BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , diciembre 17 2018
Inicio / Internacional / Tengo un sueño

Tengo un sueño

Por Lido Iacomini *

La agenda política internacional, generalmente densa y subrayada en los conflictos más trágicos de la humanidad, se desplazó hacia sesgos dialogales e incluso esperanzadores ilustrados por las citas del Papa Francisco a Martin Luther King en su visita a los EEUU.

Francisco, afirmado en su acierto fundamental como promotor de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los EEUU, después de más de 50 años de demonización imperial sobre la pequeña y combativa isla, coronó con sus intervenciones en el Congreso norteamericano y la Asamblea de la ONU, su giro hacia la centralidad de la política internacional. Luego del sonoro fracaso de su intento de intermediación para frenar el genocidio israelí sobre la frágil Palestina, Bergoglio corrigió la mira y apuntó con certeza hacia América convirtiéndose en protagonista directo del acontecimiento cubano-norteamericano e indirecto en la creación del clima necesario para la firma de la paz entre Colombia y las FARC. Y sin dudas su apoyo a Bolivia en la reivindicación de su vocación oceánica, repercutirán en La Haya donde deberá resolverse por resolución pacífica la añeja controversia entre ambas naciones hermanas.

Seguramente las derechas más retrógradas se revuelven estremecidas por su condena tajante al impiadoso capitalismo financiero (léase Buitres), a los comerciantes internacionales de armas y a los belicistas de todo pelaje pero se sienten dificultadas para expresar su repudio al Papa de manera rápida y directa, aunque ya encontrarán la manera de desvalorizar sus afirmaciones en los grandes foros mundiales.

Las repercusiones hondamente populares, e inesperadas para muchos, de los dichos papales, también se sentirán en el plano de la política interna norteamericana, debilitando a los halcones republicanos y alentando a los liberales demócratas al equilibrar las cargas últimamente favorecedoras de dinosaurios impresentables (para nosotros) como Donald Trump. Otros a los que les llegarán las malas ondas papales serán los neo-racistas que encabezan las políticas anti-inmigratorias en Europa.

Este Papa, convencido de que las guerras de distinta intensidad, que sacuden Medio Oriente, Africa e incluso el este de Europa son las características que asume actualmente una guerra mundial, dedica parte importante de su ministerio al intento de desactivar los puntos nodales donde la crisis (civilizatoria y espiritual en su mirada) corre los riesgos de agravamiento inminente.

Desde otra mirada, y otro lugar, la defensa de la paz sin dudas otorga a los pueblos el tiempo necesario para madurar en sus capacidades y en su autonomía a la par que crecen las alternativas al dominio imperial construidas al calor de la multipolaridad.

Por eso resulta al menos curioso o quizás sorprendente que Rusia y China miren a Francisco con una sonrisa benevolente.

* Area Internacional Carta Abierta / La Señal Medios

Comentarios

comentarios

Visite también

DE FLORESTA A BEIRUT / Sobre la verdad y el respeto al lector

Por GABRIEL FERNÁNDEZ *   Habrán visto lo ocurrido con los pibes de Floresta. Si ...