BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
lunes , junio 24 2019
Inicio / Internacional / Papa Francisco “Un llamado a la militancia popular”

Papa Francisco “Un llamado a la militancia popular”

Por Lucas Molinari (*)

El paso del Papa por América Latina deja mucho para debatir. Fue claro su respaldo a los procesos de cambio en Ecuador y en Bolivia. Abrazó al gobierno de Correa, que vive intentos golpistas, y apoyó a Evo en el reclamo de su pueblo por la salida al mar. A su vez en Paraguay hizo eje en la fuerza de su Pueblo y en el rol de la mujer en la resistencia y en su “espíritu de superación”. En la nación guaraní, un discurso más basado en la historia, aunque no dejó de marcar que “un desarrollo económico que no tiene en cuenta a los más débiles y desafortunados, no es verdadero desarrollo”.

Pero el discurso más importante de esta gira es el de las 3 T en Bolivia. Ya se había dado el encuentro con dirigentes de movimientos populares de todo el mundo en el Vaticano. Ahora fue Santa Cruz de la Sierra. “Tierra, Techo, Trabajo”. Pero no se trató de un discurso reivindicativo, ni de señalar conceptos progresistas. Francisco esbozó un discurso revolucionario. Un llamado a cambiar estructuras. Sin decirlo así, es un llamado anti-capitalista, al decir “este sistema no se aguanta más”, y plantear a los movimientos populares “Es imprescindible que, junto a la reivindicación de sus legítimos derechos, los Pueblos y sus organizaciones sociales construyan una alternativa humana a la globalización excluyente”.

Claro que abundan por estas horas quienes no dicen más que títulos. Como decir el “Papa peronista”, o quienes se entretienen con los “escándalos” que inventan los medios de los grupos económicos, como el regalo que brindó Evo del crucifijo en la hoz y el martillo. Y sí, porque a la vez no contaron que el propio Francisco se detuvo camino a La Paz, donde encontraron el cuerpo de quien había fabricado ese crucifijo: el jesuita español Luis Espinal Camps, asesinado por paramilitares en 1980.

El llamado del Papa puede leerse como un discurso de ruptura con una tradición eclesiástica eurocéntrica. Este jefe de Estado desde la Patria Grande explicita conceptos que patean desde los gestos el tablero. Pero no se queda ahí. Busca sacudir de improntas liberales a quienes, según él define, depende un futuro de cambio.

Critica en su discurso el “exceso de diagnóstico que a veces nos lleva a un pesimismo charlatán o a regodearnos en lo negativo”. En ese sentido apuntó “Ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres y excluidos, pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas, en la búsqueda cotidiana de «las tres T» ¿De acuerdo? (trabajo, techo, tierra) y también, en su participación protagónica en los grandes procesos de cambio, Cambios nacionales, cambios regionales y cambios mundiales. ¡No se achiquen!”

Y aquí un fragmento central de su discurso “La opción es por generar proceso y no por ocupar espacios. Cada uno de nosotros no es más que parte de un todo complejo y diverso interactuando en el tiempo: pueblos que luchan por una significación, por un destino, por vivir con dignidad, por «vivir bien»”. Retomo estas palabas como fundamentales porque Francisco trabaja aquí el concepto de cómo eliminar la fragmentación. Cualquier militante popular hoy en la Argentina puede hacer el diagnóstico de la división, de las prácticas liberales que implican ocupar espacios por sí mismo. A la vez si avanzamos en el discusión, la política del “si si” respecto a órdenes “de arriba” y no al debate franco entre movimientos populares. O más bien, respecto a las necesidades del proceso político.

La venida de aires conservadores en lo político está generando un torbellino de discusiones en el activo militante de nuestro país. Seguramente los documentos de las TTT sean un insumo para quienes se planteen articular sus prácticas y encarar en lo político cómo llevar adelante estos cambios de estructuras que plantea el Papa: “Digamos NO a una economía de exclusión e inequidad donde el dinero reina en lugar de servir. Esa economía mata. Esa economía excluye. Esa economía destruye la Madre Tierra”.

Fue un discurso muy alto en lo político. Un hecho histórico que sumado al pedido de disculpas desde la Iglesia a los pueblos originarios y la denuncia del “nuevo colonialismo”, puede compararse al enterramiento del ALCA en 2005. Queda la repercusión ya no mediática ni facebukera, sino en el seno de nuestro Pueblo y en su militancia.

(*) Conductor de “Punto de Partida”, lunes a viernes de 8 a 10hs / RG / LSM

Comentarios

comentarios

Visite también

INDIA / Un arrasador viento azafrán

Por GUADI CALVO *   Acaban de finalizar las elecciones indias, donde casi 854 millones ...