BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
martes , agosto 21 2018
Inicio / Tramas / AJUSTE / Cuerpos Dóciles

AJUSTE / Cuerpos Dóciles

Por GUSTAVO RAMÍREZ *

La más desarmada ternura, así como el más sangriento de los poderes, necesitan la confesión

Michel Foucault

I

Tres meses bastaron para modificar el mapa y el territorio del amplio margen social y político en el país. La recomposición de la estructura social, implementada por el gobierno de la Alianza Cambiemos, agrede sensiblemente al tejido socio-cultural. No solo de los sectores históricamente vulnerables, sino también a aquellos sectores que durante doce años de Estado de Bienestar, vieron ampliar su margen de crecimiento económico. La clase media, que tanto rechaza moralmente al “populismo”, no está fuera del campo de acción de una política que centra la economía en la transferencia de recursos hacia los grupos concentrados del quehacer político y económico.

El marco de desarrollo de las medidas económicas tomadas por el gobierno, en un plazo tan corto, tiene un impacto directo y negativo sobre la población económicamente activa. La retracción del mercado interno y la crisis política, social y económica en el contexto internacional, conducen al país a un proceso de estanflación como señala un reciente informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortíz.

Desde el gobierno de Mauricio Macri compone un discurso anclado en la herencia. Como noción estructurante es funcional a la narración mediática. Pero es ante todo un falso diagnóstico. En diciembre del 2015 el país no estaba prendido fuego, ni el Estado se encontraba quebrado. El “ingeniero” pretende legitimar su ajuste a base de un consenso social que comienza a resultarle adverso. No hay que olvidar que si bien Cambiemos ganó las elecciones, lo hizo por un margen muy ajustado lo que restringe su campo de acción. Tal vez por ello las primeras medidas de gobierno prescindieron del Congreso y fueron ejecutadas por decreto.

El discurso falaz es vapuleado por los números de los mismo organismos oficiales. Por estos días el INDEC, cuestionado otrora por el actual “gerente del Estado”, dio a conocer que durante el año 2015 el país creció un 2,1 %. La carga hereditaria muestra un país en desarrollo donde los trabajadores tenían su puesto de trabajo asegurado y su poder adquisitivo era sólido como para garantizar la movilidad social.

 

II

     El discurso macrista tiene más anclaje en las oficinas de Durán Barba que en la realidad cotidiana de los trabajadores. El Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, en su informe económico mensual sostiene que “la mayor devaluación acelera la inflación”. Los datos dan cuentan que el Nivel General de Precios aumentó un 4,2% durante el mes de enero. Por otra parte le Índice de Alimentos y Bebidas ascendió un 3,2% en relación al mes anterior. Los datos comparativos son aun más contundentes. El Nivel General de Precios “registra en enero de 2016 un alza del 30,7%, en relación a enero de 2015, en tanto el incremento en el rubro Alimentos y Bebidas fue del 28,8% en la comparación con el mismo período”.

     La industria también se ve afectada por una política que restringe la economía al mero plano de país agro-exportador. La industria automotriz vio menguada su producción en un 30% para el primer mes del año. El sector metalúrgico es otro de los damnificados por el proceso económico regresivo. Según la Cámara Argentina de Acero la producción de laminados cayó un 24,9%, la de acero crudo un 14,6% y la de hierro primario un 22,5%. Los datos son comparativos con el mismo período del año 2015. Con la devaluación se vieron beneficiados los sectores de la agricultura que liberaron stock del sector para hacer más rentable, en base a la especulación, su producción.

III

Este ajuste, que implica una enorme y dispar transferencia de ingresos, se engloba en un proyecto de gobierno que busca reposicionamientos internos y externos. El frente interno es la ejecución de un plan que favorezca a los sectores de la economía concentrada. En el externo, el alineamiento estratégico con Estados Unidos. La celeridad con la que Macri ejecuta su plan responde a lo volátil del humor social. El aumento indiscriminado y sostenido de tarifa en servicios y transportes tiene incidencia en el humor social. Macri hizo los deberes, pretendió demostrar de cara a los mercados pragmatismo. Aun así no observó el contexto internacional. Solo cedió. No habrá a corto plazo un proceso de lluvia de dólares ni el país se llenará de inversores externos. El estancamiento de la economía brasilera arrastra a la región y no la torna un lugar seguro para los buitres industriales de afuera. En tanto. Macri destruye la industria nacional en nombre del libre comercio. Una falacia más en la cantera discursiva de Cambienos. El presidente demostró qe su corpus político es dócil frente al avance de las potencia que lo rige. Eso sin medir que realmente Estados Unidos se enmarca en medidas proteccionistas para su industria y para su economía. No somos ni seremos socios de ese país. La relación solo se entabla con las demandas que impone la potencia.

En tanto, en el conjunto de fuerzas internas que dinamizan la protesta social emergen con preponderancia histórica, los gremios. Los sindicatos, aun en la dispersión, sobrepasan en mandato de algunas dirigencias y constituyen un frente de resistencia que comienza a tener peso específico en el mapa y el territorio político. No hay cuerpos dóciles para el Movimiento Obrero ante las necesidades de la clase trabajadora. Aun cuando la unidad esté lejos, más allá de declamaciones de ocasión, la organización social de base la están poniendo los gremios.

El discurso del macrismo tiene enormes fisuras y se desliza por el hielo delgado del humor social. Los números eleccionarios no pueden reducirse solamente al triunfo. Sobre todo en márgenes tan cerrados. Macri no es De La Rúa pero la sociedad tampoco es la misma. Ya no hay cuerpos dóciles ante la necesidad.

* La Señal Medios / Feos Sucios Malas.

Comentarios

comentarios

Visite también

De Baku a Istanbul

Por  KARI SCHAJRIS * Unos tipos se estaban peleando frente a la ventanilla de una ...