Alfredo Leuco percibe desde la radio que lleva el nombre del numen de la falaz historia oficial y desde el diario de denominación musical que intenta ser el Mitre que escribe la primera versión de la historia contemporánea.

El diario La Nación adhirió rápidamente a la propuesta de Leuco y fue por más,  en un editorial del domingo del 4 de abril bajo el título “Los derechos humanos kirchneristas”: “Además de una renovación de entidades como propuso Leuco, es preciso modificar las interpretaciones sesgadas de nuestra historia trágica”. Lo mismo hizo la mejor espada del multimedio, el periodista ultra militante Jorge Lanata. Paradojas de la época: un ex militante comunista y uno que durante años incursionó en el gelatinoso campo progresista, hoy trabajan entusiastamente para los mismos intereses mientras son reconocidos por el diario emblemático del poder económico.

Es todo un aporte al periodismo que la historia seguramente le reconocerá a Alfredo Leuco que con su bisturí de cirujano, su ojo de águila, su pluma de Nené Cascallar, observe el diálogo y la fraternidad en medio de una ola de revanchas, despidos despiadados, pobreza creciente, inflación potenciada, desocupación inducida y propiciada, ajustes de tarifas que dejan reducido al “Rodrigazo” al tamaño de un bonsái (gas 300%, agua 375%,  trenes y colectivos 100%, subtes 60%, energía eléctrica 700%; combustibles (que vienen muy actualizados) se les agregará en abril un 17%. En un claro ejemplo del sentido del tarifazo los menores consumos tienen incrementos mayores. Para las PYMES, hay aumentos de hasta el 1700%.

Estas decisiones económicas “gradualistas”  merecen comentarios elogiosos del periodismo militante empresarial, autodenominado “independiente o profesional” como la de los dos columnistas de  los domingos del diario La Nación. Así el domingo 3 de abril, Jorge Fernández Diaz, amigo estrecho de Leuco, las denominó “ las ideas innovadoras de CAMBIEMOS”, y Joaquín Morales Solá  de “novedosas” referidas a las políticas.

Son medidas, con salarios sin actualizar y jubilaciones cuyo aumento de marzo es neutralizado en el primer cuatrimestre del 2016 sin considerar la inflación del  último trimestre del 2015, un intento serio y consistente de avanzar hacia la pobreza cero. El combate contra la inflación es una derrota aplastante que se intentará revertir en el segundo semestre mediante dos instrumentos deliciosos de “la revolución de la alegría”: la recesión y el desempleo. Como se ve, una adaptación de la famosa frase de Eduardo Duhalde: “Quién votó globos, recibirá globos”. De esto queda exceptuado el poder económico que recibe beneficios generosos y no globos

Mi agradecimiento y reconocimiento personal a Alfredo Leuco por ver en medio de este escenario, la fraternidad y el diálogo en general y en especial con los despedidos, valores difícil de apreciar a simple vista.

Es evidente que con la música de Clarín de fondo, todo es mucho más diáfano y claro.

* El Tren / Mesa de Periodistas / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

COBERTURA DE LA GRÁFICA / Gran acto en repudio al plan económico

El conjunto del movimiento obrero organizado ocupó las calles de la Ciudad de Buenos Aires ...